Ley de Herencia: la tensión política sigue en las calles y llega al Congreso

Los plantones y marchas que se realizan en el país a propósito del incremento al Impuesto a la Herencia y a la Plusvalía están tocando todo el escenario político.

El Pleno de la Asamblea de ayer fue el reflejo de ello; las cámaras de la producción piden que se archiven los dos proyectos de ley. Ayer hubo una nueva reunión del buró de Alianza País (AP) en su sede de la avenida De los Shyris, en el norte de Quito, para seguir analizando estrategias para contrarrestar lo que han llamado reiteradamente la “conspiración”. La disputa política mayor será en las calles.

AP se alista para demostrar que su proyecto político aún goza de la confianza de las mayorías, pero esperarán que el presidente Rafael Correa regrese de su gira internacional -mañana dará su enlace ciudadano en Milán- para definir fechas. Los oficialistas se limitan a contar que será la siguiente semana. Hay preocupación en AP. Las concentraciones se convirtieron en un elemento inesperado. Por ello, hay autocríticas entre algunos legisladores oficialistas porque no han logrado superar numéricamente las concentraciones de aquellos que los critican. Pero aseguran que el escenario cambiará.

Ante los micrófonos, asambleístas de AP hablan de un intento desestabilizador como parte de una campaña permanente para desacreditar al Gobierno; dicen que apenas el 2% de ciudadanos serán afectados por la Ley de Herencias; que la gente está desinformada; que los ciudadanos defienden los intereses de los más ricos. Además, alertaron de agresiones y provocaciones. Dejaron en claro que la lucha se trasladará a las calles.Y desde Bélgica, Correa reforzó el discurso: hay una “conspiración en marcha”.

Puertas adentro del movimiento hay incertidumbre porque aparte del costo político que pueda tener la aprobación de estas dos leyes, se está generando un ambiente de polarización social. Además, se critica, por ejemplo, el mal manejo comunicativo que tuvo el tema de las herencias, pues se lanzó sin una campaña previa. También hay sectores que impulsan una revisión de la norma, en especial en lo que se refiere a pisos y porcentajes para el Estado. El lunes, el bloque de AP tendrá una reunión para acordar posturas frente a los debates que se generarán, y más aún con la sesión accidentada de ayer en la Legislatura.

Los de AP acusaban de golpista a la minoría y esta les respondió que no quiere más impuestos. Incluso, la sesión en la que se tenía previsto tratar la objeción parcial del Ejecutivo al proyecto de Ley Reformatoria al Código Civil fue suspendida, pues los oficialistas no tenían los votos necesarios para ratificarla. Presión empresarial ​ El sector empresarial presiona para que se archiven los proyectos enviados por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional. La Federación Nacional de Cámaras de Comercio del Ecuador rechazó ayer las iniciativas sobre el Impuesto a la Herencia y a la Plusvalía, los cuales pudieran aprobarse en la Asamblea Nacional el próximo mes.

La razón: el primero tiene carácter de económico urgente y su trámite debe durar 30 días. El segundo también tendrá un trámite rápido, porque el oficialismo decidió incorporarlo dentro de un proyecto que ya pasó el primer debate. Los representantes de las cámaras de Comercio de Guayaquil, Santa Elena, Santa Ana (Manabí) y Cuenca, solicitaron que se archive las dos propuestas y anunciaron que hoy se reu­nirán con otros gremios del sector industrial y de la construcción, para hacer un pronunciamiento conjunto. Richard Martínez, presidente de la Federación de Cámaras de Industriales, también lo solicitó.

El poco tiempo para discutir estas leyes genera incertidumbre y desincentiva la inversión privada. Una nueva reforma tributaria no ayuda a estimular la inversión en momentos en que se necesita atraer capitales frescos, por la coyuntura petrolera y las necesidades fiscales, dijo. Para el presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, Pablo Arosemena, ni siquiera hay tiempo para el diálogo sobre el Impuesto a la Herencia. “Lo único que nos queda es pedir que lo archiven”. Pero no como un favor, sostuvo el representante de la Cámara de Comercio de Cuenca, Jaime Arturo Moreno: “El sector privado es el que genera dinero y lo que hace el Estado es administrarlo.

