Evo conmemoró los 80 años del fin de la Guerra del Chaco y acusó a las petroleras por el enfrentamiento

A 80 años del cese de hostilidades entre Bolivia y Paraguay, el presidente Evo Morales atribuyó la Guerra del Chaco a las petroleras transnacionales que confrontaron a dos pueblos hermanos. Lamentó la ausencia de su homólogo Horacio Cartes y anunció un próximo viaje a ese país para reunirse con el mandatario. Para ayer estaba prevista una reunión en la que iban a abordar temas bilaterales.

Morales dijo que la guerra con Paraguay no fue con el pueblo boliviano, sino con las grandes empresas petroleras como la Estandar Oil, que representa los intereses de Estados Unidos y la Royal Dutch Shell de Inglaterra y Holanda.

“Si hacemos una profunda evaluación, con seguridad no ha sido una guerra de los pueblos de Paraguay y Bolivia, la historia demuestra que el 31 de julio de 1932 entre el Ejército de Paraguay con Bolivia comenzaron esa guerra pero a la cabeza y provocadas por las petroleras”, señaló.

Las guerras fueron de las oligarquías de ambos países y las transnacionales petroleras -dijo Morales- pues se trataba de una “disputa de quien roba más petróleo, si Inglaterra o Estados Unidos y quién gana más plata. Los pueblos no hacen guerra, la guerra la hacen las transnacionales”, aseveró.

Morales estuvo acompañado del embajador de Paraguay, Julio César Vera, quien se disculpó a nombre del presidente de su país, Horacio Cartes, por no haber asistido al acto por problemas climáticos.

Sin embargo dijo que el Ministro de Defensa y el Canciller de ese país lo llamaron para explicarle las dificultades climáticas y la imposibilidad de llegar del Primer Mandatario de Paraguay.

La guerra se inició en 1932, el fin de la guerra se firmó en Buenos Aires el 12 de junio de 1935 y el cese de hostilidades se produjo dos días después y fue anunciado por el entonces presidente boliviano Luis Tejada Sorzano.

En los tres años de duración de la Guerra del Chaco, Bolivia movilizó 250.000 soldados y Paraguay, 120.000.

Opinión