“Centroamérica y EEUU siempre van a ser vecinos, recordemos esto. Mi padre siempre me decía: ‘hijo, al vecino hay que tenerlo contento, hay que compartir con él, crecer con él'” – Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras

El presidente Hernández defiende sus reformas en EE UU para pedir más ayudas

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, defendió hoy en Washington las reformas que ha emprendido en su casi año y medio de Gobierno para pedir más colaboración y convencer al Congreso del país norteamericano de que apruebe los 1.000 millones de dólares de ayuda a Centroamérica.

“Centroamérica y EE.UU. siempre van a ser vecinos, recordemos esto. Mi padre siempre me decía: ‘hijo, al vecino hay que tenerlo contento, hay que compartir con él, crecer con él'”, comentó hoy el presidente hondureño en una conferencia impartida en el centro de estudios Wilson Center de la capital estadounidense.

Hernández, de visita esta semana en Estados Unidos, participó este martes en la Conferencia de las Américas del Departamento de Estado y se ha reunido con miembros del Congreso para presionar por la aprobación de la ayuda al Plan de la Alianza para la Prosperidad impulsado por Honduras, Guatemala y El Salvador.

El presidente estadounidense, Barack Obama, solicitó en febrero al Congreso una partida de 1.000 millones de dólares para apoyar el plan centroamericano dentro de su propuesta presupuestaria del año fiscal 2016.

Para convencer a los legisladores de la utilidad de ese plan, Hernández esgrimió los avances que ha experimentado su país en el último año y subrayó que el progreso de Centroamérica es “una gran inversión” para Estados Unidos.

Entre las cifras que blandió el presidente hondureño estuvieron la reducción en un 75 % del número de menores solos que cruzan la frontera sur de Estados Unidos casi un año después de la crisis migratoria del verano pasado.

Honduras, uno de los países más violentos del mundo, redujo la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en más de 20 puntos en los últimos 18 meses, agregó.

“En la última década, nuestro país ha perdido más vidas que en toda la historia anterior de la República, a consecuencia del crimen trasnacional, que sólo podemos vencer juntos -entre los países de la región-“, señaló Hernández.

En este sentido, el mandatario destacó la estrecha relación que mantiene con los otros Gobiernos centroamericanos y los acuerdos de cooperación alcanzados entre naciones vecinas.

“En el pasado, el tema ideológico de cada presidente influía mucho en la relación con los vecinos. Ahora, al margen de esas tendencias, la relación es muy cercana”, explicó Hernández, del conservador Partido Nacional.

El presidente hondureño consideró que, en la lucha contra el crimen organizado es clave el concepto de “responsabilidad internacional compartida”.

“Suramérica produce la droga, Centroamérica la pasa y Norteamérica la consume en grandes cantidades (…) Lo que nos deja a nosotros es una estela de muerte. Por eso pedimos que México y Colombia se involucren en el Plan de la Alianza para la Prosperidad”, dijo.

El mandatario opinó al respecto que Estados Unidos “no ha hecho suficiente” a la hora de reducir el consumo interno de drogas como la heroína, la cocaína o las metanfetaminas.

“Si lo hubieran hecho, no tendríamos los niveles de violencia y crimen que ahora tenemos en Honduras. Pero es muy importante el diálogo que tenemos ahora con EE.UU., que reconoce su responsabilidad. Ahora esperamos que el Congreso nos apoye”, consideró.

Preguntado por el debate sobre la despenalización de ciertas drogas, el presidente hondureño evitó posicionarse y se limitó a decir que esa conversación “es necesaria, pero hay que asegurarse de que tenga un componente de información originada por métodos científicos y una clasificación diferente por tipos de droga”.

Por otro lado, Hernández defendió la necesidad de mantener la Policía Militar de Honduras hasta completar el proceso de “depuración policial” para asegurar que los agentes no colaboran con el crimen organizado.

“En Honduras no hay duda de que el poder civil es el que toma las decisiones. Pero en un desafío como el que vivimos, es importante hacer uso de toda la institucionalidad. Mantendremos esta estrategia hasta que lleguemos a los niveles de seguridad que nos hemos propuesto”, argumentó.

El mandatario aprovechó también su alocución para destacar las reformas emprendidas por su Gobierno para sanear las finanzas públicas, atajar el desempleo, mejorar la transparencia institucional, incrementar la recaudación tributaria y atraer inversiones con la vista puesta en que Centroamérica se convierta en un “centro logístico mundial”.

Proceso