Colombia; comienza la siembra de más de 45 mil árboles para mitigar olas de calor en Cartagena

Una campaña para mitigar los efectos del cambio climático en Cartagena inició el Ente Público Ambiental, EPA. Se busca con un plan masivo de siembra de árboles, reducir el impacto de las altas temperaturas que azotan a la ciudad.

“El sol es inclemente e insoportable, cada vez me siento más ahogada y tengo que andar todo el día con gorras o con paraguas”, dijo Alejandrina Balantas Polo, abuela Cabeza de familia, con residencia en la zona suroccidental de Cartagena.

Sobre el 2013 en la ciudad se detectó la conformación de las llamadas Islas de Calor Urbana (ICU), fuertes y moderadas, tras un trabajo de investigación realizado por los ingenieros César Arciniegas y Carlos Devia, asesores del EPA.

De acuerdo con los primeros resultados de dicha investigación, la ciudad presentó más de 4,94°C en la temperatura promedio del aire, en comparación a la temperatura histórica mensual de los últimos tres años; y más de 2,20°C en comparación a la temperatura de aire rural o sub-urbana.

Según las observaciones hechas al EPA por los investigadores, las áreas desprovistas de árboles son las que registran mayores grados de temperatura.

“La masa forestal tiene la capacidad, entre otras, de regular la temperatura de su entorno, evitando la conformación de Islas de Calor en la ciudad. La participación conjunta del Distrito, los ciudadanos y de la empresa privada será fundamental para enfrentar esta actual amenaza sobre la sustentabilidad de la ciudad”, dijo Diana Rodriguez Ribón, Directora General del Establecimiento Publico Ambiental de Cartagena.

El EPA, a través del Programa de Reforestación Urbana (PRU) ‘Hagamos de nuestra ciudad el mejor de los bosques urbanos’ creará un banco de compensaciones por pérdida de biodiversidad, con planes de reforestación y mantenimiento.

Este programa plantea compensar el daño causado entre el 2011 y 2014 por la pérdida de unos 2.450 árboles, con la siembra equivalente de 45.600 árboles y arbustos endémicos, en suelo urbano.

El programa se dirigirá además de la atención del déficit de superficie verde por habitante, a la atención de problemáticas ambientales causadas por la presencia de ICU, por emisiones de CO2, por ruido, por material particulado, como también al control de inundaciones y la preservación y aumento de la biodiversidad urbana.

Los primeros trabajos de reforestación urbana iniciaron el 15 de mayo pasado.

El Heraldo