Gobierno venezolano impulsa Plan Nacional de Semilla para fortalecer la soberanía alimentaria

El Gobierno Bolivariano impulsa el Plan Nacional de Semilla, creado en 2005, para fortalecer la soberanía alimentaria, por medio de un trabajo en conjunto entre las vicepresidencias de Planificación y Conocimiento y de Soberanía y Seguridad Alimentaria, que permitirá ahorrar más de 300 millones de dólares en importaciones.

Así lo informó Ricardo Menéndez, vicepresidente de Planificación y Conocimiento, durante una rueda de prensa en la sede de la institución, ubicada en Parque Central.

Ménendez afirmó que el Plan Nacional de Semilla “es un tema de soberanía nacional, de amplio impacto desde el punto de vista de desarrollo de nuestro país”, y que por ende se asume como un desafío para combatir la guerra económica impulsada por la derecha, estrategia que busca desestabilizar a la población por medio del acaparamiento, sobreprecio y especulación de los productos de primera necesidad.

Para fortalecer la soberanía alimentaria, las vicepresidencias de Planificación y Conocimiento y de Soberanía y Seguridad Alimentaria llevarán a cabo un plan, de cuatro puntos fundamentales, que involucre los centros de formación de todo el país y el trabajo del campo.

El primer eje del plan será “la formación masiva para el desarrollo y soporte de las técnicas vinculadas en la propagación y generación de las semillas”, que tendrá impacto en tres mil trabajadores del campo y en el que se incorporarán las universidades del país, sobre todo las politécnicas territoriales, indicó Menéndez, en transmisión a VTV.

En segundo lugar, se busca el fortalecimiento de la red de laboratorios del país, que actualmente cuenta con 8 unidades, para tener al menos un laboratorio en cada estado. El tercer punto, busca la innovación genética de las semillas para impulsar la producción agrícola, mientras que el cuarto eje plantea el desarrollo de las técnicas de manejo y protección de los simientes.

El Plan Nacional de Semilla fue creado en 2005 por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, para garantizar la soberanía del sector agrario y asegurar que los productores obtengan un material genético de calidad que impulse el desarrollo alimentario de la nación.

AVN