Aprueban asueto para viernes y sábado por la beatificación de Monseñor Romero

Con 74 votos a favor, la Asamblea Legislativa aprobó este martes el asueto remunerado para los días 22 y 23 de mayo, en el marco de la beatificación de monseñor Romero, propuesto por el presidente Salvador Sánchez Cerén.

La nueva planilla legislativa aprobó durante la primera sesión plenaria el asueto para el día viernes 22 para empleados públicos y centros educativos del Área Metropolitana de San Salvador, es decir, Soyapango, Mejicanos, Apopa, Santa Tecla, Ilopango, Ciudad Delgado, Tonacatepeque, San Martín, Cuscatancingo, San Marcos, Ayutuxtepeque, Antiguo Cuscatlán y Nejapa.

Asimismo se aprobó el asueto remunerado para el sector público y privado a nivel nacional para el día 23 de mayo, mismo en que se realizará el evento en la plaza Las Américas, mejor conocida como Plaza Salvador del Mundo.

A pesar de que la pieza de correspondencia ya había sido entregada a la Asamblea desde el día 13 de mayo, los parlamentarios no la habían podido someter a votación en el pleno porque no habían tomado posesión oficialmente; sin embargo, desde que se conoció sobre la petición del presidente, representantes de los diversos partidos aseguraron que iban a apoyar la iniciativa.

El asueto de estos dos días excluye a los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), empleados del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y del sector Salud en general.

Contra Punto

Romero, “la voz de los sin voz”, llega a los altares

La “voz de los sin voz”, monseñor Óscar Arnulfo Romero, llegará a los altares el próximo 23 de mayo tras un largo proceso promovido desde 1990, diez años después de su asesinato en plena misa.

El “martirio” de Romero fue reconocido en febrero pasado por el papa Francisco en un decreto que estableció que el arzobispo de San Salvador fue asesinado por “odio a la fe”, por lo que será beatificado el próximo sábado en un acto al que se espera la asistencia de cerca de 300.000 personas.

“San Romero de América”, como le llaman, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un comando de ultraderecha mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia de San Salvador.

“Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño”, “que mi sangre sea la semilla de libertad y la señal de la esperanza”, “les ordeno en nombre de Dios: ¡cese la represión!”, son algunas de las frases más recordadas del mártir salvadoreño.

Cada 24 marzo se celebra en El Salvador, el Día Nacional de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, declarado por la Asamblea Legislativa, y el Día Internacional para el Derecho a la Verdad en relación con las Violaciones Graves de los Derechos Humanos y para la Dignidad de las Víctimas, declarado por la ONU.

En posesión de numerosos premios, le fue concedida en 2010, a título póstumo, la orden del “Parlamento Centroamericano, Francisco Morazán, en grado de Gran Cruz”.

Canciones, monumentos, una película, recuerdan al religioso salvadoreño, así como la Fundación Monseñor Romero que, desde 1999, se encarga de preservar y difundir su figura.

El 24 de marzo de 1990, diez años después de su muerte, se iniciaron oficialmente las gestiones para canonizar al prelado.

El 22 de septiembre de 1992 la Congregación para la Causa de los Santos dio la autorización para la apertura del proceso diocesano que el 3 de octubre siguiente declaró oficialmente abierto el papa Juan Pablo II.

En 1996 finalizó la fase diocesana del proceso y en 1997 el Vaticano acepta la validez de la causa.

Estancado desde entonces, en abril de 2013 el papa Francisco desbloqueó el proceso y dos años después, el 3 de febrero de 2015, aprobó el decreto que reconocía el “martirio” de Romero “in odium fidei”, es decir, que fue asesinado por “odio a la fe”, por lo que para su beatificación, prevista para el 23 de mayo en San Salvador, no es necesario reconocer un milagro.

El 10 de abril de 2015 monseñor Romero fue declarado por la Asamblea del país “Hijo Meritísimo de El Salvador”.

Invitados confirmados

Al evento acudirán también los vicepresidentes de Costa Rica, Ana Helena Chacón, y Cuba, Miguel Mario Díaz-Canel, así como el viceprimer ministro de Belice, Gaspar Vega.

Asimismo, se espera la presencia de doce delegaciones internacionales, entre ellas la de México, Brasil, Colombia, Chile (Marco Antonio  Núñez Lozano, presidente de la Cámara de Diputados de Chile, acompañado de Gabriel Gaspar, Subsecretario para las Fuerzas Armadas), Estados Unidos, Italia, Nicaragua y Uruguay, quienes ya confirmaron su asistencia.

El acto de beatificación contará con un operativo de seguridad de 3.700 agentes entre policías y militares, según la Policía Nacional Civil (PNC).

El Mundo