Ecuador: sectores opositores organizan nuevas protestas y Correa denuncia conspiración internacional

Las protestas a favor y en contra del Gobierno continúan, ahora se han hecho nuevos llamados por parte de indígenas.

El presidente de la Ecuarunari, Carlos Pérez, señaló durante la asamblea de la Ecuarunari ir a un levantamiento indígena.

Durante una entrevista en Notimundo, Carlos Pérez, presidente de la Confederación de los Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari), expresó la postura de esta organización indígena frente a la propuesta de diálogo presentada por el presidente Correa, tras el retiro temporal de los proyectos de ley de Impuesto a las Herencias y a la Plusvalía.

Pérez no cree en el diálogo que plantea el presidente Correa, él considera que con el sector indígena no podría entablarse este acercamiento, “sabiendo que se siguen cerrando escuelas comunitarias, que se acabó con la dirección de educación intercultural bilingüe y se siguen desalojando de los territorios a nuestros hermanos indígenas”, dijo.

El líder de la Ecuarunari informó que en la asamblea, una de las resoluciones fue el levantamiento indígena; sin embargo, aún no tienen definida una fecha para esta movilización.

A este se suma el llamado del alcalde de Guayaquil Jaime Nebot para una marcha que será el 25 de junio.

>GOBIERNO. El presidente Rafael Correa dijo que las autoridades investigan una posible presencia extranjera, que creen que son “venezolanos reaccionarios”, en las protestas realizadas en varias ciudades por las iniciativas del Ejecutivo de elevar impuestos a las herencias y a la plusvalía.

“Nos han traído, creemos, estamos investigando, que son de esos venezolanos reaccionarios de Miami a Ecuador para que conversen en los buses y alarmen a la gente. Felizmente, como se ve en el vídeo nadie les para bola”, dijo.

Correa ha ordenado la apertura a un diálogo sobre los proyectos de ley y sobre el modelo social y económico, ha dejado abierta la posibilidad del archivo definitivo de las leyes si se le demuestra que estas afectarán a los pobres y la clase media. Los partidarios del gobierno también dicen que estarán atentos.

El Diario

Apoyos y rechazos en las calles no se ciñen a los proyectos ‘retirados’

Una variedad de participantes asiste a las manifestaciones que desde hace dos semanas se registran en algunas ciudades del país. Unos pertenecen a gremios sociales o grupos políticos específicos, y otros se identifican como ciudadanos dedicados a determinada labor y que buscan dar su opinión.

Todos se expresan en las calles, por lo general en horas de la tarde, para apoyar o rechazar ciertas decisiones del gobierno de Rafael Correa.

Lo hacen desde el pasado 8 de junio; primero fue por los proyectos de Ley de Herencias y de Plusvalía y luego por otras medidas del régimen.

En ciudades de la Sierra como Ambato, las concentraciones a favor y en contra son en el centro, en los exteriores del edificio de la Gobernación.

Myriam Altamirano, ama de casa, describe así la reacción de quienes critican: “Recién nos estamos despertando”. Y dice que ella participa porque siente que es su ‘obligación’ hacerlo.

Patricio Durán, escritor en la capital de Tungurahua, concluye que el ‘malestar’ no es solo por los referidos proyectos.

“Estamos cansados de un gobierno dictatorial que no ve el malestar del pueblo ni rectifica sus errores”, dice.

Tal rectificación también se clama en cantones de la Costa, como Manta y Babahoyo. En este último, el pedido provino de exempleados del Fondo de Cesantía del Magisterio, como Dolores Andrade.

Ella afirma que su lucha es porque el régimen ‘devuelva’ el Fondo a los maestros.

Su administración pasó al Biess por efecto de una ley.

Varias centrales sindicales y grupos indígenas, en cambio, aluden a supuestas afectaciones de otras normas.

Por ejemplo, a la ya vigente Ley de Aguas y al proyecto en discusión de Tierras.

Abel Arpi, de la Coordinadora de los Pueblos del Sur, denuncia que ambas “propician el extractivismo”. Por eso, el jueves estará en el plantón en Cuenca.

Pero el oficialismo no se queda atrás y desde hace dos semanas también manifiesta su apoyo al mandatario y al proyecto político de Alianza PAIS (AP).

