Aumenta participación de mujeres en mercado laboral de América Latina, según informe de la ONU

La participación de las mujeres en el mercado laboral de América Latina y el Caribe experimentó el mayor aumento entre todas las regiones a nivel global -de 40 a 54 por ciento- entre 1990 y 2013, pero aún están muy lejos de la participación de los hombres, que es de 80 por ciento, así lo reveló un informe de ONU-Mujeres presentado este lunes.

El documento denominado “El progreso de las mujeres en el mundo 2015-2016: transformar las economías para realizar los derechos”, fue presentado en Ciudad de México de manera simultánea que en otras ciudades del mundo, en el que reconoce los avances en materia de los derechos de las mujeres en varios países en los últimos años.

No obstante, señala que de manera global sólo la mitad de las mujeres participan en el mercado de trabajo, mientras en el caso de los hombres la proporción es de tres cuartas partes.

De igual manera, el estudio revela que el 59 por ciento de los empleos de las mujeres se ubica en el sector informal, pero sin amparo de la legislación laboral ni protección social, al tiempo que 17 de cada 100 mujeres latinoamericanas económicamente activas son trabajadoras domésticas remuneradas.

En ese sentido, destaca la importancia de reconocer y valorar el trabajo asistencial, así como las labores domésticas no remuneradas.

Además, señala que aún millones de mujeres realizan trabajos duros y mal pagados o por debajo, en un 24 por ciento menos de lo que ganan los hombres por las mismas actividades.

“Si la economía trabajara para todas ellas, sus opciones en la vida no estarían limitadas por estereotipos de género, estigmas ni violencia, y podrían disfrutar de una independencia económica que les permitiría mantener un estándar de vida decente, desde el nacimiento hasta la vejez”, expuso la directora regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, Luiza Carvalho, durante el evento.

Ante esta situación, consideró la urgencia de contar con “una agenda transformadora que permita mayor igualdad y distribución para construir economías que funcionen para las mujeres y los hombres por igual.

“Nuestra región está avanzando, pero requerimos acelerar el ritmo hacia la igualdad sustantiva en los hechos”, dijo.

El Mundo

Resumen del informe (español)