Con visita a Colombia, primer ministro chino continúa gira por la región

El interés de Colombia y China de seguir estrechando sus lazos comerciales y de cooperación se evidencian con la visita oficial que hoy comienza en Bogotá el primer ministro chino, Li Keqiang, la primera que hace un funcionario de este rango a Colombia.

Durante la última década, el avance de las relaciones económicas entre los dos países se ha manifestado con una clara tendencia al incremento y fortalecimiento del comercio, al punto de que en ese periodo el ‘gigante asiático’ se consolidó como el segundo socio comercial del país. (Análisis: China y América Latina: diversificación es la palabra clave)

Sin embargo, en el primer trimestre de este año se ha presentado un traspié, con una caída del 74,2 por ciento de las exportaciones colombianas a esa nación, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Hoy, el primer ministro Li se reunirá con el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño, donde tratarán temas como inversión, comercio, asuntos multilaterales, cooperación y turismo.

La visita se realiza en momentos en que, de acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), entre enero y marzo de este año las exportaciones a China fueron de 338’774.257 dólares, muy por debajo de los 1.313’021.477 dólares del mismo periodo del 2014.

Para Carlos Eduardo Ronderos, economista y exministro de Comercio Exterior, lo que está sucediendo tiene que ver con los precios de las materias primas.

“No se nos olvide que el año pasado China fue un mercado para todos los productos de la Partida 27 (donde están los combustibles y los aceites minerales). En 2014 exportamos casi 7.000 millones de dólares, entonces una caída fuerte en el precio de esos productos inmediatamente afecta el valor de las exportaciones”, explicó Ronderos.

Lo que muestran, pues, estos resultados es que las ventas colombianas están demasiado concentradas en los minerales, los hidrocarburos y los energéticos; y así mismo, dice Ronderos, siempre se ve a China como una amenaza y no como una oportunidad, siendo uno de los grandes importadores del mundo.

“Es un país en el que millones de personas están entrando a la clase media y están demandando productos agrícolas, porque ellos tienen pocas tierras para producir”, agregó.

Según Ronderos, Colombia tendrá que buscar nuevas oportunidades en el mercado de China, y las hay, porque los incrementos en las importaciones en el sector agrícola chino son notables, en temas como maderas (en donde ya se exportan 44 millones de dólares) y puede crecer mucho más al igual que en cueros, café, farmacéuticos, pulpa de fruta, artículos de acero, pescado, ventanería y vidrio.

Vale anotar que el grupo del café, que para Ronderos es de los productos que pueden crecer, en este primer trimestre hubo una reducción del 43,5 por ciento.

Hay que diversificar

Enrique Posada, director del Instituto Confucio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, coincide en que lo que más preocupa es que Colombia no diversifica.

“Se tiene un gran desconocimiento del mercado chino y no hay conciencia de la importancia de ver a este país con todo su potencial, al que hay que ofrecerle lo que ellos necesitan y no lo que a Colombia le sobra”, advirtió Posada.

El experto sostiene que no ha habido una investigación de mercado seria en el país y que para él el tema fundamental es tener una canasta u oferta exportable que se adapte a una clase media china emergente, que tiene unos gustos determinados y que además cuenta con la capacidad de consumo suficiente.

“Mientras no tengamos ese punto definido, aguzado el olfato y el oído hacia lo que está consumiendo esa clase media de China, que es grande, estamos a ciegas”, señaló Enrique Posada.

Si bien, como lo explican los expertos, la gran presión a la baja en las exportaciones hacia China de los últimos meses proviene de los combustibles, arrastrados por la caída de precios del petróleo crudo, hay otros renglones con fuertes caídas, especialmente de la industria.

Las exportaciones de combustibles pasaron de 1.183’662.070 dólares a 194’436.484 dólares, para una caída del 83,6 por ciento.

Entre tanto, en maquinaria eléctrica se pasó de 1’134.487 dólares a 24.036 dólares en el primer trimestre de este año, para una disminución del 97,8 por ciento.

