Chile: Discurso anual de la presidenta Michelle Bachelet. Críticas por no precisar el proceso constituyente y 20 heridos por represión en marchas

Luego que la Mandataria no entregara novedades respecto del “proceso constituyente” en su cuenta pública ante el Congreso, la izquierda del oficialismo comenzó a hacer distintas interpretaciones de las confusas palabras de la Jefa de Estado. Mientras algunos plantean que se descartó la Asamblea Constituyente, otros dicen que “dejó la puerta abierta”.

Los comentarios y bromas entre los parlamentarios luego de finalizado el discurso presidencial de Michelle Bachelet giraron casi todos en torno a un solo tema: el proceso constituyente que se iniciará en septiembre, y que fue anunciado por la Mandataria como una forma de aplacar la crisis política y de legitimidad generada por el financiamiento ilegal de campañas.

Comentarios, porque hubo pocas cosas claras y las palabras de la Presidenta dejaron mucho espacio para la especulación; y bromas, entre quienes están a favor y en contra de la idea de que sea una Asamblea Constituyente la que defina una nueva Carta Magna para el país. “Diputado, ¿le quedó claro que ya no va la AC?”, le dijo un ex presidente de partido a un parlamentario a la salida de la cuenta pública.

Las palabras de Bachelet en torno a la nueva Constitución se refirieron a ideas generales. “Chile, por primera vez en su historia, tiene la oportunidad de construir una Constitución genuinamente republicana y soberana, que sea política y socialmente acordada, que refleje el país que somos hoy, maduro y democrático”, comentó al referirse a este proceso.

Lo más específico a lo que llegó fue cuando mencionó que “llevaremos a cabo un proceso constituyente que garantice un equilibrio adecuado entre una participación ciudadana realmente incidente y un momento institucional legítimo y confiable”. Nada más.

Luego de finalizado el discurso, comenzó la lluvia de especulaciones. Para el diputado PS Osvaldo Andrade, lo que hizo la Presidenta fue anunciar que la nueva Constitución se validaría mediante un plebiscito que le permita a la ciudadanía decir “Sí” o “No” a lo que se redacte en un espacio institucional.

“Me parecen interesantes dos o tres cosas en este plano, que va a ser en septiembre, que va a ser un proceso inclusivo en que la gente va a participar deliberadamente y vinculante, y que hay un proceso de cierre, que es a través de una consulta nacional”.

En la misma línea, otro miembro de la nueva izquierda del PS, el también diputado Juan Luis Castro, aseguró que “ella (Bachelet) ha sido clara en señalar que va a haber luego del proceso constituyente un acuerdo nacional y político que va a tener que ser zanjado en el Congreso Nacional. Por lo tanto, con esto se disipa la idea de una Asamblea Constituyente”, a lo que agregó, “va a haber un proceso participativo que va a ser refrendado posteriormente por un acuerdo político amplio que permita darle viabilidad a la reforma que cambie la Constitución”.

Pero esa fue una interpretación.

Para el senador del MAS, Alejandro Navarro, la Mandataria hizo todo lo contrario. “Yo interpreto lo que ella dijo como un plebiscito, el momento institucional está dado para definir un mecanismo”. A diferencia del plebiscito del que hablan en el PS, Navarro cree que esa consulta nacional debe ser al principio, para que por esa vía se defina el mecanismo que se utilizará para redactar una nueva Constitución.

Navarro aseguró a El Mostrador que “el Congreso no tiene ni la legitimidad ni los votos” para definir dentro de sus muros la nueva Carta Magna. “La Presidenta ha señalado que se requiere escuchar a la ciudadanía y que hay que ampliar los canales de comunicación, y en estos temas siempre se requieren consensos, y no hay otra manera de poder obtener un consenso de las mayorías si no es a través de un mecanismo plebiscitario, lo otro es el consenso en el Congreso, que hoy está afectado”.

De todas formas, para el senador del MAS el discurso fue “moderado, sin ningún grado de demagogia ni populismo, y en temas de proceso constituyente o conflictividad mapuche en el sur, se expresó para no generar ningún punto de conflicto o tensión por el tema económico”.

Mucho menos crítico, el diputado y presidente de la Izquierda Ciudadana, Sergio Aguiló, se mostró de acuerdo con lo que dijo Bachelet ante el Congreso, y leyó que lo que se está haciendo es dar unos meses para definir un mecanismo. “La Presidenta avanzó algunos pasos en su definición, pero creo que ella tiene la idea que no lo definamos nosotros entre cuatro paredes en el Congreso o ella misma en el Gobierno, sino que esa definición sea producto del proceso de debate nacional que se abrirá en septiembre, y que ahí no solo se vayan definiendo los contenidos sino también los mecanismos para llegar a esa nueva Constitución”, aseguro el legislador.

GIORGIO Y CAMILA PIDEN CLARIDADES

La diputada del PC y ex líder estudiantil, Camila Vallejo, le dejó menos espacio a la especulación, y salió de frentón a decir que ella esperaba más definiciones en torno a este tema. “Todos esperábamos certezas sobre cómo se materializará el proceso constituyente”, aseveró a El Mostrador.

Consultada sobre si considera que el cambio de gabinete pudo afectar la idea de que se implemente una Asamblea Constituyente en el país –debido al supuesto giro conservador que se dio con los nuevos ministros–, indicó que “si alguien quisiera darse un gustito personal, no estaría cumpliendo las instrucciones de la Mandataria, pero sobre todo lo comprometido con el pueblo. En esa línea yo he manifestado que han sido erráticas las declaraciones del Ministro Burgos, adelantando su rechazo personal a un mecanismo legítimo, para mí el más legítimo que existe para cambiar una Constitución, que es una Asamblea Constituyente”.