Y debe hacerlo escuchando a los ciudadanos”, a quienes llamó para seguir manifestándose. Miles de policías en protestas 500 en Quito; 300 en Cuenca y un número similar en Guayaquil. Así operaron los policías en las marchas de oficialistas y oposición. Y ayer en la tarde, el Ministerio del Interior dijo que habrá “cero tolerancia” con personas “que se manifiesten de manera violenta”. De hecho, seis unidades especializadas han operado con canes, caballos, motos. Incluso ha intervenido el servicio aeropolicial.

En la protesta del miércoles hubo cuatro detenidos “por actos violentos” registrados en la capital y dos uniformados heridos. Los afectados, entre ellos una mujer golpeada con una pila, se encuentran estables. Ayer, el director general de Operaciones de la Policía, Lino Proaño, dijo que las imágenes captadas en las manifestaciones no son para seguir procesos legales, sino para tener un archivo de personas que podrían generar inconvenientes.

Hasta la mañana, los agentes tenían identificadas a Quito, Guayaquil y Cuenca como las ciudades en donde se han realizado las manifestaciones más fuertes. Por eso, el oficial adelantó que el número de uniformados a emplear dependerá de la magnitud de las protestas. “Se aplicará el uso progresivo de la fuerza”, dijo Proaño. En las cuentas oficiales de la red social Twitter también se ha identificado a personas que supuestamente son responsables de los hechos violentos.

El Comercio

“Nos quieren volver al pasado con engaños”

El presidente Rafael Correa señaló desde Bruselas que las manifestaciones de la oposición son una estrategia. “Ese es el pretexto para lanzar toda la ofensiva”, agregó el Mandatario, recordando que estos grupos se preparan desde hace tiempo. “Es una pena que nos quieran volver al pasado con engaños, manipulando a la gente”, dijo Correa, quien señaló que dentro de las manifestaciones hay “gente muy agresiva y violenta”.

Mientras, en varias ciudades se dio otra jornada de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno, sin la vehemencia de días anteriores.

En Quito, la oposición inició la jornada pasadas las 17:00. Un cerco policial dividió a unos 300 manifestantes que se ubicaron a la altura de la calle Holanda y av. Los Shyris. Se vieron rostros conocidos, como el excoronel César Carrión, procesado por el 30S, o el editor de diario La Hora, Luis Eduardo Vivanco. En medio de la manifestación pacífica, ciudadanos quemaron una bandera de Alianza PAIS entre arengas.

Miembros de PAIS se reunieron en Los Shyris. Una pantalla fue colocada en la sede del Movimiento para que los asistentes observaran el partido Ecuador-Chile en la inauguración de la Copa América.

El asambleísta Virgilio Hernández afirmó que el respaldo recibido en estos días demuestra que el gobierno de la Revolución Ciudadana es para el pueblo y los sectores medios. “En la medida que hay justicia, equidad, también hay impacto social”, indicó.

En Cuenca, los opositores permanecieron en el parque Calderón, en menor cantidad que el miércoles. De nuevo hubo gritos contra el régimen; mientras, los partidarios del Gobierno se fueron hasta su sede, situada en el sur de la ciudad.

En Machala, Tulcán y Ambato también hubo manifestaciones, que se desarrollaron sin contratiempos.

Consignas en la Asamblea

En el momento de la instalación de la sesión de la Asamblea, los legisladores de la oposición gritaron “No más impuestos”. Los parlamentarios de Alianza PAIS respondieron: “Fuera golpistas”.

Estos últimos colocaron banderas de Ecuador en sus curules, al igual que los asambleístas de oposición, quienes se ubicaron al frente del estrado para cantar el Himno Nacional. Mauro Andino, asambleísta de PAIS, aseguró que las banderas eran para defender al actual gobierno y apoyar a la Selección de Fútbol.

