Guatemala y Honduras agilizan acuerdo aduanero

El acuerdo que liberalizará el comercio y que está programado para entrar en vigencia en diciembre de este año sigue adelante, asegura el sector privado hondureño.

Las mesas de trabajo integradas por representantes del Gobierno y sector privado de ambos países, instalados desde que se firmó el acuerdo en febrero para definir aspectos como medidas sanitarias, armonización arancelaria y otros puntos no se han detenido, pese al denso clima político desatado por los actos de corrupción en ambas naciones, afirmó María Antonia Rivera, miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

“El Gobierno nos ha manifestado que va a continuar y nosotros como sector privado vamos a seguir trabajando a la par”, manifestó la empresaria.

Luis Larach, ex vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), estima que las negociaciones han avanzado mucho y que esta vez todo indica que se llegará a unificar las fronteras.

“Es algo esperado desde hace muchos años. Nunca se había podido concretar, pero esta vez sentimos que sí se dará”, manifestó Larach.

María Luisa Flores, viceministra de Integración y Comercio Exterior de Guatemala, declaró esta semana que la unión permitirá liberar el tránsito de personas y bienes en las fronteras entre ambos países. “Ya no se harán paradas en los puestos fronterizos, sino que los controles se corren a las aduanas periféricas, que son las que colindan con México, Belice, Nicaragua y El Salvador.

Tropiezos

No todos son tan optimistas. Edgar Balsells, exministro de Finanzas y consultor económico guatemalteco, opina que los escándalos de corrupción han frenado el proceso. En una entrevista exclusiva con La Prensa. “Ambos países deben trabajar en la reforma del Estado. Sería magnífico que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), apoye estos procesos, pues están muy ligados con la infraestructura de aduanas, puertos y carreteras, así como con el transporte y la logística”, indicó.

Balsells lamentó que este acuerdo, que se plantea desde 1962, tenga tantos tropiezos.

“La unión aduanera siempre ha sido viable. Sin embargo los poderes políticos y económicos la han torpedeado”, aseguró.

Es indispensable para lograr el éxito de la unión homologar las leyes aduaneras, que de acuerdo con el Código Aduanero Uniforme Centroamericano, se le deja a cada país el afinamiento de los tribunales aduaneros y la coerción, dijo.

Sin embargo, Fanny Estrada, directora de Competitividad de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), dijo que para países tan pequeños como los centroamericanos, la integración regional tiene una profundidad que va más allá de facilitar el libre flujo de mercancías.

“Implica una Centroamérica que negociará unidad frente a grandes bloques, significa fortalecer las cadenas productivas regionales para insertarse en los grandes flujos de comercio producto de la globalización”, refirió Estrada.

El Periodico