El inevitable llamado a elecciones anticipadas (Chile) – Por Roberto Avila Toledo

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Lo planteamos por primera vez desde esta tribuna alternativa. Los parlamentarios sobornados debían renunciar y como son tantos se debía llamar a elecciones anticipadas. No nos mencionan, ni al suscrito ni a Clarín, a pesar de que esta opinión se viralizó en las redes. La Casta política cuida celosamente que la ciudadanía no entre en el debate del escándalo.

Con todo, ya hay parlamentarios y dirigentes históricos de la Nueva Mayoría (NM) que han planteado la necesidad de las renuncias y el llamado a elecciones anticipadas. El propio Camilo Escalona, tan ajeno a toda sospecha revolucionaria, se ha abierto a esta posibilidad según queda consignado en meditadas declaraciones formuladas en el cierre de su campaña a presidente del PS en Santiago.

Esta fórmula de la anticipación de las elecciones tiene fundamentos morales, legales y políticos.

En los hechos el parlamento aparece controlado por los grandes grupos económicos, ellos son los dueños reales del poder legislativo.

Esto significa un colosal fraude político. Cuando usted creía votar por la izquierda no lo estaba haciendo, cuando usted afirmaba haber votado por el centro o la derecha tampoco lo había hecho en realidad. No había de unos ni de otros, simplemente empleados al servicio de los grupos económicos, empleados serviles y mendicantes como queda de manifiesto en los correos electrónicos.

No era el fin de las ideologías como signo de los cambios epocales de la posmodernidad, era la sinvergüenzura lisa y llana, tan antigua como la condición humana.

Conocemos hasta ahora parte de sus patrones, de sus reales mandatarios, por lo pronto Penta y Soquimich. En el parlamento se votan leyes que dicen relación con intereses relevantes. ¿A cuántos más servían estos prevaricadores? No lo sabemos, tenemos todo el derecho a dudar de su honestidad.

Ha salido al baile Alsacia, concesionaria de Transantiago, el representante de todas las concesionarias es el PPD Víctor Barrueto, sin ninguna experiencia anterior en el rubro. Se votará en el parlamento nuevos subsidios por más de 1.200 millones de dólares, una cosa de esa magnitud no la puede votar el actual parlamento.

No es como dice el galán rural, boletero también, que el parlamento por el simple hecho de haber sido elegido cuenta con la legitimidad para seguir “avanzando”. Así le llama él. No señor, si usted desconoce que la legitimidad es de origen y también de ejercicio es muy grave pues es cuestión elemental de la filosofía política. Si conoce la distinción y no la hace es aún más grave.

La devaluación moral de la casta política, que da también cuenta de su decadencia, es muy grande. Saben individualmente que están sorprendidos en ilícitos pero no piensan en sus instituciones, en sus partidos, en el parlamento. Buscan blindarse con ellos para evitar pagar sus propias culpas aunque se corra el riesgo de arrastrarlos también al fango.

Jovino Novoa, defendiendo causa propia evidentemente, ha dicho que la UDI no sancionará a nadie que haya contribuido a su creación. Sin lugar a dudas habla de sí mismo. La Matthei, que tiene un surtido de defectos pero de tonta nada, ve el peligro de ponerse por sobre la ley y advierte que eso puede destruir la UDI pues nadie le creerá nada. El presidente de la UDI la descalifica. Aunque los actos sean inmorales no se sancionará a nadie mientras no haya una sentencia judicial ejecutoriada.En el interín firman pacto con el resto de la casta política en espera de la solución legal, que puede venir, no olvidemos que la despenalización de un delito tiene efecto retroactivo.

La mezquindad de la clase política es tan grande que no duda en arrastrar a la debacle al parlamento como institución con tal de seguir cobrando, recibiendo granjerías y cumpliendo los mandados de sus electores reales, los que les pagan por debajo de la mesa.

El llamado a elecciones anticipadas se hará inevitable sino quieren arrastrar al conjunto del sistema. Con ellos cualquiera de las dos alternativas es buena para la democracia.

El Clarín