Visitas de estadounidenses a la isla aumentaron un 36% desde enero

La distensión de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha producido un impactante aumento del 36% en la cantidad de visitas de estadounidenses a la isla, incluyendo a miles que vuelan a Cuba desde terceros países, como México, para evitar las restricciones al turismo a la isla impuestas por la potencia del norte.

El aumento más notable se experimentó en los estadounidenses sin lazos familiares en Cuba que visitaron la isla entre el primero de enero y el nueve de mayo de este año, comparados con el mismo periodo de 2014, según las estadísticas ofrecidas a The Associated Press por un profesor de la Universidad de La Habana.

Además del aumento en visitantes estadounidenses, Cuba registró un 14% de incremento en llegadas del mundo entero entre enero y principios de mayo, comparadas con las del mismo periodo del año pasado.

Las cifras del aumento turístico

Del primero de enero al nueve de mayo de 2015, 51.458 estadounidenses visitaron Cuba, comparados con los 3,459 que lo hicieron durante ese periodo el año pasado, según las nuevas estadísticas ofrecidas exclusivamente a The Associated Press por José Luis Perello Cabrera, un economista del centro de estudios turísticos de la Universidad de La Habana que tiene acceso a cifras oficiales. Los números incluyen detalles reveladores como los miles de estadounidenses que entran a Cuba a través de terceros países, muchos para evitar las restricciones turísticas impuestas por Estados Unidos.

Hubo 38,476 visitantes que volaron directo de Estados Unidos a Cuba, comparados con los 29,123 durante el mismo periodo del año pasado.

Otros 12,982 estadounidenses llegaron vía terceros países, un aumento de 57% sobre los 8,246 estadounidenses que volaron a Cuba desde otro lugar durante el mismo periodo del año pasado.

México, las Bahamas, Jamaica y las Islas Caimán son las primeras opciones para estadounidenses que entran a Cuba desde lugares fuera de Estados Unidos, dijo Perello.

David Pérez, un neoyorquino que trabaja en relaciones públicas, viajó a Cuba en mayo a través de Cancún. “Siempre había querido ir a Cuba, y decidí que ahora era el momento”, dijo.

Cuba también tuvo un aumento de 14% de turismo en general. Los arribos desde 206 países del 1 de enero al 9 de mayo aumentaron de 1,349,903 el año pasado a 1,547,104 este año. Las visitas de Alemania aumentaron 22%; de Francia, 25%; del Reino Unido, 26%; y de España, 16%.

Aligerando regulaciones pero…

Viajar a Cuba “para actividades turísticas sigue estando prohibido”, dijo Hagar Chemali, vocero del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que publica las restricciones de viaje a Cuba. Pero en enero, después que el presidente Barack Obama anunciara distensión con el gobierno comunista de Cuba, “aligeramos las regulaciones de viaje“.

Las nuevas reglas facilitan el papeleo y eso llevó a algunos estadounidenses a saltarse las restricciones. Aunque muchos norteamericanos siguen viajando con los caros tours denominados “people-to-people”, que son aprobados por el gobierno de Estados Unidos, no es poco común encontrarse con norteamericanos que han viajado a Cuba de forma independiente para tomar algunos mojitos y disfrutar la playa.

Compañías de vuelos fletados que llevan a los viajeros de Estados Unidos a Cuba dicen que ahora ellos deben “autocertificar” que sus viajes estén dentro de una categoría permitida. “La persona que nos llama debe decirme, ‘Voy para apoyar a la gente cubana, o investigación profesional o visita familiar”’, o cualquiera de las 12 categorías permitidas, dijo Tessie Aral, de ABC Charters. Después de eso, “sólo deben firmar una constancia”.

El registro federal declara que los viajeros “deben conservar registros específicos relacionados con las transacciones del viaje autorizado” durante cinco años, pero no se especifica en qué consisten esos registros, y Ara dijo que los proveedores de viajes no están obligados a revisar los itinerarios ni los recibos de los viajeros.

Cubadebate