“Como la propia Presidenta dijo en su discurso, ‘los hechos son los hechos’ y sobre esa base se debe evaluar”, planteó Vallejo, aunque también valoró lo que –a su juicio– es una definición de la Mandataria. “Hay algunos elementos importantes, como por ejemplo que la Presidenta dijera que los procesos de participación ciudadana deben ser realmente incidentes”.

Su antiguo partner en la Confech, y actual diputado por Revolución Democrática, Giorgio Jackson, también señaló que esperaba mayores luces sobre el proceso que se avecina, y se inclinó por establecer un plebiscito que defina cómo cambiar la Constitución, una idea que fue respaldada por 75 parlamentarios, aunque en la interna de los partidos afirman que muchos se vieron obligados a firmar y aparecer respaldando esa propuesta, ya que “no están los tiempos” para figurar como “antidemocrático”.

El diputado por Santiago, abordo con más detalle “el tema del ‘proceso constituyente’ como se ha llamado, donde hay muchos que creemos que tiene que ser a través de una Asamblea Constituyente. Otros dicen que tiene que ser a través del Congreso. Otros dicen que una comisión de expertos debe proponer un texto. Lo que hemos planteado 75 parlamentarios es por qué esa decisión no la toma la ciudadanía, el pueblo soberano a través de un plebiscito”, dijo.

Un proyecto de ley que podría ayudar a resolver el dilema en torno a este tema que existe en la Nueva Mayoría, es el proyecto de ley que presentaron 58 diputados, y que hoy se encuentra en la Comisión de Constitución de la Cámara, que faculta a la Mandataria a convocar a un plebiscito, figura que hasta hoy no es clara en nuestra legislación.

El Mostrador

Veinte personas heridas, una de ellas en extrema gravedad, tras la represión policial en Valparaíso

Veinte personas heridas, cuatro de consideración, dos graves y uno de extrema gravedad es el saldo de la fuerte represión policial desatada contra los manifestantes este jueves en Valparaíso. Desde las organizaciones sociales se apuntan las responsabilidades en el nuevo ministro del Interior, el DC Jorge Burgos.

La persona que está en extrema gravedad es Rodrigo Avilés Bravo, de 28 años, que ingresó hacia el mediodía al Hospital Carlos van Buren del puerto. Es estudiante de la Universidad Católica de Valparaíso y sufrió un TEC grave con una herida contusa y un hematoma subdural, que se traduce en una lesión intracerebral, informaron.

Según explicó el director del Hospital, Patricio Castro, el joven fue ingresado a la UCI en extrema gravedad para luego ser trasladado a pabellón, en donde se le instalará un captor para medir la presión intracraneal, con lo que se realizará un seguimiento a la evolución y posteriormente analizar si es necesario realizar una cirugía descompresiva, informó Radio Bío Bío.

De acuerdo a información preliminar, los hechos se habrían desencadenado en el marco de las manifestaciones por la cuenta pública en Valparaíso, episodio que de acuerdo a usuarios de redes sociales, se provocó luego que el joven recibiera el chorro de un carro lanza aguas, cayendo al pavimento e impactando su cabeza contra el suelo, no obstante, desde Carabineros el jefe de la Quinta zona policial, general Julio Pineda, señaló que los uniformados no tendrían responsabilidad en el hecho ocurrido.

A partir de los sucedido, alumnos agrupados en la Unión Nacional Estudiantil (UNE) anunciaron la presentación de una querella en contra de quienes resulten responsables.

El Ciudadano

Isabel Allende esperaba un mecanismo claro para cambiar la Constitución

Al término de la segunda cuenta pública de la Presidenta Michelle Bachelet, gran parte de los dirigentes de la Nueva Mayoría quedaron conformes con el discurso de la Mandataria.

La mayoría de ellos destacó, especialmente, lo relativo al cambio de la Constitución. Sin embargo, algunos esperaban algo más concreto y específico en esa materia.

Es el caso de la senadora y presidenta del PS, Isabel Allende, quien declaró que lamenta que la Jefa de Estado siga hablando de la modificación en “términos generales” y “no especifica el mecanismo”.

“Creo que eso tiene que precisarse, porque la ciudadanía no lo tiene muy claro”, agregó.

Al respecto el presidente de la DC, Jorge Pizarro, comentó que la Mandataria “hizo lo correcto y lo que tenía comprometido, que es lisa y llanamente decir que vamos a abrir un debate y una discusión ciudadana dentro de la institucionalidad y eso es lo que corresponde”.

“Lo que me gusta es un cambio a la Constitución, pero ese cambio tiene que ser producto de un gran acuerdo. El método o la forma, no importa mucho”, sostuvo.

El senador del PS, Osvaldo Andrade, valoró a su vez el llamado al diálogo. “Es imposible pensar en un proceso de transformaciones genuino y eficaz si tenemos desconfianza entre los actores del sistema político y del sistema económico”.

Mientras que el presidente del PPD, el senador Jaime Quintana, valoró que el proceso constituyente tendría “un equilibrio adecuado entre participación ciudadana realmente incidente y un momento institucional legítimo y confiable”.

“Estoy muy conforme. Entregó nuevas luces sobre el tema, algunos les podrá gustar o no, pero quedó claro que ese proceso no se traducirá en un Congreso reunido en cuatro paredes. Esto va a ser con un proceso de participación ciudadana”, añadió.

La Nación