Panamá: Indígenas abandonan mesa de diálogo con el Gobierno por el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco

Indígenas de la Comarca Ngbe Buglé abandonaron este lunes 18 de mayo la mesa de diálogo que integraba con el Gobierno de Panamá y una comisión de Naciones Unidas, para decidir sobre el futuro de la hidroeléctrica Barro Blanco, el cual es rechazada por la comunidad vecina al proyecto.

“Sí, la comunidad indígena y campesina ha abandonado la mesa de negociación. Naciones Unidas va a hablar por separado con la comunidad indígena y campesina, con la empresa (promotora del proyecto) y con el Gobierno para buscar puntos en común”, confirmó a Acan-Efe una fuente de la CancillerÍa panameña.

El proyecto de Barro Blanco, desarrollado por la empresa hondureña Generadora del Istmo (Genisa), fue suspendido el pasado febrero por el Gobierno, que alegó, entre otras cosas, problemas medioambientales y falta de acuerdo con las comunidades vecinas.

Aunque la planta hidroeléctrica tiene un 95 % de avance, los indígenas rechazan su construcción porque, desde su perspectiva, afecta el medioambiente y sus tradiciones religiosas.

“No se puede cancelar un proyecto que lleva el 95 % de avance”, reconoció la misma fuente de Cancillería.

La ONU participa como mediador del conflicto y, a partir de ahora, tendrá que hablar por separado con las partes, ya que los indígenas abandonaron la mesa de diálogo conjunto.

El pasado 5 de mayo el Gobierno dijo que uno de los escenarios que se barajan es que Genisa no termine la obra por haber incurrido en “incumplimientos ambientales reiterados”.

El proyecto ha sido un foco constante de conflicto con las comunidades de la comarca Ngbe Buglé, pues el lago que formará la represa inundará 5,6 hectáreas de terrenos anexos a esa población cuando sea temporada de lluvias.

En el lecho del rÍo Tabasará, que alimentará la presa, está un petroglifo precolombino que sirve de culto principal de la iglesia sincretista Mama Tadta, y quedará permanentemente cubierto de agua cuando el lago se forme.

La hidroeléctrica de Barro Blanco comenzó a construirse en el 2011 y proyecta generar 28,56 megavatios, cerca del 2 % de la capacidad instalada del país.

La Prensa