Puerto Rico: incremento del IVU es criticado por economistas y dificulta las aspiraciones de reelección del Gobernador

Las disputas contributivas entre el Ejecutivo y los miembros de la mayoría del Partido Popular Democrático (PPD) en la Legislatura han diezmado la confianza del pueblo en la clase política y han reducido significativamente las probabilidades de reelección del gobernador Alejandro García Padilla.

Según el analista político Domingo Emanuelli, el acuerdo de la Conferencia Legislativa del PPD del pasado jueves es una “estocada” en contra del gobernante ya que se sacaron del panorama los alivios en la contribución sobre ingresos que había prometido García Padilla.

“Yo creo que esto fue un ataque frontal en contra de las aspiraciones de reelección del gobernador. La propuesta que podía mantenerlo en pie de lucha en las elecciones eran los alivios contributivos”, sostuvo Emanuelli.

Por el otro lado, el expresidente de la Cámara de Representantes, José Ronaldo Jarabo, afirmó que el acuerdo alcanzado es un reflejo de las propuestas que estaban lo suficientemente maduras para lograr su aprobación tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

La propuesta inicial del gobernador era la imposición de un Impuesto al Valor Añadido de 16% junto a una serie de rebajas en las contribuciones sobre ingresos. Posteriormente, fue modificada y esa tasa fue reducida a un 14% y se admitieron una serie de exenciones al IVA. Aun con los cambios, esto fue rechazado en la Cámara de Representantes. Seis legisladores de la mayoría PPD votaron en contra de la reforma contributiva.

El acuerdo del jueves consistió en el aumento del IVU a un 11.5%, en la eliminación de los alivios contributivos prometidos, el establecimiento de una contribución a las megatiendas por transfer pricing y recortes presupuestarios de unos $650 millones.

“Yo lo que creo es que se buscó una solución que podía ser aprobada y que da un poco más de tiempo para encontrar alternativas que sean de consenso”, manifestó Jarabo.

“A todo gobernante le gusta hacer cosas simpáticas para el pueblo, pero en este nuevo panorama esas consideraciones no van a estar”, añadió el también analista político.

Emanuelli, entretanto, opinó que la oposición cameral a la propuesta del gobernador forma parte de una división interna dentro del PPD entre los que favorecen las iniciativas y la reelección de García Padilla y los que buscan un nuevo candidato para las elecciones del 2016. Entre los posibles sustitutos de García Padilla en la candidatura a la gobernación se menciona al presidente del Senado, Eduardo Bhatia , y al secretario de Estado, David Bernier.

“Para mí todo esto es una trampa política. Yo creo que el gobernador debe seguir exigiendo que haya alivios contributivos porque de lo contrario no va a tener oportunidad alguna de revalidar en las elecciones”, indicó Emanuelli.

Los problemas de viabilidad política de García Padilla vienen de la misma noche de las elecciones generales en noviembre de 2012. El líder popular alcanzó la victoria en la contienda por un margen de 11,285 votos. Esto es el 0.60% del sufragio.

Su antecesor en el Palacio de Santa Catalina, el exgobernador Luis Fortuño, del Partido Nuevo Progresista (PNP), durante su cuatrienio tomó una serie de determinaciones “antipáticas” desde el punto de vista electoral. Algunos analistas políticos acentúan que esas determinaciones, la mayoría de índole económica, causaron la caída en la popularidad de Fortuño y le costaron la reelección.

En las elecciones generales del 2008, Fortuño sacó 1,025,965 votos. En el 2012, los sufragios se redujeron a 884,775. Esto representa una pérdida de 141,190 votos en un periodo de cuatro años.

El Nuevo Día