Elecciones en Uruguay: el Frente Amplio gana en principales distritos pero el Partido Nacional se queda con la mayoría de las intendencias

Con la confirmación del triunfo del Frente Amplio en el litoral, la evaluación primaria del resultado electoral es que el Partido Nacional mantiene las intendencias de 2010. En tanto el Frente Amplio aparece como ganador, ya que aumenta de 5 a 6 sus comunas: Montevideo, Canelones, Salto, Rocha, Río Negro y Paysandú.

Luego, el golpe más duro lo recibieron los colorados – y en especial el líder Pedro Bordaberry-, por el triunfo en Salto del frenteamplista Andrés Lima. De este modo, solo mantienen Rivera, con Marne Osorio como intendente.

La coalición de izquierdas volvió a arrasar en Montevideo y Canelones, con ventajas que afianzan la hegemonía y hacen pensar que tienen crédito por años. En la capital recuperó al desencantado que hace cinco años votó en blanco.Conservó al mismo tiempo el gobierno en Rocha pero perdió a manos de los blancos el departamento de Maldonado, el tercer distrito en cantidad de habilitados y uno de los más importantes en cuanto a la generación de divisas, sobre todo las que llegan del turismo.

El Partido Nacional mantuvo sus 12 intendencias con respecto a 2010, ya que sumó dos con las victorias en Maldonado y Artigas. Pero perdió Paysandú y Río Negro, dos sitios donde era gobierno.

Perdió Mujica

En la capital ganaron los socialistas. Martínez tiene un perfil moderado dentro del FA, lo que ofrece una coherencia política entre el gobierno nacional y el departamental. La coalición se mantiene en Montevideo pero cambia de manos hacia la interna, porque desde 2005 gobiernan dirigentes del mujiquismo: Ricardo Ehrlich (2005-2010) y Ana Olivera (2010-2015).

El resultado de anoche tanto en Montevideo en otros puntos del interior implica, además, una derrota del Movimiento de Participación Popular (MPP), el sector que fundó y lidera el expresidente José Mujica (2010-2015), que desde su nacimiento en 1989 nunca paró de crecer en cada elección. Mujica y el MPP se quedaron con Canelones (donde gobernará Yamandú Orsi) y Rocha (Aníbal Pereyra), cuando en la previa aspiraba a ganar en Cerro Largo con su candidato Alfredo Fratti, y retener Artigas con Patricia Ayala.

Además, Darío Pérez en Maldonado formaba parte de sus aliados y aspiraba a quedarse con la intendencia, y perdió. Con su proceder en Montevideo, el FA pareció aprender de las lecciones de 2010, cuando más de 10% de sus votantes dejaron en blanco el sobre electoral en clara señal de protesta por la forma de elegir la candidatura única de Ana Olivera en detrimento de la de Daniel Martínez. Esta vez abrió una excepción histórica a sus tradiciones y a lo que marcan sus estatutos, y habilitó la candidaturas múltiples. Dos de los tres postulantes, además, fueron figuras de primera línea de los cuadros de izquierda.Diálogo y fracasoLa elección en Montevideo mostró más novedades importantes. Estuvieron ausentes el Partido Nacional y Colorado de forma individual, ya que se asociaron en el lema Partido de la Concertación para acumular votos con la intención de sacar de la capital a la coalición de izquierdas.

Edgado Novick, que compitió como candidato independiente en la Concertación, fue una de las grandes sorpresas de la elección. Este empresario que entró para sumar al caudal de blancos y colorados, se terminó quedando con el primer lugar en la interna del lema opositor.Anoche, al dirigirse a sus seguidores tras conocer los resultados, prometió continuar en carrera rumbo a 2020. En la oposición hay dudas sobre el futuro de este nuevo actor en la política. Algunos colorados especulan que puede adueñarse de ese partido, ya que al analizar los datos de los comicios salta a las claras que los votos de esa colectividad fueron con Novick.

Por otra parte, si bien Jorge Larrañaga y su grupo Alianza Nacional corren riesgo en Paysandú, ganaron con Pablo Caram en Artigas y, aunque Enrique Antía no es del cerno del sector, tuvo un acuerdo con el paraguas genérico que lideró Larrañaga en las elecciones de octubre, Futuro Nacional.

En tanto, los colorados inician ahora una etapa de evaluación de un ciclo electoral nefasto para sus intereses. Rivera, donde volvió a ganar con luz, es el único lugar donde los colorados son el partido favorito. Al cierre de esta edición peleaban por mantener Salto. A Pedro Bordaberry le quedaba solo esperar si su mano derecha, Germán Coutinho, retenía la intendencia de Salto, el único lugar donde gobierna Vamos Uruguay. Sin embargo, el Partido Colorado terminó perdiendo y el triunfo fue del frenteamplista Andrés Lima.

El Observador

Festejos y lamentos para todos

Los tres pueden encontrar motivos para festejar … y lamentarse. El nuevo mapa político, surgido de las elecciones departamentales de ayer domingo, muestra que la coalición de izquierda confirmó su hegemonía en Montevideo y Canelones y se hizo fuerte en el litoral.

De todos modos, llora la pérdida de Maldonado, y en menor medida la de Artigas, a manos del Partido Nacional. Los blancos, por su parte, se llevaron lo que en estas elecciones era la joya de la corona (Maldonado), y los colorados renovaron en Rivera y disputaban, de atrás, voto a voto con la coalición de izquierda en Salto.

Así, el Frente Amplio se quedó con las intendencias de Montevideo, Canelones, Rocha y Río Negro, intendencia que perdió el Partido Nacional.

