Bolivia busca reducir transacciones financieras en dólares fortaleciendo el uso de moneda nacional

El Gobierno aclaró que la ampliación de la vigencia del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) no tiene un fin recaudador, sino el de profundizar la bolivianización al “castigar” las operaciones en dólares en el sistema financiero.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, explicó ante el pleno de la Cámara de Senadores los alcances y el contenido del proyecto de que amplía la vigencia del ITF hasta 2018.

En su exposición, Arce fue enfático al indicar que la norma tiene el objetivo de profundizar el proceso de bolivianización en el país, más que recaudar dinero, porque el ingreso por concepto de este tributo apenas representa el 0,06% de las recaudaciones.

El ITF tiene el objetivo “de dar señales claras a la población”, y de manera anticipada, “de que se va a castigar siempre en nuestro país a las transacciones en otras monedas”, subrayó. Y añadió que los principales beneficiados con esta medida son las personas que realizan sus transacciones en moneda nacional en el sistema de intermediación financiera. Por lo tanto, resaltó, los afectados que pagan este impuesto serán cada vez menos en el país.

El proyecto de ley enviado por el Ejecutivo a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) establece una alícuota progresiva desde el 0,20%, a ser aplicada desde 2016, hasta el 0,30%, en 2018.

DÓLAR. El ministro Arce recordó que la dolarización, desde 1985 hasta 2005, fue una estrategia de los gobiernos neoliberales para garantizar una supuesta estabilidad macroeconómica y de precios en nuestro país.

Hasta 2005, los índices de dolarización sobrepasaron el 95%, es decir, casi la mayoría de las personas en nuestro país apostaban al dólar, afirmó. Empero, expresó, desde la llegada al gobierno del presidente Evo Morales, en 2006, se inició la implementación de la política de bolivianización, “la antítesis del proceso de estabilización neoliberal”. La Cámara de Senadores sancionó la norma que establece la ampliación de la vigencia del ITF hasta diciembre de 2018.

La Razón