El Instituto Social del Mercosur realizó en Paraguay un seminario sobre comunicación social e integración

El periodista y docente uruguayo Aram Aharoniam estuvo en nuestro país para participar de un seminario sobre comunicación social e integración realizado por el Instituto Social del Mercosur en el Hotel Guaraní. Participaron de la misma mesa la socióloga venezolana Maryclen Stelling y el cineasta paraguayo Marcelo Martinessi.

Stelling habló sobre una necesaria resemantización de los conceptos de la comunicación social, puesto que los medios han dejado de ser mediadores para pasar a ser actores que precipitan la acción social y construyen consenso en torno a un orden de cosas. En tanto, Martinessi contó la experiencia de construcción de la TV Pública hasta su derrumbe con el golpe del 22 de junio de 2012 y el actual gobierno de Horacio Cartes, durante el cual incluso se llegó a transmitir íntegramente un acto de promoción de la candidatura oficialista a la presidencia del Partido Colorado.

Por su parte, Aharoniam recordó que el espectro radioeléctrico es un bien de la humanidad administrado por los Estados y no una propiedad de los medios de comunicación, que son simples concesionarios de un bien público. No obstante, puso de relieve que un proceso de democratización de las comunicaciones no pasa solo por el acceso a las licencias, sino fundamentalmente por la producción de contenidos diferentes y alternativos, lo cual no debe ser asimilado a la marginalidad. Esto implica no copiar los formatos y modelos de los medios hegemónicos, así como salir de la resistencia y pasar a la construcción, pues “sin democratización de las comunicaciones no se podrá construir democracia en las sociedades”.

En este sentido, Aran señala que los comunicadores populares deberían ocuparse más en visibilizar a los actores invisibilizados y que precisamente por esa condición son los que resultan más criminalizados, que no tienen voz porque los comunicadores populares están más preocupados en seguir denunciando. En decir, hacer hablar a otras voces, que no sean las nuestras las que hablen en nombre de ellas. Subrayó que en pos de esto es indispensable tejer alianzas y redes de medios alternativos que asimilen los mensajes desde una dimensión comunitaria y popular.

También afirmó que los medios tradicionales han sido históricos invisibilizadores de las mayorías y han promovido el desconocimiento de los pueblos en América Latina así como falsas representaciones que ignoran la diversidad identitaria y biológica del continente. Ante esto llamó a vernos a nosotros mismos con nuestros propios ojos y dejar de declamar integración y apropiarse de ella, pues la integración no será tal si solo forman parte de ella las burocracias nacionales y las empresas. Ante esto graficó que “la integración se construye ladrillo a ladrillo, desde abajo, pues lo único que se construye desde arriba es un pozo”.

E’a