Colombia: negociador de las Farc muere en bombardeo del Ejército y países garantes instan a un cese del fuego bilateral

Las Farc confirmaron la muerte de Pedro Nel Daza, alias ‘Jairo Martínez’, durante el bombardeo de la Fuerza Aérea en Cauca.

“En medio del luto que nos embarga, informamos al país y al mundo, que el compañero Jairo Martínez, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP en La Habana, quien estaba en misión de Pedagogía de Paz en dicho Frente, se encuentra entre los guerrilleros asesinados. Una roja flor de homenaje a su memoria depositamos hoy sobre la digna tumba de los compañeros y compañeras caídos”, dijo Pastor Alape desde La Habana, Cuba.

La guerrilla de las Farc solicitó que los cuerpos de sus hombres “sean inspeccionados por forenses nacionales e internacionales, bajo la mirada neutral del CICR, para que los colombianos podamos acceder a un informe confiable en torno a las circunstancias de sus muertes”.

Daza hacía parte del Frente 14 de las Farc. El año anterior había estado en la mesa de diálogo de la guerrilla en La Habana y regresó a Colombia para hacer labor pedagógica sobre el proceso de paz en los diferentes frentes de la guerrilla.

De origen tolimense, Daza Narváez vivió en el Huila donde estudio su bachillerato. Estudio Trabajo Social en la Universidad Nacional.

Hizo parte de la Juventud Comunista. Se vinculó a la guerrilla hace más de tres décadas era el cuarto en la línea de mando del Bloque Sur de las Farc.

El Heraldo

Garantes del proceso de paz piden mecanismo para un cese bilateral

Los países garantes del proceso de paz colombiano, Cuba y Noruega, instaron al Gobierno de Juan Manuel Santos y a las FARC a acordar un alto el fuego bilateral y definitivo y mostraron su preocupación por el “actual escalamiento del conflicto armado” en el país suramericano.

“Hacemos un llamado a las partes a que continúen sus esfuerzos para seguir avanzando en la discusión de las cuestiones pendientes, incluyendo la adopción de un acuerdo para el cese bilateral definitivo del fuego y las hostilidades”, señalaron en un comunicado leído por el representante de Cuba, Rodolfo Benítez, y el de Noruega, Dag Nylander.

En esa declaración, Cuba y Noruega expresan su “profunda preocupación” por el recrudecimiento del conflicto colombiano y lamentaron la “pérdida de vidas humanas” en medio del proceso de paz, del que Chile y Venezuela son países acompañantes.

Según los garantes, el recrudecimiento del conflicto “pone en riesgo” las acciones prácticas que se han implementado para bajar la intensidad de la guerra, como el plan piloto de desminado puesto en marcha recientemente, y el “incremento de la confianza” entre las partes.

Los garantes señalaron que los avances logrados en la mesa de negociación, con acuerdos parciales en tres temas de la agenda, “deben ser preservados”, ya que “nunca antes” los colombianos habían estado tan cerca de la paz.

Cuba y Noruega reiteraron su “plena disposición” a continuar contribuyendo al avance de las conversaciones y la adopción de un acuerdo final para terminar el conflicto y la construcción de una “paz estable y duradera en Colombia”.

El proceso de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) atraviesa por un momento complicado después de que en la última semana murieran 40 guerrilleros en diferentes bombardeos del Ejército, entre ellos dos exintegrantes de la delegación de paz.

Uno de ellos fue Pedro Nel Daza Martínez, alias “Jairo Martínez”, quien según anunció hoy la delegación de paz de la guerrilla en La Habana, había integrado ese equipo y es uno de los 27 rebeldes muertos en el bombardeo del pasado jueves contra uno de sus campamentos en Guapi, en el departamento del Cauca (suroeste).

Fuentes militares confirmaron que otro guerrillero conocido con el alias de “Emiro Chaqueto”, que también había hecho parte de la delegación de las FARC en Cuba, cayó este lunes en el mismo bombardeo en Riosucio, en el departamento del Chocó (oeste) en el que murió Alfredo Alarcón Machado, alias “Román Ruiz”, máximo jefe del bloque noroccidental y miembro del Estado Mayor.

Como consecuencia del primero de esos bombardeos, la guerrilla suspendió el pasado viernes alto el fuego unilateral e indefinido que había comenzado el pasado 20 de diciembre.

A pesar de estas dificultades, los equipos negociadores de ambas partes continúan con los diálogos de paz en La Habana, en un ciclo que está previsto concluya el próximo domingo y en el que prosiguieron sus discusiones en paralelo sobre la reparación a las víctimas y el fin del conflicto.

Caracol