Informe revela participación de altos mandos del Ejército en “falsos positivos”

Altos mandos del Ejército colombiano, entre los que se menciona al actual comandante del Ejército Nacional el general Jaime Lasprilla Villamizar y al general Juan Pablo Rodríguez, estuvieron implicados en ‘falsos positivos’ entre 2002 y 2008, según “amplias evidencias, hasta ahora inéditas”, recogidas en un informe de la ONG Human Rights Watch (HRW) difundido este miércoles y que será presentado en Bogotá.

El documento ofrece evidencias que, según la ONG, “sugieren de manera convincente que numerosos generales y coroneles sabían o deberían haber sabido sobre los casos de ‘falsos positivos’, e incluso podrían haberlos ordenado o facilitado activamente su comisión”.

“Los falsos positivos representan uno de los episodios más nefastos de atrocidades masivas en el hemisferio occidental de los últimos años, y hay cada vez más evidencias de que altos oficiales del Ejército serían responsables de estos hechos atroces”, indicó José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división de las Américas de HRW, en un comunicado.

“No obstante, los oficiales del Ejército que estaban al mando cuando sucedieron las ejecuciones han conseguido eludir la acción de la justicia e incluso han ascendido a los niveles más altos del mando militar, incluidos los actuales comandantes del Ejército Nacional y de las Fuerzas Militares”, agrega.

Los falsos positivos son casos de civiles que fueron reclutados bajo la promesa de un empleo para luego ser asesinados y presentados ante la opinión pública como guerrilleros muertos en combate por militares que buscaban obtener beneficios o ascensos.

El análisis de datos de la Fiscalía efectuado por HRW indica que los fiscales han identificado más de 180 batallones y otras unidades tácticas que presuntamente cometieron ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008.

Evidencias del informe muestran que “comandantes de las brigadas y unidades tácticas responsables de gran cantidad de ejecuciones -además de los entonces máximos mandos del Ejército- al menos sabían o deberían haber sabido sobre estos delitos y, por lo tanto, podrían ser penalmente imputables debido a su responsabilidad de mando”.

Sin investigaciones en curso

Luego de conocerse este informe de Human Rights Watch, sobre la posible participación de altos mandos de las Fuerzas Militares en los “falsos positivos”, la Procuraduría y la Fiscalía dieron a conocer que a la fecha ni el general Jaime Lasprilla comandante del Ejército y ni el general Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Militares presentan a la fecha investigación alguna, antecedentes o inhabilidades en curso.

El Colombiano

“No nos vengan a manchar”: Santos

El informe de Human Rights Watch (HRW), que vincula a altos mandos militares con los llamados falsos positivos, generó duras reacciones en el Gobierno, comenzando por el presidente Juan Manuel Santos. “Que no nos vengan a manchar la institución. Escuchaba esta mañana que una ONG los señalaba sin ninguna documentación de soporte. Ellos están preocupados por su buen nombre y es apenas lógico, ellos les solicitaron a la Fiscalía y a la Procuraduría el registro de sus antecedentes, que demuestran que no hay ni una sola investigación en su contra”, dijo el jefe de Estado durante la ceremonia de presentación y reconocimiento al nuevo ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, por parte de las tropas, en la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova.

Y agregó: “Que no vengan a señalarlos y causarles un daño enorme sin ninguna documentación, esa no es la forma de vigilar el respeto por los derechos humanos”. En este sentido, recordó que durante la “Operación Jaque” -en julio de 2008 y con la que se liberaron a Íngrid Betancourt y otros 14 secuestrados de las Farc, incluyendo tres contratistas estadounidenses- no se derramó una sola gota de sangre y no se accionó una sola arma. “En esa oportunidad cerca de 300 o 500 guerrilleros estarían allí cuando los helicópteros alzaran vuelo con los secuestrados y dijimos, ¿qué hacemos con ellos? La tentación de bombardearlos era mucha, pero los comandantes tomaron la decisión de no hacerlo (…) esa es la diferencia que les da legitimidad a nuestras Fuerzas Armadas, por eso las vamos a defender a capa y espada”.

Por su parte, el ministro Luis Carlos Villegas pidió celeridad en la justicia frente a las investigaciones que adelanta la Fiscalía. Como se sabe, cuatro generales en retiro -Mario Montoya, Ricardo Andrés Bernal, Jorge Arturo Salgado y Henry William Torres- fueron citados a diligencias de declaración y entrevista por casos de falsos positivos. “Es apenas comprensible el golpe que significa que generales sean llamados a declarar ante la justicia. Como ministro mi deber es servir bien y mi deber es garantizar que esos oficiales tendrán la mejor defensa y el debido proceso (…) Colombia lleva mucho tiempo sin poder ser acusada de violadora de derechos humanos”, enfatizó Villegas.

De hecho, en respuesta oficial, el Ministerio de Defensa explicó que los casos que trata el informe de HRW se refieren a denuncias ocurridas entre 2006 y 2010, y cuestionó que teniendo el carácter de reservada, la información se haya hecho pública. Y sobre los generales Juan Pablo Rodríguez, comandante de las Fuerzas Armadas, y Jaime Lasprilla, comandante de las Fuerzas Militares, calificó como “apresurado, ligero y sin fundamento” atribuirles responsabilidades “por el solo hecho de haber sido comandantes de brigada en años anteriores”, aclarando que hoy no se encuentran vinculados a investigación alguna y criticando que José Miguel Vivanco, director de HRW, “pisotee” la presunción de inocencia de los militares, “que también son seres humanos”.

El Espectador

Ver Documento

http://www.hrw.org/es/reports/2015/06/24/el-rol-de-los-altos-mandos-en-falsos-positivos