Marines de Estados Unidos inician “ejercicios humanitarios” en Honduras

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, en conjunto con el Ejército hondureño, iniciaron ayer de manera oficial los ejercicios humanitarios Nuevos Horizontes que durante tres meses se estarán desarrollando en el Bajo Aguán, con la ejecución de obras de desarrollo y brigadas médicas.

Un centenar de elementos, entre soldados del Ejército, la Armada y Fuerza Aérea de EUA, se han desplazado a esta región del Aguán, municipio de Trujillo, para realizar una serie de ejercicios humanitarios denominado Nuevos Horizontes-Honduras.

Este es un evento que cada año realiza las Fuerzas Armadas de Estados Unidos para capacitar a ingenieros civiles-militares y profesionales médicos para desplegar y llevar a cabo operaciones humanitarias conjuntas en un determinado país.

“Nosotros solo estamos aquí para colaboraciones humanitarias; no tenemos ninguna misión militar, tenemos en esta localidad personal de la Fuerza Aérea, del Ejército, y de la Armada, porque somos un equipo en conjunto, y hemos venido a esta zona solo para operaciones humanitarias”, reiteró el teniente coronel Ryan Elliott, encargado de esta misión en el Bajo Aguán.

Los militares norteamericanos comenzaron ayer de manera oficial su misión con la construcción de dos aulas de la escuela Gabriela Mistral de la comunidad de Ocotes Altos, Trujillo, Colón, y en el transcurso de esta semana se empezará la perforación de un pozo de agua para abastecer a la comunidad de Honduras Aguán, siempre en este municipio.

Además, personal médico de la Fuerza Aérea norteamericana, en colaboración con las autoridades de Salud y del Hospital de Trujillo, estarán practicando cirugías generales y ortopédicas durante todo el ejercicio humanitario que dura unos 90 días.

Misión

”El punto más importante de nuestra misión en esta zona, es más la construcción de obras y las campañas médicas que hemos iniciado, esto con el propósito de mejorar las relaciones de amistad entre Estados Unidos y Honduras, y también para fortalecer nuestro compañerismo entre los militares hondureños, ya que algunos miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras están protegiéndonos con seguridad, esto es un ejemplo de como vamos trabajando hombro a hombro juntos los dos países”, destacó Elliot.

Ingenieros, soldados y militares levantan estas obras que serán donadas a estas comunidades con muchas necesidades y limitaciones.

“Es una necesidad que tenemos en estos momentos, ya que los edificios que tenemos no se dan abasto para albergar a los estudiantes que se han matriculado”, expresó Abrahán Ruiz, director de la escuela Gabriela Mistral, de Ocotes Alto, ubicada en la margen izquierda de Trujillo.

Desde hace mucho tiempo, más de un centenar de escolares han estado recibiendo sus clases en condiciones de hacinamiento.

Ahora tendrán dos aulas de clases, cuatro baños y un pozo séptico.

“Estamos aquí apoyando este proyecto y nos sentimos muy alegres porque hemos visto cómo los niños están felices de lo que les estamos haciendo. Este proyecto significa mucho para fortalecer los lazos de amistad entre Estados Unidos y Honduras”, indicó el teniente del Cuerpo de Marines, Robert Brown, ejecutor de esta obra.

Agua y salud

En la comunidad de Honduras Aguán se construirá un pozo para abastecer de agua a los más de 400 habitantes de este poblado, que desde hace años vienen padeciendo la escasez de este vital líquido. Esta aldea es una cooperativa de campesinos dedicados a la producción de palma, aquí el sistema de agua potable no satisface la demanda de sus abonados; para suplir esta necesidad, los militares harán esta obra.

Para mediados de este mes, personal médico de la Fuerza Aérea norteamericana llevará a cabo una brigada en el municipio de Tocoa, Colón, centrada en las enfermedades transmitidas por vectores.

Esta brigada es el primer paso de un proyecto de tres fases de colaboración con las autoridades sanitarias del país en la lucha por erradicar la malaria en el departamento de Colón.

La Prensa