La Defensoría de los Habitantes de Costa Rica celebró la declaración del país como un Estado multiétnico y pluricultural

La Defensoría de los Habitantes celebró la declaración de Costa Rica en su Constitución Política como un Estado multiétnico y pluricultural, como un avance en el respeto a la diversidad y los derechos humanos de toda la población.

“Hoy queda más que visible que somos una sociedad plural, respetando la identidad, la cultura y la riqueza de la diversidad”, afirmó en un comunicado la defensora de los habitantes, Montserrat Solano.

El Congreso de Costa Rica aprobó el jueves en último debate una reforma al artículo 1 de la Constitución Política vigente desde 1949.

Este artículo establece que este país es una “República democrática, libre e independiente”, a lo que ahora se le agregó “multiétnica y pluricultural”.

Con esta modificación se pretende enmendar un error histórico que ha invisibilizado el aporte de los diversos grupos que conforman este país, según los diputados.

“Hay que reconocer el trabajo y el impulso de la comunidad afrodescendiente, de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso y de muchos otros actores de la sociedad, para lograr que esta iniciativa sea una realidad”, afirmó Solano.

La diputada presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, Sandra Piszk, dijo en el comunicado que “este importante logro, debe inspirarnos a continuar trabajando de manera constante por la promoción y fortalecimiento de los derechos de todos los habitantes”.

La legisladora agregó que esto debe darse en “un marco de respeto a las diferencias étnicas, culturales, religiosas y sexuales, las cuales son precisamente las que enriquecen y dan valor al crisol del que se compone nuestra nación”.

Para que la modificación entre en pleno vigor debe ser refrendada por el presidente del país, Luis Guillermo Solís, en los próximos días.

Costa Rica es un país de 4,7 millones de habitantes y según datos oficiales, cerca del 20 % de su población corresponde a minorías que sufren de algún tipo de discriminación, que se desglosan en indígenas (2 %), afrodescendientes (9 %) e inmigrantes (9 %).

El País