Ecuador: pese al retiro de leyes, opositores siguen movilizados y piden revocar el mandato del presidente Correa

Marcelo Larrea, líder del movimiento Democracia Sí, solicitó al Consejo Nacional Electoral, CNE, los formularios para iniciar el proceso de pedido de revocatoria del mandato del presidente de la República, Rafael Correa. Este sería el primer proceso en contra del Jefe de Estado.

De acuerdo con la Constitución, los interesados deben recolectar firmas equivalentes al 15 por ciento del padrón electoral, es decir cerca de dos millones de rúbricas para avalar la solicitud.

Larrea, acompañado por sus simpatizantes, solicitó independencia al Consejo Nacional Electoral y la entrega de los formularios lo antes posible.
“Llegó el tiempo de la revocatoria de Rafael Correa, continuaremos apoyando la movilización social, pacífica y democrática”, dijo Larrea.

El pedido no se trata por las Leyes de plusvalía y herencias, retiradas “temporalmente”por el Presidente la noche del lunes, ni las protestas de los últimos días. El dirigente detalló que el motivo de la solicitud se resume en “dignidad”. El CNE tiene 45 días para responder a la petición.

Causales
Aunque la Constitución no establece causales específicas para la revocatoria, la reforma a la ley de participación ciudadana de 2011 y el reglamento de democracia directa emitido por el CNE pusieron tres causales: incumplir el plan de Gobierno, incumplir funciones y obligaciones constitucionales y legales e incumplir las normas relativas a la participación ciudadana.

El Tiempo

Hasta la Asamblea se llevó pedido de archivo de leyes

La presencia de manifestantes en las calles para protestar no terminó con el retiro de las dos leyes que se cuestionaban, pero sí la redujo.

Una concentración avanzaba al final de la tarde hasta la Asamblea para pedir el archivo de esos proyectos. Partieron desde el parque El Arbolito. Blasco Peñaherrera Solah encabezó esa caminata y entregó una carta dirigida a 27 asambleístas de PK, PSC-Madera de Guerrero, CREO e independientes en la que hace un recuento de leyes aprobadas, como la de Comunicación o la que eliminó la obligatoriedad del aporte estatal del 40% para el Fondo de Pensiones del IESS.

El asambleísta Andrés Páez (CREO) también insistió en la convocatoria a marchas en más ciudades, porque mencionó que los dos proyectos retirados temporalmente no son el único motivo de las protestas, sino otros como la explotación del Yasuní, retiro del aporte estatal a las jubilaciones, los fondos de los maestros, las utilidades de los trabajadores, los periodistas, la ‘Ley Mordaza’, como califica a la Ley de Comunicación.

Sectores sociales tampoco se echan para atrás en el anunciado paro nacional. El colectivo unitario de trabajadores y de organizaciones sociales e indígenas ratificó que sus acciones de movilización programadas no cambiarán.

El presidente de turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Pablo Serrano, dijo que acudirán al diálogo con el Gobierno siempre y cuando se incorpore en la agenda los temas de su plataforma de la lucha sindical relacionada con la Ley de Justicia Laboral, las enmiendas constitucionales, el fondo de cesantía del magisterio, la ley de Aguas y de Tierras, así como el Decreto 16.

Anunció que la próxima movilización será mañana a las 16:00 en las plazas de las distintas ciudades, y que en Quito se concentrarán en la caja del Seguro Social. La marcha se dirigirá hacia la Corte Constitucional y luego al Ministerio del Trabajo.

El dirigente anunció que seguirán los plantones y para ello convocó para el 24 de junio a otra manifestación y luego para el 2 de julio, como acciones previas al paro nacional, cuya fecha está por definirse.

El presidente encargado de la Conaie, Severino Sharupi, agregó que progresivamente convocarán a movilizaciones. Los puntos que preocupan a este sector son la ley de Aguas y Tierras y la vigencia de la ley de Justicia Laboral.

Mesías Tatamuez (Cedocut) aclaró que las acciones sindicales continuarán por el conjunto de las decisiones del Gobierno por ocho años, sin discusión previa. “Iremos al diálogo con el Gobierno cuando se discuta el Código del Trabajo, la Ley de Seguridad Social, la ley del Agua y de la Tierra, solo ahí iremos”, subrayó Tatamuez. (I)

Revocatoria
PROCESO PLANTEADO

Pedido de formularios
El movimiento Democracia Sí solicitó ayer al Consejo Nacional Electoral formularios para recoger firmas y plantear la revocatoria del mandato del presidente Rafael Correa.

