Colombia: con un nuevo software, Bogotá podrá pronosticar su calidad del aire

Con los datos que se recopilen durante el próximo año, un sofisticado modelo de software podrá notificarles a los bogotanos, día a día, cómo se comportará la calidad del aire en su localidad y barrio.

Así como saber si hará sol o lloverá al día siguiente, los ciudadanos podrán enterarse sobre el estado del aire que respiran.

El Sistema Integrado de Modelación de Calidad de Aire de Bogotá (Simcab), que fue presentado este jueves por la Secretaría Distrital de Ambiente, fue construido por un grupo de investigadores de la Universidad de La Salle, que lograron cruzar las estadísticas de las fuentes de las emisiones de partículas contaminantes con las variaciones meteorológicas de la ciudad, lo que permite medir la concentración de partículas peligrosas en un lugar.

Esta herramienta también facilita, por ejemplo, saber en tiempo real qué está pasando con las emisiones en las distintas estaciones de monitoreo e incluso en las áreas donde no están. “Nos permite predecir, anticiparnos a lo que va a pasar –explicó Susana Muhamad, secretaria de Ambiente–. Si sabemos que al día siguiente habrá una alta concentración en una parte de la ciudad, podemos avisarle a los jardines infantiles para que no envíen a los niños, también podemos tomar decisiones en movilidad: frenar el paso de tráfico pesado, desviar la circulación de rutas, etc.

A largo plazo, este programa también será útil para decidir dónde se deben localizar nuevos usos industriales del suelo, qué tipo de rutas del Sistema Integrado de Transporte (SITP)se deben reorganizar o dónde debe haber cambios tecnológicos.

La primera vez que se utilizó esta herramienta fue en noviembre del año pasado, cuando el incendio de más de 60.000 llantas afectó el ambiente de 12.000 ciudadanos de las localidades de Fontibón, Barrios Unidos, Teusaquillo y Puente Aranda. “A un par de horas del incendio, ya teníamos datos de la calidad específica de cada localidad”, contó Muhamad.

Para el experto en calidad del aire, Eduardo Behrenzt, esta herramienta –que ya se utiliza en ciudades como Santiago de Chile y México D. F.– es innovadora para la ciudad, porque permitirá guiar mejor el plan de descontaminación.
Ligado a este modelo, la dependencia distrital también presentó el Índice Bogotano de Calidad del Aire (Iboca), que de manera más pedagógica le explica a los ciudadanos en qué categoría está el aire de su sector: favorable, regular, mala, muy mala y peligrosa.

Aunque para Behrenzt, esta herramienta ya se tenía en Bogotá desde hace más de 10 años, es importante revivirla para hacer mayor promoción con los ciudadanos.

“Sí hay diferencias con el modelo anterior. Antes nos apoyábamos del indicador americano, ahora tenemos un índice propio que se conecta con el sistema de atención a desastres”, precisó la secretaria de Ambiente.
Durante este segundo semestre, la idea es que a partir de las advertencias del modelo se realicen simulacros de cómo actuarían las entidades encargas de la atención a desastres.

Esto lo que busca es unificar los protocolos a la hora de las emergencias. (Lea: Sevillana, el primer experimento).
En el último informe de la Red Ciudades Cómo Vamos, con motivo del Día del Medio Ambiente, Bogotá se situó en un indicador de concentración de partículas tipo PM10 (inferior a 10 micras) de 48 microgramos por metro cúbico.
Este estándar, aunque es inferior al de otras ciudades, está muy por encima de las límites que impone la Organización Mundial para la Salud.

La Administración Distrital señala que en los últimos tres años se ha disminuido en un 16 por ciento este indicador de concentración de contaminantes.

Sevillana, el primer experimento de medición

Desde hace varios años, las autoridades ambientales tenían identificado al sector de Sevillana, en el sur de la ciudad, como el punto de mayor concentración de emisiones contaminantes en la ciudad.

Sin embargo, con la aplicación del Sistema Integrado de Modelación de Calidad de Aire de Bogotá (Simcab) se está llegando al detalle de la emergencia ambiental que vive esta zona de la ciudad.

Entre los hallazgos está, por ejemplo, ‘material resuspendido’, es decir, partículas contaminantes que volvían varias veces en un mismo espacio.

“Encontramos la explicación en que los vientos del sur traen a esta parte toda la contaminación de las canteras de Ciudad Bolívar”, explicó Muhamad.

La disminución en la velocidad de la autopista Sur y el ‘boom’ de construcciones en la localidad de Kennedy, son otras fuentes de emisiones. El Distrito se comprometió a ejecutar un plan de choque en este sector con la limpieza de las vías, la plantación de árboles y el control a las 370 industrias que se ubican en este corredor.

El Tiempo