31 militares serán juzgados por su presunta participación durante el intento de golpe en 2010

Un total de 31 militares fueron llamados a juicio acusados de atentar contra la seguridad interna del Estado durante la revuelta policial del pasado 30 de septiembre de 2010 (30-S).

Según la Fiscalía, el 30-S, el personal militar procesado supuestamente habría participado en las protestas realizadas en los exteriores del Complejo del Ministerio de Defensa (Midena), ubicado en La Recoleta, en el Centro Histórico de la capital.

Para el Ministerio Público, los uniformados habrían atentado contra la seguridad interior del Estado, pues el Complejo del Midena es considerado un bien estratégico, ya que alberga al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CC.FF.AA.) y a las comandancias del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

Iván Ron, fiscal que lleva adelante el caso, presentó varios elementos de convicción como pericias de audio y video, de identificación de personas, testimonios, versiones, información administrativa proporcionada por el Ministerio de Defensa, informes investigativos, entre otros.

El 30 de septiembre de 2010, un grupo de policías se sublevaron inicialmente reclamando mejoras en temas laborales, pero después las protestas derivaron en acciones violentas que pusieron en riesgo la vida del presidente Rafael Correa. El mandatario fue retenido en un hospital policial y fue necesaria la intervención del Ejército para rescatar al jefe de Estado.

Andes