Argentina: ambientalistas de Gualeguaychú marchan exigiendo información sobre contaminación de pasteras

“¿Se necesitan muertos para reaccionar? ¿Dónde quedó la promesa de volver a la Corte Internacional de La Haya?”. La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú reclamó así al gobierno de Cristina Fernández durante la 11° marcha al puente internacional contra la pastera de UPM-Botnia.

Exigieron que se informen los resultados de los análisis de monitoreo realizados durante los 47 ingresos que lleva realizados ya a la planta el comité científico binacional, y cuyos datos se desconocen oficialmente hasta ahora. Quieren saber qué medidas de protección sobre el medio ambiente se han adoptado. “Caso contrario, promoveremos las acciones judiciales correspondientes”, puntualizaron.

Unas cinco mil personas concurrieron a la protesta. Banderas uruguayas y argentinas, carteles de “No a Botnia” y “Gualeguaychú sigue de pie”; niños en cochecitos, jóvenes, ancianos, familias, parejas; grupos estudiantiles, gente en patinetas, bicicletas, motos o a pie, carteles de Chubut, Concordia, Colón, Buenos Aires, Gualeguaychú, Montevideo …

La concentración se produjo al mediodía en el área de frontera argentino-uruguaya y la proclama se leyó a las 3 de la tarde sobre el puente internacional. Hubo además una protesta náutica con embarcaciones y marcha ciclística desde Gualeguaychú.Pablo Antoría, uruguayo, Coordinador de la Asamblea del Callejón de Montevideo, dijo a Clarín durante la marcha que “este fin de semana, en Tacuarembó, unos 10 mil orientales nos reunimos para manifestar al gobierno de Tabaré Vázquez contra la contaminación del agua en nuestro país. Incluyendo el accionar de la pastera Botnia”. “No hay que bajar los brazos”, dijeron los asambleístas a la ciudadanía.

Hablaron de “ecocidio” y afirmaron que “estamos aquí para expresar que seguimos jugados en la defensa de la vida, para pedir que no se olviden del reclamo de Gualeguaychú y de los habitantes de la Cuenca de Río Uruguay. Para recordar que hace 11 años venimos denunciando que el Uruguay violó y sigue violando el tratado de río Uruguay. Para gritar que Botnia UPM sigue contaminando y que junto a ella funciona Kemira, planta de producción de químicos de alta toxicidad y extrema peligrosidad”.

Diario La Provincia