Telégrafo

Por cuarto día se concentran opositores y afines al Gobierno en la Shyris

Las concentraciones a favor y en contra del Gobierno Nacional iniciaron cerca de las 16:55 de este jueves en la avenida de los Shyris, al norte de Quito, por cuarto día consecutivo. A diferencia de los días pasados, los graderíos de la tribuna lucieron vacíos de partidarios y simpatizantes del presidente de la República Rafael Correa, quienes se ubicaron afuera de la sede de la agrupación.

A la protesta antigubernamental siguieron llegando asistentes. La misma se caracteriza por usar la frase: “Fuera Correa, fuera”.

Un grupo de unos 50 policías se ubicó en las primeras gradas de la tribuna. En tanto, los opositores se apostaron en la calle Holanda, separados de los afines al mandatario por un amplio cordón policial.

Del lado oficialista tampoco se instalaron parlantes como ocurrió desde el lunes, por la sanción anunciada por el Municipio de Quito, por no solicitar autorización para usarlos.

Personal de la Agencia Metropolitana de Control y de la Policía Metropolitana recorren la zona donde se concentran las manifestaciones para verificar si el uso de equipos de sonido tiene los permisos respectivos.

“Los organizadores de cualquier concentración deben tener los permisos para la ubicación de cualquier elemento en el espacio público, pues tienen que cumplir con la Ordenanza Metropolitana 201”, explicó a través de un comunicado Gabriela Larreátegui, supervisora Metropolitana de la Agencia de Control de Quito.

Se ampara en la Ordenanza Metropolitana 201, en su artículo 33, que “prohíbe el uso de espacio público sin autorización municipal”. Mientras el artículo 58 de la misma Ordenanza sanciona el uso de espacios públicos sin la correspondiente autorización, “con una multa de $ 100 dólares, que se duplicará en caso de reincidencia”.

Marchas y concentraciones en otras ciudades
Tal como ha ocurrido desde el lunes pasado, otras ciudades además de Quito han registrado concentraciones a favor y en contra del Régimen. Así ocurrió este jueves en Machala, donde decenas de ciudadanos marcharon para expresar rechazo por las políticas del Régimen.

En el parque central de Loja, frente a la gobernación de la provincia, un grupo de simpatizantes del Gobierno gritaba consignas a favor del régimen, mientras la gobernadora Johanna Ortiz salía al balcón de la edificación para saludar con algunos de los funcionarios públicos que se hicieron presentes en el lugar. Abajo se colocó una pantalla gigante.

A escasos 500 metros del lugar, en la plaza de San Sebastián, casi un centenar de lojanos, se vistieron con prendas de color negro. Muchos de ellos cargaban una bandera del mismo color y protestaban contra el Régimen.

Concentración en el Centenario
El parque Centenario de Guayaquil nuevamente será el viernes el escenario de concentraciones de quienes rechazan los proyectos de Ley de Herencias y Plusvalía. Guillermo Lasso, líder del movimiento CREO, hizo un llamado a la ciudadanía para que asistan a las 17:00.

En redes sociales también se llama a las movilizaciones. Se prevé que sectores sociales, gremiales y empresariales participen en esa marcha.

Seguidores del Gobierno no se pronunciaron hasta las 19:00 de este jueves para conocer si tendrán alguna concentración.

Protestas ante proyectos

Por segundo día consecutivo, en Latacunga se cumplió una manifestación por parte de ciudadanos que rechazan las propuestas del Ejecutivo. Portaron cacerolas y banderas. La concentración se desarrolló en el parque Vicente León, según fotografías difundidas por Radio Latacunga AM en Twitter.

Dos plantones en una zona de la Amazonía

Habitantes del Puyo, flameando banderas negras y portando pancartas, también protestaron frente a la Gobernación de Pastaza. La multitud era acordonada por policías que la dividía de la concentración oficialista que también se reunía en ese lugar, publicó Teleamazonas en su cuenta de Twitter.

El Universo