Cristina Fernández y Ernesto Samper recuerdan a Kirchner a cinco años de asumir la presidencia del organismo

Con una defensa de la unidad de los gobiernos de la región para enfrentar “la pesadilla neoliberal de los ’90” y las formas actuales “más sutiles de intervención foránea a nuestras democracias”, la presidenta Cristina Fernández Kirchner, acompañada por el secretario general de la Unasur, el ex presidente Ernesto Samper, recordaron en la Casa Rosada los cinco años de la designación de Néstor Kirchner como presidente del organismo. “Nunca intentó quedar bien ante los poderes de turno”, recordó la mandataria sobre su compañero. También llamó a “profundizar la unidad latinoamericana” y a formar a los jóvenes para “pasarle la posta, porque lo peor que le puede pasar a un país es no tener a la nueva generación preparada para los desafíos que vienen, que van a ser graves, profundos y múltiples”.

El homenaje al ex presidente estuvo acompañado de varias menciones a la democracia “participativa, soberana y popular”. Samper habló sobre la creación de la Unasur y su antecedente, la Comunidad de Naciones del año 2004, remarcando que la unidad regional “no fue una ocurrencia” de dirigentes como Kirchner, Chávez o el ecuatoriano Rafael Correa, “sino que fue un grito de independencia frente a la pesadilla neoliberal que durante los años ’90 empobreció esta región generando, en quince años, 180 millones de pobres adicionales”.

En ese marco, recordó que la gestión del ex presidente argentino en el organismo llevó a “la consagración de la cláusula democrática de Unasur”, que se corresponde al concepto que tenemos en Sudamérica de una democracia participativa, popular y soberana, y no una democracia representativa”.

“Esto mueve recuerdos que no solamente tienen que ver con lo político, sino también con lo personal”, completó en esa línea en su discurso Cristina Fernández de Kirchner. “Porque no solamente nos unían a todo ese grupo fundador de la Unasur relaciones institucionales y políticas, sino también, afortunadamente, relaciones personales profundas, y ese común mirar de las cosas fue lo que facilitó también el surgimiento, inédito en la historia, de este cuerpo que es la Unasur, que también producto del afecto y el cariño que nos dispensábamos Evo, Lula, Hugo, Rafael y otros compañeros”.

Kirchner fue el primer secretario general de la Unasur, integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Fue electo el 4 de mayo de 2010, durante una cumbre extraordinaria, que se realizó en el país, como resultado de un proceso iniciado años antes que incluyó hitos como la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, en la que Kirchner, junto a Chávez y Lula Da Silva, se plantaron ante el presidente norteamericano George W. Bush y le dijeron No al Alca.

Durante su gestión, que duró apenas seis meses, el ex presidente argentino tuvo un rol clave para resolver la crisis entre los gobiernos de Chávez en Venezuela y Alvaro Uribe en Colombia por la supuesta presencia en territorio venezolano de integrantes del las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Luego vendría el apoyo a Rafael Correa ante el intento de golpe policial que sufrió como presidente de Ecuador y a Evo Morales frente a otro ataque destituyente. Esas intervenciones le dieron al organismo regional protagonismo y peso político.

Como parte del homenaje, la Presidenta también descubrió dos cuadros, uno de Néstor Kirchner y el otro de Hugo Chávez, en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos. El del ex presidente argentino fue instalado acompañado de una placa que cita su discurso del 25 de mayo de 2003, “Vengo a proponerles un sueño”.

“No fueron hombres de la comodidad”, resaltó la jefa de Estado. “Ellos dieron su vida, lucharon hasta último momento, sabiendo que tenían que cuidar su salud se negaron a descansar porque para ellos la vida era otra cosa: la vida era luchar, no bajar los brazos y como los árboles, si era necesario, morir de pie.”

Al mencionar los nuevos desafíos que enfrentan los gobiernos de la región, la Presidenta advirtió que “hoy existen formas tal vez más sutiles de intervención foránea a nuestras democracias, más sutiles y por lo tanto más sofisticadas y más difíciles de identificar pero que también atentan contra la soberanía de los pueblos”.

En el Salón de los Patriotas Latinoamericanos, junto a la mandataria estuvo el gabinete nacional completo, gobernadores y legisladores. También todos los precandidatos presidenciales del Frente para la Victoria y un grupo de Madres de Plaza de Mayo. También el ex secretario general del bloque, Alí Rodríguez Araque, que también habló para recordar a Néstor Kirchner. El ex presidente Lula Da Silva, que estaba especialmente invitado pero no pudo viajar, mandó un mensaje que fue leído durante el acto.

“Néstor tuvo un gran desafío, el de cambiar un continente que sufría una explotación de más de 500 años. Con mucho coraje conseguimos darle dignidad a nuestro pueblo, con desarrollo económico, colocando a América latina en su debido lugar de respeto en el mundo”, señaló Da Silva. El ex mandatario destacó que la Argentina “ha gozado de un fuerte crecimiento económico y sobre todo de una gran distribución de la renta, todas conquistas sociales que fueron desarrolladas con lazos de solidaridad y cooperación entre los países latinoacamericanos”.

Página 12