Crean fondo para promover el movimiento cooperativista en los países del Mercosur

La Plenaria de la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur aprobó la implementación del Fondo de Promoción de las Cooperativas del Mercosur (FCOOP) destinado a financiar proyectos y programas para las cooperativas de los Estados Partes y sostener sus actividades en la región.

Uno de los temas centrales de la agenda fue la institucionalización del Fondo de Promoción de las Cooperativas del Mercosur.

El Fondo, que cuenta con una capitalización inicial de 390 mil dólares, se destinará a financiar inversiones de los movimientos cooperativos argentino, brasileño, paraguayo, uruguayo y venezolano.

El objetivo permanente es de fortalecer la integración de las cooperativas entre los países miembros del Mercosur.

Según mercosur.coop, la idea es de tener un fondo financiero, donde las diferentes cooperativas aporten de acuerdo a su capacidad y proporcional a su tamaño.

Es así que el capital inicial quedará constituido por un aporte de 210 mil dólares del Gobierno de Brasil, 80 mil de Argentina y Venezuela y 10 mil de Paraguay y Uruguay.

De acuerdo a lo establecido por el Estatuto, los fondos deberán ser gestionados por una organización internacional que siga el modelo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) o del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo).

LA SEDE El presidente del Instituto del Cooperativismo (Inacoop), Fernando Berasain, informó que la sede del Fondo se instalará en el edificio del Mercosur en Montevideo, como una forma de “reafirmar la institucionalidad que tiene Uruguay en materia de Mercosur”.

Dijo también que esta idea de crear un fondo no tiene un padre ideológico”, sino que surgió de una idea común de todos los países de “subsanar una carencia que hay a nivel de integración regional por parte del Instituto Nacional de Economía Social de Argentina, el Departamento Nacional de Cooperativas de Brasil y el Inacoop de Uruguay”.

La reunión se llevó a cabo los días 17 y 18 de marzo, en la ciudad brasileña de Foz do Iguaçu la 36ª Plenaria de la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur (Recm).

Contó con la participación de los Coordinadores Nacionales de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, la presencia de Chile, miembros de los Ministerios de Trabajo y Empleo de Brasil, Relaciones Exteriores de Argentina y organismos de representación de los movimientos cooperativistas nacionales: Cooperar, OCB, Unicopas (União Nacional das Cooperativas Solidarias), Conpacoop y Cudecoop. Se hizo asimismo presente el Superintendente Federal de Agricultura de Paraná, Gil Bueno de Magalhães.

Los estatutos y el reglamento

Los delegados también discutieron cambios al reglamento de la Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur (RECM) y la elaboración de un texto final para Estatuto de las Cooperativas del Mercosur.

El texto será presentado al Parlamento del Mercosur, con el propósito de crear instrumentos para la integración de los movimientos cooperativos en la región, permitiendo incluso la conformación de cooperativas que desarrollen actividades en más de uno de los países miembros del tratado de integración regional.

Según lo adelantado por los representantes de Paraguay, la aprobación del Estatuto permitirá, en un futuro muy cercano, la constitución de una cooperativa agroindustrial brasilero-paraguaya.

Si bien los lineamientos generales ya fueron acordados por los países, se prevé continuar con las reuniones internas para seguir avanzando.

La economía social contribuye en el proceso de integración

EUMED.NET Una aproximación al sector cooperativo en los países del Mercosur permite observar que esta parte de la Economía Social presenta en todos los países del bloque -aunque en grado diferente- una significativa expansión.

El crecimiento en el número de actividades y de socios provocó una significativa visibilidad política y social, con el corolario de un mayor reconocimiento por parte de los gobiernos nacionales.

En algunos casos, estos gobiernos convirtieron al sector cooperativo en beneficiario de una política estatal de apoyo a la Economía Social, o de generación de empleo, como claramente lo ejemplifican los casos argentino y brasileño.

Una mirada sobre el sector cooperativo a nivel regional, deja ver notables asimetrías que se evidencian en el número de cooperativas, asociados, empleos creados, y en la participación en las variables económicas más importantes.

En cuanto al sector o sectores económicos donde se evidencia una fuerte presencia del movimiento cooperativo, que pudiera canalizarse en la creación de microregiones o cadenas de valor en el ámbito regional, es importante mencionar el caso del sector agropecuario. Tanto en Argentina como en Brasil, es notable la preeminencia de las cooperativas agrícolas. Sin embargo, este sector no reviste importancia en Uruguay ni en Paraguay. En los socios más pequeños del bloque regional, los sectores que se destacan son: Vivienda y Producción o Trabajo asociado en el caso uruguayo, y por inmensa mayoría el sector de Ahorro y Crédito en el caso paraguayo.

Las cooperativas pertenecientes al sector Trabajo siguen en orden de importancia, en todos los países del Mercosur, a excepción de Paraguay. Son una respuesta al problema de empleo e inserción socioeconómica.

Opinión