La Casa Blanca anunció estar dispuesta a vetar ley que restringiría los viajes a la isla

La Casa Blanca anunció este martes estar dispuesta a vetar una ley en discusión en el Congreso sobre presupuestos para el sector de transporte urbano, que en sus dispositivos restringe los viajes a Cuba.

El extenso proyecto de ley, de 158 páginas e impulsado por el legislador de origen cubano Mario Díaz Balart, activo defensor de la política de bloqueo a Cuba, establece normas para el uso de los presupuestos destinados al transporte y desarrollo urbano para el año fiscal que finaliza en septiembre de 2016.

En una nota oficial, la Casa Blanca anunció que “se opone con firmeza” a la aprobación del proyecto de ley, que congela o reduce “inversiones críticas” en materia de transporte y seguridad.

“Además, la legislación incluye provisiones altamente cuestionables, entre ellas medidas que restringirían viajes a Cuba”, afirmó la Casa Blanca.

En el caso de que Obama reciba esta ley “sus asesores especiales recomendarán que el presidente aplique el veto”, aclaró la nota de la sede presidencial.

En especial, la Casa Blanca “objeta con firmeza el lenguaje utilizado” en dos secciones del proyecto de ley “que restringirían vuelos y barcos a Cuba e implementarían restricciones innecesarias en opciones de viajes a Cuba por motivos educacionales, religiosos y otros”.

La Sección 193 del proyecto de ley sobre transporte, por ejemplo, determina que los fondos “no podrán ser usados para facilitar nuevos vuelos originados en Estados Unidos si tales vuelos aterrizarían en, o pasarían sobre, propiedad confiscada por el gobierno de Cuba”.

De igual forma, la sección 414 veta el uso de fondos del presupuesto por parte de la Comisión Marítima Federal o su administración “para emitir licencias o certificados para navíos comerciales” que hayan anclado, en los últimos seis meses, a menos de “7 millas de un puesto o propiedad que haya sido confiscado, en todo o en parte, por el gobierno deCuba”.

El pasado 17 de diciembre Estados Unidos y Cuba anunciaron el inicio de negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas después de medio siglo de ruptura.

Sin embargo, en Estados Unidos, una parte del opositor partido Republicano (en especial sus legisladores de origen cubano, como Díaz Balart) se oponen a cualquier tentativa de reaproximación con las autoridades de La Habana.

Jacobson seguirá negociaciones con Cuba

La alta diplomática estadounidense Roberta Jacobson se mantendrá al frente de las negociaciones por el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, hasta ser confirmada en su nuevo cargo de embajadora en México, informó este martes el Departamento de Estado.

“Hasta que sea confirmada en ese puesto ella sigue siendo Subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental y seguirá en ese puesto”, dijo la portavoz de la cancillería estadunidense, Marie Harf.

Al ser consultada si Jacobson precisaría alejarse temporariamente de las conversaciones con Cuba para prepararse para su nueva función, Harf dijo que la diplomática “puede hacer las dos cosas al mismo tiempo”.

El lunes, la Casa Blanca anunció la “intención” del presidente Barack Obama de nombrar a Jacobson como la nueva embajadora estadunidense en México, aunque el nombramiento aún deberá ser sometido a voto del Senado para ser aprobado.

Cuba Debate

Cámara Baja de Estados Unidos busca prohibir financiación para futura embajada en Cuba

Un proyecto de ley divulgado este martes en la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes de Estados Unidos prohíbe la financiación a una embajada u otras oficinas diplomáticas del país en Cuba.

La medida prohíbe los fondos para cualquier representación creada en la isla después del anuncio del presidente Barack Obama el pasado diciembre sobre la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

El proyecto también restringe los fondos para facilitar la apertura de una embajada de La Habana en Estados Unidos, incrementa la asistencia a “iniciativas democráticas” -conocidas como “cambio de régimen”- y medios internacionales en Cuba y provee instrucciones al Departamento de Estado para rechazar visados a miembros del Ejército y del Partido Comunista cubano.

Algunos congresistas, liderados principalmente por los parlamentarios republicanos cubano-americanos de tendencia ultraderechistas, han puesto objeciones al cambio en la política de Estados Unidos hacia Cuba. Han prometido usar leyes, como la legislación de asignación para intentar bloquear la iniciativa de Obama, un demócrata.

Radio Habana Cuba