Clara López, presidenta de Polo Democrático Alternativo (Colombia): “Por encima de todo, el Polo Democrático debe estar unido”

Por Juan Francisco Valbuena

Ratificando que espera que todo el partido respalde su aspiración a la Alcaldía de Bogotá, incluyendo el sector del senador Jorge Enrique Robledo –con el que mantiene diferencias–, Clara López, presidenta del Polo, se declaró abierta a posibles alianzas con otras colectividades, así no sean de izquierda. Enfatizó que en el partido deben mantenerse unidos, incluso por encima de las diferencias de sus dirigentes.

¿Cómo quedaron las tendencias en el Polo de cara al congreso nacional?

Las fuerzas nacionales del Polo se repartieron en 16 listas y la que yo encabecé obtuvo la más alta votación. Nuestros cálculos nos muestran que hemos sobrepasado los 400 delegados de 766 para el congreso de mayo.

¿Qué decisiones y qué temas van a abordar en este encuentro?

Uno de los temas esenciales del congreso es la renovación de las directivas del partido y el otro es un direccionamiento de la política. Nosotros, en una corriente de deliberación partidaria integrada por muchas expresiones y tendencias del Polo, hicimos una campaña alrededor de una declaración política. La declaración política de un sector que nos autodenominamos Polo por la paz y la justicia social. Queremos sacar del congreso del Polo una agenda concreta de apropiación del tema de la paz por parte del partido.

¿Es decir, acciones que haga el Polo para la paz?

Acciones concretas para participar en el proceso de aprobación, ojalá, de propuestas concretas para el buen éxito de las negociaciones y una fuerte aplicación a la refrendación de los acuerdos, cuando se den. Nuestra posición es pasar de la teoría a la práctica. Un segundo tema es contar con un partido amplio, moderno, desde luego comprometido con la paz, pero también capaz de conformar con los demás sectores afines un gran frente unitario que pueda conformar unas nuevas mayorías en Colombia.

¿Haría alianzas con otros partidos para las regionales, así no sean de izquierda?

Este creo que es uno de los temas conflictivos, por decirlo de alguna manera. Nosotros alianzas hemos hecho en el pasado y las hemos autorizado desde el Comité Ejecutivo Nacional desde el mes de diciembre en lo que denominamos Convergencia Democrática. Lo que pasa es que hay distintas perspectivas sobre qué quiere decir Convergencia Democrática. Un sector del partido la ve, por ejemplo, con el empresariado nacional. Nosotros vemos la Convergencia Democrática con los sectores de izquierda alternativos y también democráticos, pero hay un sector del partido que no lo ve así, que piensa que si pertenece a uno de los partidos de la Unidad Nacional o al Centro Democrático no lo podemos tocar. Pensamos que se necesita estructurar una política de alianzas, que entre otras cosas también consolide la paz en el territorio.

Para nadie es un secreto que en el Polo hay diferencias entre usted y el sector que lidera el senador Jorge Enrique Robledo. ¿Por qué se ha dado esa división?

Soy la primera sorprendida, porque todas las decisiones las hemos adoptado en el seno del comité ejecutivo nacional mediante votación y con discusión incluida. Por ejemplo, el sector del senador Robledo no estuvo de acuerdo que hubiésemos hecho una alianza con la Unión Patriótica para la fórmula vicepresidencial Clara López-Aida Avella, por eso se discutió en un comité ejecutivo nacional. Posteriormente, el tema del voto por la paz también fue motivo de distanciamiento por cuanto en el comité ejecutivo había una fuerte tendencia que el partido votara en blanco. Entonces sí hay diferencias que me parecen son de carácter político, y en este proceso de las elecciones para las consultas internas lo que planteé fue que pasáramos al diálogo unitario con todos los sectores. Eso lo expresé en una carta abierta y lo reiteré en el Comité de Garantías Electorales, porque me parece que, independientemente de las diferencias que podamos tener algunos dirigentes, nosotros nos debemos al partido y el partido tiene un ideario de unidad, ese es uno de los valores que apreciamos todos los polistas.

¿Cómo será ese pulso entre ese sector y el suyo en el congreso de mayo?

Vamos a reanudar las conversaciones en el Polo. Hemos planteado la necesidad de buscar acuerdos, se debe buscar el consenso, pero cuando no se logra el consenso pues se tiene que acudir a la regla por excelencia de la votación.

¿El número de delegados que dice haber conseguido le ayuda más a su candidatura por la Alcaldía de Bogotá?

Bogotá es un caso aparte. Aquí sacamos más del 70 por ciento de la votación y de los delegados para el congreso de mayo y es irrebatible que el Polo por la paz y la justicia social, en la capital de la República, tiene las mayorías calificadas necesarias para proclamar la candidatura de la Alcaldía. Sea de paso decir también que el senador Robledo y su sector nunca han dicho que están en contra, ni mucho menos, ellos apoyan la candidatura a la Alcaldía.

¿Le suena una alianza de López a la Alcaldía de Bogotá y Robledo a la presidencia del 2018?

No es imposible, pero es prematuro. Vamos a tener otro congreso del partido antes de las elecciones presidenciales en el que vamos a debatir las precandidaturas presidenciales que se hayan presentado y la del doctor Jorge Enrique Robledo, desde luego, es una precandidatura muy respetable.

¿Espera que en la cita de mayo se superen las diferencias?

Pues esa es la voluntad del partido y sigo insistiendo en que, por encima de todo, el Polo Democrático debe estar unido, incluso por encima de las diferencias de sus dirigentes.

El Tiempo