También hay reducciones en los despachos de materias plásticas (74,8 por ciento), pescados y otros (66,5 por ciento), y papel y sus manufacturas (60,3 por ciento).

La idea del tren interoceánico

En el 2011 el presidente Juan Manuel Santos dijo que impulsaría la cooperación con China para la construcción de un tren de 220 km, que conectara a la costa Pacífica con la costa Atlántica, o incluso hasta Venezuela, –el llamado ‘canal seco’–. La idea se discutió en su visita a China en el 2012. Hubo conversaciones con la China Railways Materials Company para realizar estudios. Según Xu Shicheng, del Centro de Estudios de América Latina y China, “probablemente el presidente Santos y el primer ministro Li hablen sobre el tema durante su actual visita”. Un directivo de CNR, uno de los fabricantes de vagones de tren más grandes de China, y que quiere licitar para el futuro metro de Bogotá, dijo que no había escuchado hablar del proyecto del ‘canal seco’.

El Tiempo

China creará fondo de US$30.000 millones para cooperación en capacidad productiva con A. Latina

El primer ministro chino, Li Keqiang, anunció este martes en Brasilia que Beijing creará un fondo especial de US$30.000 millones estadounidenses para fomentar la cooperación entre China y América Latina en materia de la capacidad productiva y la fabricación de equipamiento.

El fondo será canalizado directamente a los proyectos de cooperación sin ningún compromiso político, aseguró Li en la ceremonia de clausura de una cumbre empresarial China-Brasil.

Para construir una versión actualizada de la cooperación China-América Latina, Li propuso un nuevo modo de cooperación en la capacidad productiva llamado “3×3”.

Con el fin de satisfacer las necesidades de China y de los países latinoamericanos, Li abogó por la construcción conjunta de tres corredores para logística, energía eléctrica e información, de manera que se logre la interconexión del continente sudamericano.

Las empresas chinas están dispuestas a unirse a sus socios latinoamericanos en la construcción de dichos tres corredores a través del fortalecimiento de la cooperación en la construcción ferroviaria, la transmisión de energía eléctrica de alta tensión y las redes inteligentes de suministro de electricidad, así como la tecnología de internet y la de las telecomunicaciones móviles de próxima generación, explicó el premier.

Además, defendió que el nuevo modo de cooperación en la capacidad productiva entre China y América Latina debe cumplir con las reglas de la economía de mercado, en un intento por lograr una buena interacción entre el sector privado, la sociedad y el gobierno.

Los proyectos de cooperación deben ser gestionados por empresas y operados comercialmente, con la promoción del gobierno y la participación de toda la sociedad, esgrimió Li.

También instó a que se lleven a cabo cuanto antes los proyectos de cooperación existentes a través de empresas conjuntas, la colaboración público-privada y la concesión de franquicias.

Li pidió a las dos partes que faciliten la construcción de sus proyectos de cooperación a través de la ampliación de tres canales financieros, a saber, financiación, préstamos y seguros.

Durante la visita de Li a Brasil, los dos países firmaron el plan de acción conjunto 2015-2021 y también 35 documentos de cooperación que cubren los campos de la capacidad industrial, la construcción de infraestructuras, las finanzas, la aviación, la agricultura, las nuevas energías, las telecomunicaciones, y la ciencia y tecnología.

Al tomar la palabra ante la cumbre, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, indicó que la propuesta de China de aumentar la cooperación en la construcción de infraestructuras a la vez que aporta apoyo financiero será propicia para el desarrollo económico de Brasil, así como para la interconexión y el desarrollo de América Latina.

La presidenta dio la bienvenida a la participación de empresas chinas en grandes proyectos en Brasil, incluidos los relativos a la energía eléctrica y los ferrocarriles, y expresó el deseo de que los dos países expandan mucho más el comercio bilateral, optimicen las estructuras comerciales e intensifiquen la cooperación financiera, para así impulsar su cooperación a un nuevo nivel.

El primer ministro chino se encuentra actualmente en una gira por cuatro países latinoamericanos, dirigida a ampliar la cooperación en materia de la capacidad productiva e impulsar el desarrollo común.

América Economía