Presidente presiona en EEUU por fondos para frenar la inmigración en Centroamérica

El Presidente Juan Orlando Hernández se reunió ayer con el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, con quien conversó sobre la necesidad de la aprobación del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica que conforman El Salvador, Guatemala y Honduras, como una de las medidas para contrarrestar las causas de la migración ilegal hacia ese país.

Lo anterior lo informó Hernández al salir del encuentro celebrado en horas de la tarde de ayer en el despacho de Biden, en la Casa Blanca, donde también discutieron temas energéticos en la región centroamericana con miras a impulsar proyectos que reduzcan los costos de la electricidad en el área.

Destacó que el dignatario estadounidense conoció sobre la potencialidad que Honduras tendrá al contar con dos puertos en el Atlántico y uno en el Pacífico con la construcción de Amapala (Valle). A los puertos en ambos océanos se suma la construcción de Palmerola como aeropuerto internacional en el centro del país, que estará interconectado con otros aeródromos ubicados estratégicamente a nivel nacional.

“Toda esta infraestructura logística permitirá el despegue de Honduras, seremos un centro logístico no solo para Centroamérica, sino para el resto del mundo. Toda la logística que tendrá el país implica inversión, empleo y posicionar a Honduras a nivel mundial”, apuntó.

FONDOS DEL PLAN APP

En torno a la seguridad que dio o no Biden respecto al financiamiento del Plan Alianza para la Prosperidad o si aportó en este encuentro una garantía que el Congreso estadounidense dará a Centroamérica los 1,000 millones de dólares, Hernández se limitó a responder que el proceso presupuestario en Estados Unidos, como en cualquier otro país, “lleva su tiempo”.

“Creo que hoy está empezando, probablemente inicie con algunas recomendaciones, ellos están negociando entre partidos otros temas y en medio estamos nosotros con esta iniciativa, yo diría que es un tema de esperar”, agregó.

Aclaró que en el caso de Honduras, el 80 por ciento lo pone el Estado, “de lo que podría representar la implementación del Plan Alianza para la Prosperidad, más que la cantidad de dinero para nosotros es más importante que Estados Unidos reconozca su compromiso en recuperar la paz y tranquilidad en Honduras y eso se logra con prosperidad, oportunidades, rediciendo pobreza para que la gente no migre”.

CORRUPCIÓN Y NARCOTRÁFICO

Al mandatario también le preguntaron sobre la preocupación de Estados Unidos respecto al tema corrupción y Hernández reiteró las acciones tomadas desde el primer día de su gobierno, cuando firmó con Transparencia Internacional (TI), destacando con ello que ningún otro país lo ha hecho, además de otros avances en seguridad y lucha contra el crimen organizado y narcotráfico.

“El día en que tomé posesión dije con claridad vamos de frente en el tema de transparencia y en contra de la corrupción, por eso somos el primer país del mundo en firmar un acuerdo con Transparencia Internacional que ya está llevando las mejores prácticas al país, antes de tomar posesión pedí la intervención de varias instituciones en Honduras”, señaló.

En esa misma línea, explicó que cada una de esas acciones e intervenciones ha llevado “a judicializar casos como nunca antes en el país en materia de corrupción, también se tienen a los famosos intocables que en sociedades de todo el mundo se dan y que finalmente terminan en la cárcel, eso está ocurriendo en Honduras, antes no había ocurrido”.

Sumado a eso, destacó que por primera vez en la historia del país “se han incautado bienes producto de juicios contra el narcotráfico, contra corrupción y esos bienes ahora sirven para buenos propósitos, hoy en Honduras se le terminó la fiesta a los delincuentes”.

En consecuencia, reafirmó que desde el Poder Ejecutivo y siendo su responsabilidad “no nos va a temblar la mano para hacer lo que corresponda en materia de justicia, cada una de las instituciones en Honduras como el Ministerio Público (MP) que es independiente, tiene que hacer su parte, en cuanto al Poder Judicial, jueces, magistrados, también, tenemos que evaluarlos a todos para que el Estado vaya avanzando, estamos en una ruta de mucho cambio en Honduras y parece que es un buen momento de la transformación del país”.

REUNIÓN EN OEA

Posteriormente, Hernández acompañado por el canciller, Arturo Corrales y el ministro de la Presidencia, Reinaldo Sánchez, sostuvieron otra reunión con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a quien reiteró su solicitud que el organismo acompañe al gobierno de Honduras en su lucha contra la corrupción y el crimen organizado.

La OEA ha venido respaldando a Honduras en la evaluación del sistema policial y de justicia y en base a las evaluaciones y diagnósticos se han tomado decisiones para garantizar la seguridad del pueblo. “Hoy reiteramos nuestra solicitud de monitorear el sistema judicial y los entes de seguridad, pero a la vez solicito que dichos monitoreos se amplíen al tema de transparencia y corrupción”, planteó.

Por su parte, Almagro dijo que al impulsar una serie de acciones para fortalecer las instituciones de justicia y seguridad, “Honduras se está poniendo a la cabeza en cuanto a la transparencia y lucha contra la corrupción” y calificó de muy positiva la iniciativa de Hernández de continuar impulsando con la OEA programas y otras iniciativas para el combate de la corrupción y el fortalecimiento de la transparencia.

Agregó que en los últimos cinco años la OEA ha venido trabajando con Honduras en la evaluación de la matriz de seguridad, respecto a los temas judiciales y la profesionalización de la Policía Nacional. Sin embargo, se ha solicitado una tercera evaluación, por lo que se espera que antes de finalizar el año se haya diseñado y comenzado a ejecutar una nueva fase del plan. “Honduras es el único país que ya ha hecho dos evaluaciones de su sistema y ya ha solicitado la tercera evaluación, a lo que la OEA va a contribuir”, indicó.

Hernández llegó el martes por la noche a Washington para hacer una ronda de seguimiento al Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica y participar en el Foro de Presidentes Unidos contra el Hambre (PUSH, siglas en inglés). Además, aprovechará el viaje para conversar con algunos congresistas personalmente y vía telefónica para seguir impulsando el plan y lograr el apoyo de Estados Unidos.

La Tribuna