Duro cruce en México entre maestros en huelga y el secretario de Educación

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) afirmó que ‘‘ni la luvia ni el viento’’ detendrán la jornada de lucha ni el boicot contra la evaluación de los docentes, luego de que el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet Chemor, aseguró que este proceso se aplicará en todo el país, ‘‘llueve o truene’’.

Al concluir un mitin frente al Hemiciclo a Juárez, luego de que más de un millar de educadores –de acuerdo con cifras del Gobierno del Distrito Federal– marcharon desde la columna del Ángel de la Independencia, dirigentes magisteriales afirmaron que la coordinadora ‘‘tiene una definición sobre este tema. Sólo queda implementarla’’.

Francisco Villalobos, secretario de organización de la sección 22 de Oaxaca, enfatizó que el secretario de Educación está ‘‘seriamente cuestionado, no sólo por sus actitudes al frente de la dependencia federal, sino por su trayectoria’’.

Las bases decidirán

Subrayó que el magisterio disidente ‘‘no se basa en declaraciones de los funcionarios para tomar sus decisiones. Hacemos valoraciones con las bases y tomamos determinaciones’’.

Por ello, reiteró que los días 20, 21 y 22 de junio –cuando poco más de 48 mil docentes de primaria deberán ser evaluados para cargos de promoción– se aplicará el boicot en los estados donde tienen mayor presencia, como anunció la CNTE en días pasados.

El dirigente magisterial insistió en que el plantón nacional, instalado en la explanada del Monumento a la Revolución, se mantiene como parte de la jornada de lucha aprobada por la dirección política de los docentes inconformes.

Sin embargo, después de las 15 horas decenas de maestros abordaron autobuses para regresar a sus comunidades, luego de señalar que el compromiso del gobierno del estado (de Oaxaca) es que ‘‘recibiremos sin falta nuestro salario una vez que regresemos a dar clases’’. Por ello, la explanada central de la Plaza de la República lució a media tarde casi vacía, pues sólo se mantienen instaladas algunas casas de campaña.

Dirigentes señalaron que a partir de hoy el campamento ‘‘volverá a su condición de representativo, pero el acuerdo es alcanzar respuestas concretas al pliego nacional de demandas, por lo que si no hay una solución satisfactoria por parte del gobierno federal, podríamos volver durante el receso de verano’’·

La Jornada