Despiden los restos de exdiputado paraguayo asesinado este martes

Los restos de Magdaleno Silva y de su hijo Fernando Enrique Silva Canale (21), el menor de tres hermanos, fueron sepultados ayer de tarde en el cementerio del barrio San Ramón de Yby Yaú.

Centenares de pobladores de varios otros distritos del departamento de Concepción acompañaron a la esposa Nilda Concepción (49) y a los otros dos hijos Favio Ramón (26) y Luciano Abel (24) que deja el exlegislador, víctima de un atentado a tiros perpetrado el martes de mañana frente a su casa por cuatro criminales armados con fusiles.

En el tiroteo, también murieron los ganaderos Félix Peña (48) y su hijo Isaac Peña Torales (29), quienes fueron enterrados igualmente en horas de la tarde, pero en el cementerio de Paso Hû, en la colonia Cerro Memby, a 20 kilómetros del centro urbano de Yby Yaú, un distrito en el cual se unen las rutas III y V.

El miembro de la Junta de Gobierno de la Asociación Nacional Republicana (ANR) por el departamento de Concepción, Nelson Otero, reveló que uno de los hijos de Magdaleno le rogó que ayudara a la familia a conseguir la ansiada paz para proseguir con sus vidas.

“Nosotros no tenemos nada que ver en la política”, le habría dicho uno de los jóvenes a Otero, al tiempo de insinuarle un supuesto crimen con tinte partidario.

La caravana fue despedida en el campo santo por numerosos adherentes de Magdaleno, quienes aseguraron que el polémico político iba a ganar las próximas elecciones municipales y que por eso lo eliminaron.

“Debí criarlos con armas”

En el otro velatorio, el de los Peña, en Cerro Memby, el patrón de Félix e Isaac, el ganadero Hugo Ramón Cibils Bogado (72), declaró estar arrepentido de no haber criado a padre e hijo con un arma en la cintura, ya que en la zona de Yby Yaú nadie puede andar descuidado, según declaró a la prensa.

Cibils, dueño de la cabaña “Cerro Memby”, que administraban los ahora asesinados, recordó que el señor Félix empezó a trabajar con él cuanto tenía 18 años, hace exactamente 30 años.

El ganadero, quien trabaja como abogado en Alto Paraná, también se declaró amigo personal de Magdaleno Silva y atribuyó al narcotráfico la muerte de las cuatro personas, descartando así un trasfondo político.

Félix Peña era un reconocido poblador de la ciudad, y su hijo Isaac se había recibido recientemente como veterinario.

El joven se casó hace poco tiempo y su esposa está embarazada de tres meses.

Los Peña fallecieron solo segundos después de llegar a la casa de Magdaleno, con quien tenían planeado hacer una transacción relacionada con la ganadería.

El ataque se inició ni bien se sentaron en unos bancos instalados en el paseo central de la avenida San Juan de Yby Yaú.

Una frondosa comitiva fiscal y policial investiga el suceso.

Más de cien disparos

Luego de la inspección realizada en el lugar del atentado, en Yby Yaú, se constató que los sicarios efectuaron más de 100 disparos con sus fusiles, que además de impactar a las víctimas alcanzaron los árboles, bancos y la residencia de Magdaleno Silva. El exlegislador recibió seis impactos, su hijo Fernando 17 tiros, ya que intentó repeler el ataque con su pistola. El ganadero Félix Peña acusó 14 proyectiles y su hijo Isaac Peña Torales sufrió dos balazos.

ABC Color