Asesinan a cinco guerrilleros de las Farc y suman 41 en cinco días

A unos metros del río Chimirindó, en el municipio de Riosucio, Chocó, las Fuerzas Militares y la Policía dieron un nuevo golpe a guerrilleros de las Farc.

En una operación de asalto, que de acuerdo con fuentes militares estuvo antecedida por un bombardeo, habría caído muerto alias Román Ruiz, jefe del frente 18 de esa guerrilla.

Según la Dirección de Inteligencia de la Policía, el campamento del jefe insurgente fue ubicado en el sector conocido como el Arroyo.

Fuentes de la Policía dijeron que análisis de las comunicaciones y la información entregada por pobladores permitieron conocer que ‘Ruiz’, que llevaba casi 31 años en las Farc, se movía desde hacía dos meses por ese sector.
Los investigadores creen que el guerrillero había llegado hacía 15 días a una improvisada casa, de donde salió huyendo al escuchar los aviones.

Las mismas fuentes aseguran que el jefe guerrillero estaba junto con su compañera sentimental y dos de sus hombres de seguridad. Dijeron que los cuatro cayeron muertos en una operación de asalto, que incluyó una maniobra planeada en detalle con inteligencia militar y de Policía.

Con esta operación, desde el pasado jueves las Farc han perdido a 41 guerrilleros: 26 en Guapi (Cauca), 10 en Segovia, Antioquia, uno en San Vicente del Caguán y los cuatro del Chocó. En ese departamento, la guerrilla perdió recientemente a alias el ‘Becerro’, fuertemente comprometido con el narcotráfico.

El Tiempo

Las Farc pidieron no ‘echar por la borda’ lo logrado en Cuba

El equipo negociador de las Farc afirmó ayer que las últimas acciones militares contra sus fuerzas, en las que murieron cerca de 37 guerrilleros, son “un paso atrás” en el proceso de paz en La Habana, Cuba. Por eso, reclamaron un “fuerte impulso” a las negociaciones, que a su juicio “sólo podrá venir de una tregua bilateral”.

No obstante, las Farc afirmaron que se mantendrán en la mesa. “No podemos echar por la borda los esfuerzos empeñados en ya casi tres años de conversaciones”, dijo a la prensa el guerrillero ‘Pablo Catatumbo’.

El Gobierno y la guerrilla volvieron este lunes a la mesa de negociación después del fin de semana y de haber celebrado reuniones por separado el pasado sábado. La delegación de las Farc señaló que intensificar la guerra “no es el camino”, calificó de “masacres” las muertes de guerrilleros en los últimos operativos militares de Cauca y Antioquia y criticó la actitud del presidente Juan Manuel Santos ante la “arremetida gubernamental” contra la insurgencia.

“El presidente Santos ha actuado (…) con total ausencia de buen juicio y con un discurso contrario al propósito de reconciliación, de diálogo y de paz concertada que él pregona, propagando un mensaje que solo puede favorecer a quienes ansían la perpetuación de la guerra en Colombia”, dijo ‘Catatumbo’.

Según la guerrilla, “un jefe de Estado no puede regocijarse con la muerte de compatriotas, mucho menos cuando estas representan golpes directos contra su principal bandera de gobierno: el fin del conflicto”.

La insurgencia afirmó que actuarán con “suma responsabilidad” frente al mandato de alcanzar la paz y añadieron que “la construcción de un acuerdo nos exige a todos sindéresis, realismo y coherencia”.

“Ni el Gobierno ni el presidente Santos pueden actuar al vaivén de intereses ultraderechistas, nacionales y extranjeros, presiones militaristas o cálculos electoreros oportunistas para subir en las encuestas. Un gobierno serio debe enfocarse en los problemas concretos y en los objetivos superiores”, indicaron las Farc.

LAS FUERZAS MILITARES SE PREPARAN

El comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez, ordenó a través de un documento interno el acuartelamiento y alistamiento de las tropas en primer grado, tras la suspensión del cese unilateral al fuego de las Farc.

La orden está dirigida a todas las unidades militares, a los comandantes de las Fuerza de Tarea y a los comandos conjuntos operacionales.

En el documento también ordena alertar a las unidades de operaciones aéreas y redoblar la seguridad en guarniciones y apoyo a unidades aisladas.

Por último, llama a verificar los planes de seguridad correspondientes a la infraestructura energética y de hidrocarburos, además de los municipios en riesgo, para prevenir tomas de subversivos.

Vanguardia