El Salvador vive un día histórico con la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero

La Iglesia católica y el gobierno anunciaron que todo se encuentra listo para que el próximo sábado sea beatificado monseñor Óscar Arnulfo Romero, en una gigantesca ceremonia a la que se espera acudan unas 300,000 personas, tanto salvadoreños como delegados extranjeros.

La ceremonia central, que tendrá lugar en la plaza del Salvador del Mundo, será presidida por el enviado especial del papa Francisco y del Vaticano, el cardenal italiano Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Amato tendrá a su cargo la homilía de beatificación del ya popularmente conocido como “San Romero de América”, destacado defensor de los pobres y de las víctimas de violaciones a los derechos humanos en la década de 1970.

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, nacido el 15 de agosto de 1917 en la empobrecida Ciudad Barrios del departamento de San Miguel, fue asesinado por un escuadrón de la muerte de ultraderecha el 24 de marzo de 1980, cuando oficiaba una misa en memoria de una difunta.

Según el informe de la Comisión de la Verdad un disparo calibre 22, realizado por un francotirador contratado por el grupo que comandaba el ya fallecido mayor Roberto D’Aubuisson, fue el que destrozó el corazón del religioso.

Romero fue nombrado al frente del arzobispado cuando el país era “una bomba de tiempo”, en la antesala de la guerra civil que duró 12 años y dejó más de 70,000 muertos, 8,000 desaparecidos y un millón de refugiados.

Monseñor era conocido como “la voz de los sin voz”: sus homilías domingo a domingo se habían convertido en espacios de denuncias acerca de la grave violación a los derechos humanos que practicaban las fuerzas oficiales y las guerrillas insurgentes.

El Vaticano, después de investigaciones que duraron más de dos décadas, declaró la muerte como un “asesinato sacrílego” contra un miembro ejemplar de la Iglesia y por lo tanto, en febrero pasado Romero fue declarado “mártir” y su martirio allanó el camino para su beatificación.

Tras conocerse públicamente la noticia, tanto el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, como el actual arzobispo, José Luis Escobar, lanzaron llamados de unidad a la nación. Monseñor Jesús Delgado, postulador local de la causa de Romero, catalogó al obispo como “el nuevo prócer para el nuevo El Salvador”.

Tras la beatificación de Romero, el primer salvadoreño que recibe dicha condición, el Vaticano iniciará el proceso de canonización para convertirlo en santo, gracias a que el año pasado el papa Francisco “desbloqueó” el proceso, que se había estancado por la polémica en algunas altas esferas vaticanas, que veían el crimen enmarcado en la violencia de la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

Se calcula que unos 2,000 policías y 45,000 socorristas voluntarios resguardarán la seguridad de la ceremonia de beatificación de Romero. “Está listo el plan de seguridad que se implementará desde un día antes y durante la beatificación”, declaró a la prensa nacional y extranjera el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez Landaverde.

Por su parte, monseñor Rafael Urrutia explicó que la iglesia salvadoreña lleva cuatro meses preparando el evento, que no tiene precedentes en la historia local y será cubierto por unos 400 periodistas.

Urrutia aseveró que participarán más de 1,200 sacerdotes, además de 200 obispos provenientes de Centroamérica y de otras partes del mundo. Además estarán los cardenales Jaime Ortega, de Cuba; Leopoldo Brenes, de Nicaragua; José Luis Lacunza, de Panamá; Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, de Honduras.

Otras 6,000 personas, entre ellas 1,500 procedentes de diversas comunidades y parroquias, el clero local, los mandatarios visitantes y funcionarios del gobierno serán ubicados en la plaza como invitados especiales. En las calles aledañas han sido instaladas pantallas gigantes para que todos puedan ver y escuchar la ceremonia.

La Página

Representantes de derechos humanos exigieron al Fiscal General reapertura en caso Monseñor Romero

Entre consignas y pancartas diferentes organizaciones de derechos humanos y miembros de distintas comunidades se concentraron frente a la Fiscalía General de la República (FGR), para exigir al fiscal general, Luis Martínez, reabrir el caso del asesinato de Monseñor Romera y se juzgue y sancione a los responsables de dicho crimen.

Asimismo, el abogado Alejandro Díaz, de Tutela Legal María Julia Hernández, afirmó que el escrito que entregaron al Fiscal General de la República es para solicitar la investigación del asesinato de Monseñor Romero. “Con este escrito vamos a solicitar a la Fiscalía que investigue el caso, ya que en 1993 se solicitó ley de amnistía para este caso, pero muchas instancias legales internacionales y nacionales han señalado que estos crímenes de lesa humanidad no deben ser excluidos dentro de las líneas de prescripción.

La comisión Interamericana estableció que este crimen debe investigarse de manera imparcial y efectiva y en el 2014, la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ha solicitado que para estos crimines se haga una investigación eficaz y contundente con conclusiones de los responsables de este caso”, aseguró el abogado, además mencionó que el fiscal tiene toda la obligación de investigar de oficio estos crímenes.

En el escrito que se entregó al fiscal se incluyeron todas las investigaciones y conclusiones que la Comisión de la Verdad, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y la Comisión Interamericana ha realizado en torno al caso Monseñor Romero, asimismo, los señalamientos que dichas instituciones han hecho sobre los responsables materiales e intelectuales del asesinato.

En ese sentido, los representantes de las organizaciones de derechos humanos, manifestaron su descontento con el trabajo que ha realizado la FGR y condenan al fiscal Luis Martínez de no tomar cartas en el asunto sobre el tema. “Yo tengo mis dudas con el actual fiscal, ojalá que ahora él muestre nueva apertura, porque se ha visto en otros casos cómo es de lento para investigar o ayudar”, manifestó Germán López, reverendo de la Iglesia Anglicana.

Asimismo, denunció que para la beatificación de Monseñor Romero se han excluido muchas instituciones que luchan por que se esclarezca el caso. “No han tomado en cuenta la Fundación de Monseñor Romero donde trabaja Marisa d´Abuisson que es ferviente defensora y que ha luchado porque este caso no quede impune sólo porque es familia del autor del asesinato, pero ella no tiene nada que ver con esto”, afirmó López.

Al finalizar la reunión con el Fiscal General, Díaz manifestó que el este se comprometió a revisar el caso. “Él se comprometió a revisar el caso y que va a tratar de hacer la investigación o algún tipo de seguimiento de lo que se le ha entregado , además se le explicó que están todos los informes de la Comisión de la Verdad, de la Comisión Interamericana y de la PDDH del juicio civil en Estados Unidos y que en todo eso hay señalamientos de los autores materiales e intelectuales del asesinato”, detalló.

Los manifestantes pidieron al fiscal una investigación completa, parcial y objetiva del asesinato de Monseñor Romero y exigieron que entregue resultados lo antes posible para sancionar a los asesinos.

Voces