Estudiantes evalúan negativamente reunión con el Gobierno y mañana marchan otra vez

Los dirigentes de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) se retiraron con “gusto a poco” ayer, tras la reunión que sostuvieron con el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, porque -según señalaron- esperaban conocer detalles de la reforma a la educación superior que está preparando el gobierno.

Pero hay otro tema que también genera ruido entre los dirigentes de la Confech, que en su mayoría pertenecen a grupos de ultra izquierda. Se trata de la llegada que ha tenido la Organización de Federaciones de Estudiantes de Universidades Privadas (Ofesup) en el Ministerio de Educación (Mineduc) y la reunión que el miércoles 17 sostuvieron en el Mineduc, y donde conocieron detalles del proyecto que prepara el gobierno para reformar la educación superior.

“Hay un pequeño sector que no ha sido capaz de ser mayoría entre la mayoría de los estudiantes y tienen todo el derecho a buscar mecanismos propios. Lo que me parece relevante es cuál es el rol que le da el mismo gobierno a organizaciones de ese estilo y qué esperan de ellas”, afirmó la presidenta de la Fech, Valentina Saavedra.

La vocera de la Confech agregó que “yo creo que lo grave es la señal que da el gobierno, las organizaciones tienen todo su derecho a organizarse en la forma en que lo requieran, acá lo importante es cuánta relevancia le da o no el gobierno a ellas”.

En tanto, el presidente de la Federación de Estudiantes de la U. Diego Portales, Nicolás Fernández, planteó que “nos molesta que no se tome en cuenta a los actores relevantes. Entendemos que el gobierno se pueda juntar con organizaciones más chicas, pero no que se pueda reunir con esta organizaciones y entregarles un documento”.

El año pasado la Ofesup no hizo mayor ruido al estar encabezada por dirigentes de Revolución Democrática y el Partido Comunista (PC). Sin embargo, este año el panorama cambió y es liderada por dirigentes liberales y tiene, además, una federación de conducción comunista (U. Viña del Mar).

Entre los dirigentes no le ven mayor relevancia a la influencia que este grupo pueda llegar a tener, sino que más bien toman a la Ofesup como una extraña unión entre grupos de centro derecha y el PC, al haberse quedado este último partido fuera de la conducción de las federaciones más importantes de la Confech.

Además, piensan que de cierta forma el gobierno puede aparecer dialogante con el movimiento estudiantil al reunirse con la Ofesup y dar respuesta a su demanda por incluir a más alumnos de planteles privados en el inicio de la gratuidad, que es la gran demanda de esa organización de alumnos de Ues. privadas.

“Quizás el gobierno está intentando callar a una organización que tiene la mayor representanción universitaria y que le puede hacer el peso a la reforma como es la Confech”, subrayó el presidente de la UDP.

Nuevas reuniones

Ayer, en la cita con Eyzaguirre los dirigentes no plantearon su molestia por el tema de la Ofesup. La crítica principal apuntó a la falta de un documento con las medidas que tendrá la reforma: “Ni siquiera con un power point nos explicaron nada”, dijo la presidenta de la Feusach, Marta Matamala.

Sin embargo, en el Ministerio de Educación enfatizaron que el encuentro tenía por objeto que los universitarios entregaran su pliego de demandas sobre nueva educación pública que consensuaron en la Confech. “Esta reunión fue pedida por ellos, específicamente para poder presentar el documento que han entregado hoy día”, enfatizó el jefe (s) de la División de Educación Superior del Mineduc, Alvaro Cabrera.

Además, explicó que “hemos acordado en conjunto tener una o varias reuniones donde el ministerio pueda exponer sus planteamientos y en el contexto de esas reuniones poder entregar los documento que ellos puedan luego difundir entre las comunidades estudiantiles”.

La forma de continuar dialogando con el Mineduc será definida por los universitarios en la próxima plenaria de la Confech que será el 4 de julio.

La Tercera