Guatemala: se secan 4 ríos a causa de la deforestación de área boscosa

Las condiciones naturales de los ríos Guastena, Motochico, Chailaque y Chacahuaca llaman la atención de los habitantes del municipio de Concepción Quezaltepeque (Chalatenango), pues en los últimos dos años su caudal ha disminuido considerablemente, hasta el punto de quedar sin agua durante la época seca.

Esto genera preocupación en la zona, tanto en habitantes como autoridades locales, pues de dichos afluentes se abastece de agua potable Concepción Quezaltepeque, y de continuar la sequía, el próximo año la situación empeorará. “Si sigue el problema ya no vamos a tener agua para el otro año, ni habrá cultivos”, afirma Rubén Alvarado, habitante de Concepción Quezaltepeque.

Según pobladores, el problema empezó hace tres años, cuando el anterior gobierno municipal de Concepción Quezaltepeque otorgó permisos para talar árboles en las zonas aledañas y construir muros de contención, y también para cultivar.

“Hace unos tres o cuatro años había árboles grandes en los cerros y ayudaban mucho para mantener el agua, pero ahora los han cortado y hasta riegan pesticidas. Eso se realizó en el período pasado”, dijo Miguel Funes, el alcalde.

Los ríos que casi desaparecen en la época seca nacen en las áreas boscosas del municipio y de La Montañona, área natural protegida. Dichos afluentes tienen un recorrido de 25 kilómetros, aproximadamente, y desembocan en el embalse del Cerrón Grande, el espejo de agua más importante y extenso del país.

A finales de 2014 fueron talados árboles y quemaron las zonas del macizo montañoso, lo que afectó a más del 70 % de los cerros del municipio. Según contó el actual alcalde, nunca hubo en ese entonces un pronunciamiento de la comuna para frenar o denunciar dicho problema.

“La montaña sin árboles hace que haya más calor y menos agua, y nosotros como nuevo concejo vamos a rescatar las zonas y tomar medidas para que el fenómeno ya no siga afectando”, agregó el jefe municipal.

Algunos pobladores del cantón Llano Grande aseguran que, para agravar el impacto de la deforestación, en la parte alta del río Guastena los agricultores de la zona han instalado tubos que transportan agua en grandes cantidades hasta los terrenos cercanos donde hay cultivos.

Afirman también que otra cantidad de agua que se saca sirve para llenar piscinas en centros recreativos del sector. “Considero que parte del problema de que no haya agua se debe a que han puesto tubos para halar agua, por eso cuando el río llega al pueblo ya no lleva agua y solo se ven piedras”, externó un poblador del cantón Llano Grande.

Funes manifestó que regularán las instalaciones de mangueras y tubos en el cauce del río, con el fin de evitar una mayor disminución de agua.

Juan Escobar, promotor cultural y presidente del Comité de Desarrollo Ambiental de Concepción Quezaltepeque, señaló que los agricultores no tendrían necesidad de instalar tubos en los ríos para sacar agua en grandes cantidades si las áreas boscosas estuvieran forestadas, pues el agua naturalmente mantendría húmedos los terrenos con cultivos y el ganado tendría suficiente recurso en los ríos.

Otro factor que incide en la sequía es el proceso de urbanización en el municipio, que avanzó considerablemente en los últimos años. El alcalde de Concepción Quezaltepeque dice que desconoce sobre los permisos que el anterior concejo municipal otorgó a dueños de terrenos para construir caminos y viviendas, pero afirmó que está comprometido a verificar cada proyecto que será ejecutado y otros en ejecución.

Prensa Gráfica