Los blancos se quedaron con Maldonado, San José, Flores, Florida, Colonia, Soriano, Durazno, Lavalleja, Treinta y Tres, Cerro Largo, Tacuarembó y Artigas; y la tenían muy difícil para retener Paysandú.

El Partido Colorado confirmó su triunfo en Rivera y cruzaba anoche los dedos en Salto por su candidato Germán Coutinho, la mayor apuesta del líder de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry.

Estas elecciones departamentales también se jugaban en las internas de los partidos políticos. En el Frente Amplio la figura del momento es sin duda Daniel Martínez, el senador socialista que en 2010 el Movimiento de Participación Popular (MPP) le bloqueó su candidatura a la Intendencia de Montevideo y operó a favor de la comunista Ana Olivera. Ahora, cinco años después, Martínez tuvo su oportunidad y duplicó los votos de la candidata del MPP, Lucía Topolansky, asestándole el primer golpe electoral serio al sector liderado por el expresidente José Mujica desde su fundación en 1990.

Pero no fue la única derrota que sufrió Mujica en estas elecciones. El MPP había apostado fuerte a la candidatura de Luis Fratti en Cerro Largo, y apoyó a Darío Pérez en Maldonado. En ambos departamentos, donde Mujica hizo campaña electoral con intensidad y el presidente Tabaré Vázquez realizó sus dos primeros consejos de ministros en el interior del país, el Frente Amplio perdió.

El MPP, en cambio, sí puede festejar por estas horas los triunfos de Yamandú Orsi en Canelones y de Aníbal Pereyra en Rocha.

Al Partido Nacional las departamentales de ayer le dejaron un sabor agridulce. Se hizo de la mayoría de las intendencias del interior, pero en Montevideo su candidato por la Concertación, Álvaro Garcé, quedó lejos del nivel de votación de los blancos en mayo de 2010. Su mayor trofeo pasó a ser Maldonado, que recupera de la mano de Enrique Antía.

Los resultados en Montevideo dejaron además mal parado al Partido Colorado: según la proyección de Cifra, su candidato por la Concertación, Ricardo Rachetti, alcanzaría apenas el 2% de los votos.

Edgardo Novick, el candidato independiente por la Concertación, pasó así a ser la nueva cara de la oposición en Montevideo. No solo duplicó la votación de sus compañeros de lema Garcé y Rachetti, sino que se ubicó como el segundo candidato más votado, superando incluso a Topolansky.

La Concertación obtuvo un nivel de votación algo por debajo de la suma de blancos y colorados en mayo de 2010.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

Según la proyección de la consultora Cifra divulgadas anoche en canal 12, el Frente Amplio obtendría en Montevideo el 53% de los votos y la Concertación el 35%. Esto da que la coalición de izquierda estaría votando unos siete puntos por encima de lo que obtuvo en mayo de 2010, y el nuevo lema unos cuatro puntos menos que la suma de blancos y colorados.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

Novick dijo anoche que la Concertación “llegó para quedarse”, y dejó abierta la puerta para volver a presentarse dentro de cinco años. “La Concertación nació de la gente y hoy es una realidad. Es una nueva forma de pensar. La Concertación es no dividirnos. Es todos unidos. Hoy la Concertación está respaldada por casi la mitad de los ciudadanos de Montevideo. Ese aval implica un nuevo tiempo para Montevideo. Queda demostrado que la gente no quiere más la vieja discusión entre izquierda y derecha”, dijo anoche Novick.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El nuevo lema puede festejar en Montevideo el triunfo en el Municipio CH, que abarca los barrios Pocitos y Punta Carretas, que al Frente Amplio le deja una espina similar a la pérdida de Maldonado.

Los líderes blancos y colorados también se jugaban sus propias internas en estas elecciones.

En el Partido Nacional, la mayoría de los intendentes electos ayer responden al sector Alianza Nacional de Jorge Larrañaga. Son los casos de Artigas, Cerro Largo, Treinta y Tres, Colonia, Tacuarembó, Maldonado, Soriano y Lavalleja.

Río Negro, donde ganó el Frente Amplio, y Paysandú (departamento del que Larrañaga es oriundo) también tenía candidatos de Alianza Nacional.

Otros tres intendente electos del Partido Nacional responden al sector Todos Hacia Adelante de Luis Lacalle Pou: Florida, Flores y Durazno.

En San José, el intendente reelecto José Luis Falero hizo acuerdos con los dos grupos blancos.

En el Partido Colorado festejó tranquilo en Rivera el sector Batllista de Ley, liderado por José Amorín y Tabaré Viera, que logró la reelección de Marne Osorio. Bordaberry, en cambio, no la tenía segura anoche en Salto con su excompañero de fórmula, Germán Coutinho.

Paysandú y salto con desenlace incierto.

En los departamentos de Paysandú y Salto nadie durmió. En Paysandú, la pelea estaba entre el frenteamplista Guillermo Caraballo y el nacionalista Bertíl Bentos, que iba por la reelección. La diferencia era de pocas decenas de votos a favor de Caraballo.

En Salto, en tanto, la intendencia se la disputaban el frenteamplista Andrés Lima y el colorado Germán Coutinho, que iba por la reelección. Aquí la diferencia también era de pocas decenas de votos a favor de Lima.

De confirmarse que se hace de Paysandú y Salto, y con el triunfo confirmado en Río Negro, el Frente Amplio queda muy bien posicionado en el litoral, pese a perder en Artigas. En Paysandú y Salto la coalición de izquierda ya había gobernado en el período 2005-2010.

Además, sumaría una intendencia más a las que obtuvo en mayo de 2010, pasando de cinco a seis. Ahora pierde Maldonado y Artigas, pero ganaría Paysandú, Salto y Río Negro, a las que se suma Montevideo, Canelones y Rocha.

El País