Campesinos cubanos clausuran su XI Congreso

El vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y segundo secretario del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura, calificó como un logro la celebración del XI Congreso de la ANAP, y aseguró que los compromisos contraídos se cumplirán, porque la Revolución tiene confianza infinita en la vocación altruista y patriótica del campesinado.

Machado resaltó la fecha en que clausuran el Congreso que no terminará este domingo, sino que se replicará en la base desde donde emanó con discusiones fértiles que conllevaron a que muchos de los problemas planteadas tuvieran solución antes de que los delegados se reunieran en la magna cita.

Recordó que el 17 de mayo de hace 56 años, cuatro meses después de que triunfara la Revolución, se firmó la Primera Ley de Reforma Agraria, un acuerdo que dignificó al sector campesino no solo con la entrega de las tierras a más de 100 000 familias campesinas, sino también con el ofrecimiento de una vida digna con derechos plenos.

Apuntó que esa Reforma constituye el primero postulado del Programa de Fidel en La historia me absolverá; y que el campesinado cubano nunca podrá olvidar la situación ignominiosa en que vivía: un pasado que no volverá nunca más a Cuba.

El segundo secretario del Partido subrayó que en el fulgor del combate surgió la alianza obrera campesina junto a los demás sectores de la patria socialista, entre ellos sus intelectuales.
Asimismo recordó que fueron estos hombres y mujeres del campo los primeros incorporados a la lucha revolucionaria, entre estas el desembarco del Granma, y las luchas clandestinas en la montaña y el llano.

«Esa alianza nació basada en la comunidad de ideales y ha sido clave en cada victoria. Es una fortaleza para enfrentar contiendas en el terreno de las ideas y la forma de reordenar la economía en las condiciones actuales, teniendo en cuanta que esta es una Revolución de los humildes, con los humildes y para los humildes como dijera Fidel y Raúl ratificara en el VI Congreso del Partido», señaló.

Machado afirmó que ese legado patriótico y revolucionado ha estado presente en este Congreso, en el que participó desde las discusiones en la base.

«A partir de mañana hay que trabajar para que el mismo pensamiento acompañe a cada productor para convertirlo en eficiencia y productividad y en filtro que descarte la mezquindad y la idea de mercachifle en la mentalidad de alguien», subrayó.

Sostuvo que el Congreso desde la base rompió esquemas tradicionales y contó con el acompañamiento de estructuraras del Gobierno, el Estado y el Partido, y que las demandas fueron acompañadas con acciones inmediatas y cuando no pudo ser así se adoptaron acuerdos para llegar a solucionarlas.

Al referirse al funcionamiento de la organización anapista, Machado dijo que era imprescindible que el Comité Nacional de la ANAP le de seguimiento y modifique lo que no marcha adecuadamente.

Dijo que el decrecimiento de las estructuras de las cooperativas debe frenarse con acciones eficaces, y que permitan un adecuado funcionamiento de estas bases productivas.

Reconoció que con los nuevos usufructuarios la organización se fortalece, y que la experiencia de la venta de insumos liberados puesta en práctica en la Isla de la Juventud demostró que la ANAP no pierde protagonismo al dejar de ocuparse de la asignación de los insumos, sino por el contrario, al dejar esos asuntos puede dedicarse más a fondo en labor política- ideológicas y hacer mejor su trabajo social.

Machado abordó algunas de las acciones pendientes en algunos lugares para que mediante la cooperativa se logre el buen desempeño de la organización campesina. Entre estas, la atención que debe prestarle a los enclaves de los servicios que se ponen cotidianamente en función de la familia del campesinado.

Al referirse a la producción dijo que todo es importante, pero la ganadería es algo urgente a desarrollar al igual que la producción de las viandas y vegetales.

Dijo que la ganadería antes se concentraba en manos del Estado, pero ahora no ocurre así. Después del período especial sostener los planes ganaderos se hizo difícil y la estructura ganadera cambió.

Explicó que cuando se cuenten con todos los centros refrigerados mejorarán las condiciones para la recolección de la leche al campesino. Asimismo señaló que estos lugares no solo serán para recolectar el alimento, sino también para ofrecer otros servicios que permitan un mayor control de la masa ganadera y se puedan ofrecer servicios veterinarios, inseminación y adquirir medicamentos e insumos para la ganadería.

Indicó que aunque el Gobierno, la Agricultura y Azcuba apoyen en la medida de las posibilidades el desarrollo de la ganadería, los tenedores de rebaño deben garantizar la atención básica de sus animales.

Se refirió, igualmente, a la necesidad de potenciar el incremento de las áreas tabacaleras, aposentos y demás garantías para asegurar los volúmenes de la valiosa hoja que le garantiza al país la entrada de divisas, por tratarse del mejor tabaco del mundo.

Reconoció que si bien es cierto que la producción de viandas y los productos de la agricultura urbana y suburbana han crecido, todavía son insuficientes los volúmenes que se tributan a la población, la cual ha mejorado su cultura nutricional y apuesta más en estos momentos por vegetales y frutas.

Machado convocó a los campesinos —productores del 70 por ciento de los productos agrícolas— a contribuir a la batalla contra los intermediarios que especulan a costa de los alimentos que el pueblo necesita.

Se refirió además a la transparencia y simplificación que deben acompañar al contrato como herramienta de trabajo que debe ser de doble vía.

Aludió a la agricultura de montaña como una las proveedoras de riquezas como el café, la miel y los recursos forestales. Acotó que aunque el precio de las producciones cafetaleras aumentará, se precisan acciones que garanticen la disciplina de ese cultivo.

Al término de las conclusiones Machado Ventura analizó algunas de las causas que imposibilitan que se cumpla con los planes de azúcar de la actual zafra. Dijo que aunque se crece en relación con el año pasado en la producción del dulce, mieles, bagacillo y otros derivados, los indicadores no satisfacen los planes previstos.

Dan a conocer al Buró Nacional de la ANAP

«El congreso no termina aquí. Comienza cuando lleguemos a las cooperativas y transmitamos los debates y los acuerdos que han emanado del evento», apuntó Emilio Interián, delegado por la capital al cónclave, quien dijo que se van con el compromiso de hacer de las cooperativas el lugar donde se desarrolla un modelo económico eficiente, con una repercusión efectiva en la vida económica, política y social de la comunidad.

Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la ANAP, al concluir la jornada dijo que los campesinos son continuadores de la lucha que le dio al sector más que tierra al ofrecerle dignidad y decoro.
Dijo que asegurar la implementación y el control de los acuerdos surgidos en los debates del Congreso es tarea urgente.

Leonardo Chirino González, presidente de la Comisión de Mandato de la organización presentó a los 15 miembros que conforman el Buró Nacional de la ANAP, elegido durante la primera reunión que sostuvo el Comité Nacional que también se eligió en el marco de evento.

El Buró lo preside Rafael Santiesteban Pozo y lo integran cinco mujeres. Son ratificados ocho miembros y siete son de nueva promoción.

Rafael Santiesteban Pozo envió un presente a Fidel y Raúl en nombre del campesinado y sus familiares.

Juventud Rebelde