Con movilizaciones en 86 municipios, maestros cumplen primera jornada de paro

En el primer día de paro de los docentes oficiales, que este miércoles marcharon en varias ciudades del país, quedó planteado un pulso entre Fecode, el sindicato del magisterio, y el Ministerio de Educación.

La ministra Gina Parody, por un lado, advirtió que no negociará bajo presión y que, por el cese de actividades, “todas las propuestas que se hicieron en la mesa de negociación han sido retiradas e iniciaremos las conversaciones de cero. (…) Si los educadores permanecen en paro, no negocio, y no hay pago (de los días no trabajados)”, advirtió Parody.

En respuesta a la enérgica reacción de la Ministra, voceros de Fecode aseguraron que al cese se sumó al menos el 60 por ciento de la planta docente oficial –conformada por unos 330.000 maestros– y que “el paro se mantiene”.

En la primera jornada de protesta, según la Policía, se presentaron manifestaciones en 86 municipios de 25 departamentos. En esas movilizaciones y asambleas, que se desarrollaron de manera pacífica, participaron alrededor de 28.392 personas, siendo Bogotá la ciudad donde más se concentraron manifestantes, con unos 7.000.

En todo caso, al final del día, quedó sobre la mesa la discusión sobre la real condición laboral de los maestros oficiales.

Parody reconoció que la situación de los profesores no es óptima. Según estudios del Ministerio y de la Fundación Compartir, estos docentes ganan un 18 por ciento menos que el resto de profesionales del país.

Independientemente del nivel de formación, de acuerdo con el informe ‘Tras la excelencia docente’, de Compartir, un docente gana aproximadamente 1’678.981 pesos, frente a los 2’678.638 que, en promedio, devengan los demás profesionales.

“Por esta razón –señaló la jefa de la cartera educativa–, estamos empeñados en buscar, de forma progresiva, equilibrar sus ingresos; se propuso iniciar con un aumento del 10 por ciento en sus salarios, pero eso fue rechazado”. Al respecto, Luis Grubert, presidente de Fecode, aseguró que el Ministerio les vendió esa idea sujeta a la aprobación de una reforma constitucional, que nadie sabe si se dará.

El Ministerio también señaló que Fecode rechazó una bonificación para los docentes del grado 14 durante su último año de servicio.

Sin embargo, Yesid González, docente de bachillerato con grado de maestría de la Universidad Nacional y que ayer se sumó al paro, aseguró que el problema no solo radica en el bajo aumento ofrecido, sino también en la evaluación por competencias, que, en su opinión, está diseñada para que muy pocos pasen.

Sobre este punto, Parody dijo que los maestros no aceptan la evaluación, aunque se les propuso eliminar la prueba escrita e implementar otras alternativas para garantizar la calidad de la educación.

Cabe recordar que solo el 20 por ciento de quienes han presentado la prueba la han aprobado.

Independiente de lo anterior, el Gobierno autorizó un incremento del 1 por ciento adicional a lo otorgado a los demás trabajadores públicos, lo cual requiere invertir 150.000 millones de pesos adicionales al año.

En cuanto al servicio de salud, otro de los reclamos de Fecode, la Ministra señaló que para mejorar el acceso a estos servicios se propuso que los docentes no pagaran cuotas moderadoras ni multas por incumplimiento de citas.

Parody insistió en que los docentes tienen beneficios de los que carecen otros empleados públicos, entre ellos, jornadas diarias de seis horas, en promedio, y 36 días hábiles de vacaciones (21 más que el resto de los trabajadores).

Además, según el Ministerio, los educadores vinculados antes del 2003 se jubilan con 55 años de edad y 20 años de servicio, mientras el resto de colombianos lo hacen a los 57 (mujeres) y 62 años (hombres).

En el fondo, de acuerdo con Parody, a Fecode solo le preocupan los incrementos salariales y no la calidad educativa que reciben nueve millones de niños y adolescentes. Pero Grubert sostiene que no es cierto: “Dos de los puntos del pliego están orientados hacia la gratuidad y a que el preescolar sea de tres grados… Eso no quedó en el Plan Nacional de Desarrollo”.

Minhacienda pide ‘realismo’ a profesores

En una clara alusión a los docentes oficiales, quienes ayer entraron en paro, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, aseguró que las aspiraciones de los trabajadores públicos deben ser realistas.

Entre otras cosas, los maestros exigen mejoras salariales. Sin embargo, de acuerdo con Cárdenas, “la chequera nacional se encuentra limitada”, y por eso les pidió al magisterio y a los trabajadores del sector público “ponerles una dosis de realismo” a las aspiraciones.

“Todo el país quiere mejorar, pero también tenemos restricciones que hay que tener en cuenta”, insistió.

Cárdenas explicó que “el país acaba de ver un recorte de 6 billones de pesos en el presupuesto de este año y sabe que nos apretamos el cinturón”, producto de la caída de los ingresos petroleros, como consecuencia de los menores precios del crudo.

El jefe de las finanzas públicas dijo que el Gobierno está dispuesto a resolver las exigencias del magisterio y los trabajadores estatales, pero a través de las instancias correspondientes. El ministro dijo que no hay apropiaciones para la educación.

El Tiempo