Firmas requeridas
Ese grupo, liderado por los hermanos Gustavo y Marcelo Larrea, considera que cumple con los requisitos del artículo 105 de la Constitución para plantear ese proceso. Al menos se necesitan el 15% de firmas del último registro electoral.

El Universo

Diversas reacciones genera el llamado al diálogo del presidente Rafael Correa

Tras el llamado al diálogo nacional planteado por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se generaron una serie de reacciones por parte de organizaciones y políticos de oposición al gobierno, gremios empresariales, así como de instituciones como la Iglesia Católica.

El dirigente del Frente Unitario de Trabajadores, Mesías Tatamuez, manifestó que aceptarán al llamado de diálogo del mandatario pero con la condición de que sea abierto, en presencia de los medios de comunicación y con una agenda amplia donde se analicen otras leyes como la de la Seguridad Social, la del Agua, la de la Tierra, entre otras, “ahí vamos a ir a ese diálogo”, citado por un diario local.

Más temprano, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana se congratuló por la apertura al diálogo al que consideró el único camino para encontrar soluciones “justas y razonables”, tras la decisión del presidente Correa de retirar temporalmente de la Legislatura dos proyectos de ley para la Redistribución de la Riqueza y para las Ganancias Extraordinarias (que busca regular la especulación con la tierra).

El presidente Ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción, Richard Martínez, saludó también el retiro temporal de los proyectos de ley. Mediante su cuenta de Twitter, Martínez aseguró que el gremio está abierto al debate nacional y diálogo por el bienestar del país.

Por su parte, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, y el banquero Guillermo Lasso, se expresaron este martes en contra de esta decisión y ratificaron su decisión de continuar con las manifestaciones.

El burgomaestre socialcristiano (derecha) consideró que el retiro temporal de las propuestas es “un engaño” porque no hay un retiro definitivo de las normas, por lo que ratificó que el próximo 25 de este mes, a las 15:00, saldrá a liderar una marcha por la avenida 9 de Octubre, la principal arteria vial de esta ciudad porteña, la más poblada del país.

El envío de los proyectos de normativas al Parlamento fue el detonante para violentas protestas de la oposición, especialmente en la ciudad de Quito, a las que el mandatario califica como claros intentos de desestabilización democrática.

Nebot, quien ya lleva 15 años en el cabildo guayaquileño, dijo que no solo se protestará contra las leyes propuestas y ahora dice que reclamará por la libertad de expresión, utilidades de los trabajadores y hasta por los fondos de cesantía de la Unión Nacional de Educadores (cuyo brazo político es el extinto MPD de extrema izquierda), entre otras iniciativas del Ejecutivo.

Una hora antes, el prefecto del Guayas, Jimmy Jairala, instó al alcalde a desistir de la marcha “en beneficio de la paz social”.

Esto lo dijo luego de anunciar que Centro Democrático no convocará a una marcha ese mismo día, según manifestó, para “no hacerle el juego a la oposición”. Jairala señaló que, en caso de ser necesario, la agrupación política realizará un plantón para defender la democracia pero en otra fecha.

De su lado, el líder del movimiento CREO, Guillermo Lasso, quien dio a la misma hora una conferencia de prensa ante sus simpatizantes en el Centro de Convenciones de esta localidad, coincidió con Nebot al cuestionar el carácter temporal del retiro de los proyectos.

El banquero, quien se autoproclama defensor de la familia ecuatoriana, exhortó al gobierno a archivar definitivamente las propuestas de impuestos a la herencia y a la plusvalía y lo invitó a debatir públicamente sobre ambos proyectos.

También dijo que este viernes sus simpatizantes saldrán a las calles de Guayaquil a protestar contra el gobierno de Correa.

Durante una intervención el pasado lunes en el balcón del Palacio de Gobierno, el presidente ecuatoriano reiteró que los referidos proyectos no afectan a los pobres ni a la clase alta, poblaciones que han sido confundidas con una campaña de desinformación apoyada por medios de comunicación privados.

También dijo que sus detractores, Nebot y Lasso, no defienden a la familia sino el estado burgués que ha causado una “insultante desigualdad e injusticia social” y a especuladores de la tierra y poderosos conglomerados empresariales que están en manos en apenas un 2% de los 16 millones de ecuatorianos.

Andes