Colombia: Santos realiza enroque entre funcionarios y ministros de su Gobierno

En abril, durante una visita relámpago de los ministros Yesid Reyes y Juan Carlos Pinzón a Washington, se afinaron varios detalles del enroque confirmado este martes por la Casa de Nariño: Pinzón será el nuevo embajador ante la Casa Blanca y el actual titular de ese cargo, Luis Carlos Villegas, viene como Mindefensa.

El cambio –que según el presidente Juan Manuel Santos, podría tomarse “varias semanas”, mientras Villegas cierra sus obligaciones ante el gobierno del presidente Barack Obama– era uno de los movimientos ‘cantados’ en el gabinete. Representa no solo la salida del principal vocero del ala dura del gobierno Santos, sino la llegada a la cartera de Defensa de un hombre, Villegas, que actuó como negociador del Estado en la primera etapa del proceso de paz de La Habana y que ha sido clave en el apoyo de Estados Unidos a los diálogos.

Se trata, pues, de un relevo ministerial que, inevitablemente, refleja la apuesta que les sigue haciendo el presidente Santos a los avances en la negociación, en momentos en que esta parece tomar su recta final.

“Villegas tiene que preparar a las FF. MM. para la transición hacia el posconflicto”, señaló Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac). “El nuevo ministro debe garantizar que finalmente los militares entiendan su importancia en el proceso de paz y se elimine la resistencia que hay aún en algunos sectores”, dijo Restrepo.

Villegas, más veterano que Pinzón, representa la llegada al Ministerio de un líder con amplio reconocimiento, especialmente en el empresariado colombiano, pues fue su vocero como presidente de la Andi durante 17 años.

La semana pasada, desde Palacio y desde el despacho de Pinzón, se negaron las versiones que daban por inminente su renuncia. Sin embargo, sus más cercanos colaboradores tenían claro que el sí forzado que tuvo que dar en el Consejo Nacional de Estupefacientes en apoyo de la suspensión del glifosato en las fumigaciones era uno de los últimos ‘sapos’ que se iba a tragar como mindefensa.

No hay división

En ningún caso se trata de un castigo para Pinzón por lo que algunos podrían pensar que fueron sus posiciones en contra de líneas claras del Gobierno.

Pinzón sale del Ministerio de Defensa como un ‘consentido’ del Presidente, que siempre lo ha sido, y va a la posición más importante en la diplomacia exterior: la embajada en Washington.

Este martes, en Casa de Nariño, con el Ministro a su derecha, el propio Presidente anunció el enroque y recordó que Juan Carlos Pinzón ha sido y seguirá siendo uno de sus hombres de confianza.

“Fue viceministro durante todo el tiempo que estuve en el Ministerio de Defensa y compartió conmigo todos los éxitos que tuvimos –dijo Santos–. Y desde allá comenzamos y consolidamos el fortalecimiento de nuestras Fuerzas Militares, de nuestras Fuerzas Armadas y de la Policía. Trabajo que continuamos, él como ministro de Defensa y yo como Presidente de la República”.

Y agregó: “Hoy podemos decir que tenemos las mejores Fuerzas Armadas de nuestra historia, en cuanto a equipamiento, en cuanto a capacidad y en cuanto a resultados. Los resultados que tenemos hoy son resultados sin precedentes en nuestra historia”.

En el pasado, las designaciones ante la Casa Blanca solían entenderse como la antesala de una candidatura presidencial. Así fue por años. De Washington volvieron como candidatos presidenciales Misael Pastrana, Virgilio Barco, Julio César Turbay y Álvaro Gómez.

Pinzón parece haber retomado ese sendero y seguramente retornará al país después de un tiempo para buscar la candidatura presidencial por el partido de ‘la U’, pues ha sido expreso su interés en esa aspiración política, con la anuencia de Santos.

En la campaña del 2018, Pinzón, a quien le falta sin duda recorrido por el mundo político, bien podría probar suerte para dejar constancia de sus aspiraciones o convertirse en ficha clave de su partido, que es el mismo de Santos, para eventuales coaliciones electorales. Aunque tampoco es descartable que busque en serio la Presidencia si las circunstancias del momento encajan con su imagen de hombre duro ante la guerrilla.

Santos le apuesta al factor sorpresa

Los cambios de ministros siempre han tenido su misterio, pero el presidente Juan Manuel Santos, en este campo, juega a dar sorpresas.

Desde su primer gobierno, Santos adoptó nuevas formas para la conformación de su gabinete. Lo solía hacer a cuentagotas y en reuniones públicas que no tenían nada que ver con los nombramientos. Algunos de ellos los hizo saber desde el exterior.

Santos siguió una línea similar a la de su antecesor, Álvaro Uribe, que canceló la tradición de relevos masivos, a los que se les llamaba “crisis de ministros”, en las que se cambiaban hasta 8 jefes de carteras.

Santos ha sido más dado a planear estos cambios con un poco de estrategia. Con un factor sorpresa como el de este martes.

Hace una semana, cuando confirmó la salida del ministro de las TIC, Diego Molano, y el nombramiento de su reemplazo, David Luna, descartó que tuviera previsto hacer más relevos. “Los que hablan de remezón en el gabinete están desinformados. El equipo sigue”, escribió en su cuenta de Twitter.

Al mandatario le incomoda que los medios le “decreten” los ajustes en su gabinete y dejen a sus ministros en una especie de interinidad. Pese a la advertencia presidencial, los cambios podrían seguir.
El Tiempo