La militancia y simpatizantes organizan plantones, como en Guayaquil (el lunes) y Machala (el miércoles), o vigilias, como en Quito, que son a diario.

Las concentraciones en la capital son cerca de la sede de AP, por la Tribuna de Los Shyris.

Allí, ciudadanas como Fabiola Espín dicen estar agradecidas por “las oportunidades” que el Gobierno ha brindado.

Ella se confiesa orgullosa por la beca que su último hijo obtuvo en la Universidad Yachay, obra del régimen, porque con otros tres tuvo que “trabajar durísimo” para financiarles la educación.

Daniel Cañola, presidente de la Asociación de Negros del Ecuador, agradece “la representación” que el régimen ha dado a los pueblos y nacionalidades. “Eso será en beneficio de nuestros hijos”, afirma.

Entre los partidarios hay ministros de Estado, funcionarios públicos y dignatarios de AP.

Ellos critican la presencia de políticos en el otro ‘bando’, pese a ser ¬también¬ políticos.

En las diferentes ciudades se puede observar, en ambas orillas, a afiliados activos o expartidarios de algún movimiento. Ellos se mezclan con los ciudadanos. (I)

Algunas convocatorias
Para la próxima semana

Miércoles
Un colectivo de trabajadores, organizaciones sociales e indígenas realizará este día su segunda movilización del mes; la primera fue el pasado jueves y prevé organizar otra el próximo 2 de julio. Este sector marca distancia de la “derecha”.

Jueves
El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, encabezará este día una jornada de protesta en la ciudad. Sin embargo, en redes sociales también se convoca a un “paro nacional” para esta misma fecha y en varias ciudades del país.

El Universo

Expulsarán a “venezolanos reaccionarios”, advierte presidente Correa

El mandatario hizo tal denuncia el sábado en el programa “enlace sabatino” asegurando que la presencia de dichas personas forma parte de la conspiración en su contra para sacarlo del cargo.

“Han infiltrado venezolanos reaccionarios, resentidos, para que vayan a hacer este show en los buses y preocupar a la gente. Nos avisan en seguida para cogerlos y dejarlos en la fronterita o embarcarlos en avión para que regresen a su Miami tan querido”, dijo.

Lo dicho por el mandatario confirma una parecida denuncia que hizo el ministro de Defensa, Fernando Cordero, en el sentido de que venezolanos hablan en los buses de transporte público sobre la situación que vive su país y que podría ocurrir lo mismo en Ecuador.

Según el jefe de Estado,los venezolanos fueron traídos a Ecuador, supuestamente por la oposición.En el enlace del sábado el mandatario reiteró que esta en marcha una conspiración para derrocarlo por lo que exhortó a los ecuatorianos a unirse para defender al gobierno y a la revolución ciudadana.

En el enlace se mostró una grabación en video en que se observa a dos hombres en un bus, con acento venezolano, diciendo que llegaron a Ecuador “huyendo de una dictadura” e instan a los pasajeros a no convertirse en Venezuela y a luchar en las calles.

Las marchas y plantones ciudadanos comenzaron el primero de mayo pero se intensificaron en junio, a raíz de que el presidente propuso al bloque legislativo PAIS dos leyes para crear impuestos a las herencias y plusvalía, dentro del nuevo esquema gubernamental de combatir las desigualdades sociales.

Las protestas de dos semanas fueron en Quito,Guayaquil, Cuenca, Loja, Esmeraldas, Machala, Santo Domingo, Ambato, Latacunga, Riobamba,Ibarra,Manta, Quevedo, Babahoyo.

Para el dia 25 se anuncia la marcha de protesta convocada por el alcade de Guayaquil y para el 27 la convocada por el prefecto del Azuay.

Entre tanto los sectores empresariales y sindicales han ratificado que no dialogarán mientras se mantengan la supresión del aporte del 40% estatal a las pensiones de los jubilados, la ley especial de Galápagos, las salvaguardias aduaneras.

El trámite de los proyectos de ley de impuestos a las herencias y plusvalía fue fue suspendido temporalmente a pedido del Presidente para someterlo a una especie de consulta prelegislativa en base a una campaña de información en la que participarán cada uno de los ministros de Estado.

Radio Equinoccio