Dilma busca recuperar la agenda y lanza mega plan para fomentar exportaciones

Como parte de la agenda positiva del Ejecutivo, la presidenta Dima Rousseff presentó oficialmente este miércoles el Plan Nacional de Exportación, un conjunto de medidas que busca aumentar la participación de los empresarios brasileños en el flujo comercial global. En el contexto de una actividad económica recesiva, el gobierno busca estimular la actividad dándole un nuevo estatus al Comercio Exterior.

Dilma dijo que la premisa del nuevo plan es aumentar la participación nacional en el comercio global. “Haremos del comercio exterior un elemento central en la agenda de competitividad y del crecimiento de la economía. Vamos en busca de nuevos mercados, a llevar a Brasil hacia el mundo”, dijo la mandataria desde el Palacio de Planalto, en Brasilia.

El nuevo plan tendrá vigencia hasta 2018 y unifica por primera vez todas las acciones y estrategias del país para la exportación de bienes y servicios.

El Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Armando Monteiro Neto, anunció que el plan prevé, entre otras medidas, la ampliación de 15.000 millones de dólares para el Fondo de Garantía a las Exportaciones (FGE). El incremento de los recursos, que constituye uno de los puntos relevantes del plan, se basa en el Programa de Financiamiento a las Exportaciones, Proex, que ayuda a que los exportadores sean financiados por instituciones bancarias locales o extranjeras, asumiendo el estado parte de los cargos financieros de la operación.

“El crecimiento promedio del comercio mundial es superior al crecimiento del PIB mundial. Considerando ese escenario es evidente la oportunidad de lanzar esta iniciativa. El mercado internacional nos ofrece más oportunidades que riesgos, tenemos espacio para ocupar, hay un PBI equivalente a 32 veces Brasil fuera de nuestras fronteras, y 97% del mercado consumidor está afuera”, dijo Monteiro.

El Plano Nacional de Exportaciones se basa en cinco estrategias: acceso a mercados, promoción comercial, facilitación de comercio, financiamiento de garantías a las exportaciones y perfeccionamiento del sistema tributario que se aplica al comercio exterior.

Según el Ministerio de Desarrollo, en 2014 las exportaciones de productos brasileños sumaron 225.100 millones. Este año, hasta el 22 de junio, los embarques al exterior sumaron 88.331 millones y las compras externas 87.417 millones en la balanza comercial.

El Plan Nacional de Exportación forma parte de un grupo de anuncios de la agenda positiva del gobierno, complicado con el mal desempeño de la economía, un plan de recortes de gastos gubernamentales de unos 23.000 millones de dólares y bajos niveles de popularidad de la gestión. Para revertir ese cuadro, el Ejecutivo ya presentó un plan de inversión en infraestructura y logística, un plan para estimular la agricultura familiar y en pocos días anunciará una nueva etapa del plan de viviendas populares Mi Casa, Mi Vida.

Brasil 247