Bolivia: renuncia la presidenta del Tribunal Supremo Electoral

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Wilma Velasco, presentó ayer su renuncia a ese órgano del Estado, luego de los diferentes cuestionamientos por supuesta parcialización de su actuar y de sus vocales, según señalaron fuentes allegadas a la entidad.

La hasta hoy presidenta del máximo ente electoral también presentó su renuncia ante la Asamblea Legislativa Plurinacional, de acuerdo a información difundida por la red televisiva Cadena A.

Velasco fue elegida presidenta del TSE el 2012, sucedió a Wilfredo Ovando en ese cargo. Su gestión recién debía culminar en 2016.

La renuncia de la funcionaria ocurre luego de que la vocal Dina Chuquimia fuera alejada momentáneamente del organismo por retuitear al candidato a la Alcaldía de La Paz por el partido de gobierno (MAS) y la suspensión de su colega Ramiro Paredes por participar en una fiesta por su cumpleaños con militantes del MAS.

Antecedentes       

Durante la gestión de Velasco se realizaron las elecciones nacionales y subnacionales. En este proceso el TSE inhabilitó a 228 candidatos del partido opositor Unidad Demócrata (UD) en el Beni.

Luego de las elecciones subnacionales, Velasco junto al TSE ratificó la decisión del Tribunal Departamental de Chuquisaca que excluyó 9.070 votos en favor del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), para dar la victoria al oficialista Esteban Urquizu.

Sin  embargo, la propia Velasco dijo en esa ocasión que se sentía “indignada” por el proceder de los vocales del TED de Chuquisaca que ocultaron resoluciones y sellaron los resultados electorales antes de resolver las impugnaciones presentadas por el FRI y la agrupación Chuquisaca Somos Todos.

Contra Paredes

Con un solo voto disidente, precisamente el de Wilma Velasco, la sala plena del TSE aprobó enviar a un proceso disciplinario al vocal Ramiro Paredes, lo que conlleva una suspensión de sus funciones en el cargo y la retención de su salario.

La decisión fue tomada tras analizar la denuncia con video interpuesta por el senador de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz, por faltas muy graves. El proceso disciplinario podría concluir en la destitución del funcionario.

Los vocales cuestionados

La anterior semana el vocal del Tribunal Supremo Electoral, Paredes, a pocas horas de haberse determinado su procesamiento disciplinario con suspensión de actividades y retención de su salario, cuestionó a sus juzgadores, sobre quienes, dijo, pesan denuncias similares a la suya y otras mucho más graves, pese a lo cual no fueron procesados y menos suspendidos de sus actividades.

“¿Quiénes me van a juzgar?”, si son personas que también fueron objeto de denuncias”, cuestionó en alusión al vocal Wilfredo Ovando señalado por hacer campaña por el MAS dentro del grupo “Abogados por el Cambio” de Cochabamba; Irineo Zuna, denunciado por tener militancia en el partido oficialista; Dina Chuquimia, por reenviar mensajes de la campaña del excandidato Guillermo Mendoza;  además de Fanny Rivas, por evasión fiscal al igual que el vocal Marco Ayala.

La presidenta del TSE, Wilma Velasco, fue el voto disidente en la sala plena bajo el argumento de que habría adelantado criterio respecto al caso Paredes.

Según Paredes, los vocales del TSE no sólo vulneraron sus derechos, sino también el artículo 117 de la Constitución Política del Estado (CPE) que crea jurisprudencia como una parte integrante del derecho al debido proceso.

Los Tiempos