Ecuador inaugura el ‘Decenio Internacional de los Afrodescendientes’

Autoridades de las diferentes funciones del Estado ecuatoriano y el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, inauguraron este jueves el ‘Decenio Internacional de los afrodescendientes’, proclamado por la ONU para promover políticas de reconocimiento, justicia y desarrollo para ese grupo humano que en Ecuador representa poco más del 7% de la población.

Con una ceremonia ancestral desarrollada por el grupo Las Cimarronas en la sede de Unasur al norte de Quito, se dio inicio a la Mesa Temática Pro Decenio de los Afrodescendientes, que discutir políticas encaminadas a lograr la reivindicación de los grupos afrodescendientes en el país, consolidar la equidad y la inclusión en los espacios de poder.

Samper reconoció la necesidad de “brindar un tratamiento inclusivo” a ese grupo poblacional y consideró “fundamental reivindicar su identidad y sus raíces que apuntan a la historia suramericana”.

“El argumento de la identidad no puede ser una excusa para no ocuparse del tema de fondo de la igualdad y la reivindicación social”, dijo Samper. Adelantó que propondrá en el Consejo de Desarrollo Social de la Unasur la construcción de “leyes de discriminación positivas en todos los países que les reconozcan los derechos a los afrodescendientes”.

La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) proclamó una resolución el 23 de diciembre de 2013 en la que declaró el ‘Decenio Internacional para los Afrodescendientes’ entre 2015 y 2024, con el objetivo de “fortalecer la cooperación nacional, regional e internacional en relación con el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de las personas de ascendencia africana, y su plena e igualitaria participación en todos los aspectos de la sociedad”, según indica el organismo en su portal web.

Según la ONU, alrededor de 200 millones de personas se identifican a sí mismas como descendientes de africanos que viven en las Américas. En Ecuador suman 1.041.551, es decir, más del 7,2% de los habitantes, la mayoría asentada en las provincias de Esmeraldas e Imbabura, según el censo poblacional de 2010.

La presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, quien también participó en el evento, indicó que el ‘Decenio de los Afrodescendientes’ “permitirá construir agendas nacionales, regionales y globales que se potencien unas a otras y contribuyan a una contribución de esfuerzos más efectiva”.

Desde el Ecuador se propone el empoderamiento de los afrodescendientes para el “reconocimiento y construcción de sus derechos como individuos y pueblo”. Además se busca la eliminación de los obstáculos que impiden acceso a la justicia en condiciones de igualdad y garantizar la implementación de políticas públicas orientadas a la reducción de la exclusión, dijo Rivadeneira.

Añadió que en el ámbito del desarrollo se apunta a la “eliminación de la pobreza como condición indispensable del Buen Vivir”.

Rivadeneira resaltó el trabajo que se ha hecho desde el poder Legislativo para “construir una sociedad más igualitaria, libre de racismo y segregación” con la aprobación, por ejemplo, de la Ley de Consejos e Igualdad que dispone la creación de un Consejo Nacional de Igualdad de Pueblos y Nacionalidades del país.

La asambleísta destacó que en estos 10 años se redoblarán los esfuerzos para definir estrategias en el plano regional que sea “un impulso a las políticas de igualdad en cada uno de los países de la Unasur”.

Agustín Delgado, exfutbolista, asambleísta afrodescendiente y vicepresidente de la Mesa Temática Prodecenio, indicó que la declaración del decenio servirá para fomentar “un desarrollo integral para los afrodescendientes”.

Dijo que entre los principales retos para la década destacó los relacionados al desarrollo de la infraestructura en los sitios en los que se asientan las comunidades afrodescendientes. Según el legislador también se debe trabajar en temas de salud, educación, y oportunidades para esos grupos.

Andes