México: una participación del 47% y la alternancia en las gobernaciones, lo que dejan las elecciones del domingo

La participación ciudadana en los comicios del pasado domingo fue de 47 por ciento, nivel mayor al de las más recientes elecciones intermedias. En 2009 fue a votar 44 por ciento y en 2003, 41.

A punto de cerrar el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), se comprobó igualmente asistencia marginal a las urnas en algunos municipios del país, incluso de una quinta parte de los ciudadanos en posibilidad de votar.

El caso más crítico fue el distrito uno de Ciudad Juárez, Chihuahua. Ahí, con una lista de 385 mil 423 electores, sólo acudió al llamado 22.9 por ciento de los ciudadanos. A nivel estatal, el promedio fue de 32.1.

Lo anterior significa que quien vaya a la Cámara de Diputados en representación de ese distrito, lo hará con la voluntad de sólo 7 por ciento de los electores de aquella zona.

En situación similar está el distrito octavo de Tijuana, Baja California, donde acudió a votar 26.2 por ciento de los inscritos en la lista nominal. En ambas entidades hay otros casos de votaciones por debajo de la línea de 30 por ciento.

Entidades que registraron baja concurrencia a las urnas

En la franja de concurrencia baja están Baja California, Chihuahua, Quintana Roo, Sinaloa y Tlaxcala, por debajo de 40 por ciento de participación. En Oaxaca, donde se registró el mayor número de casillas no instaladas y suspendidas, la participación fue de alrededor de 41 por ciento, nivel más cercano al promedio nacional de 47 por ciento.

También con promedios bajos se ubican municipios como Culiacán (29.5). En contraste, Yucatán tuvo la mayor asistencia en urnas, con un promedio de 68.6 por ciento. Ahí se ubican los municipios con la participación ciudadana más alta el 7 de junio: Valladolid y Ticul, donde casi ocho de cada diez inscritos en el listado fueron a las urnas. Asimismo están Huejutla, Hidalgo (63.5); Jojutla, Morelos, y Linares y Monterrey, Nuevo León, con 64 por ciento. En estas regiones predomina el Revolucionario Institucional.

En tanto, Mulegé, Baja California Sur; Colima, Colima; Campeche, Campeche, y Tamazunchale, San Luis Potosí, reportan asistencia de 58.5, 58.9, 63.9 y 67.8 por ciento, respectivamente.

Igualmente ocurrió con Bochil, en Chiapas, con asistencia de casi 60 por ciento. En Guerrero, pese a que también hubo incidentes violentos, en Ayutla votó 67 por ciento del listado y en Tlapa 64. En este bloque se perfilan triunfos del tricolor. De los perredistas destaca Paraíso, Tabasco (participación de 62 por ciento de la lista), y Tantoyuca, Veracruz, con 62.

En cuanto a votos nulos, se acumulaba un millón 782 mil 809 sufragios, equivalentes a 4.88 por ciento del total de la votación. La entidad con mayor número de sufragios en esta condición fue el estado de México, con casi 234 mil, seguida de la capital del país, con 220 mil.

Dentro de la ciudad de México, la delegación con mayor número de votos nulos fue Benito Juárez, con poco más de 14 mil. Los votos a candidatos no registrados fueron 69 mil 50, es decir, 0.18 por ciento de los sufragios.

La Jornada

Elección marca fin de hegemonías políticas

Inminente fin de los carros completos, por el aumento del voto diferenciado para crear contrapesos, bipartidismos marcados e incluso un mosaico amplio de preferencias, son algunas de las características del voto de los 36.6 millones de mexicanos que acudieron a las urnas y que decidieron la alternancia en cinco de nueve gubernaturas y el fin de hegemonías políticas estatales.

Nuevo León, Sonora, Querétaro, Michoacán y Guerrero registraron la alternancia en la gubernatura, pero salvo uno, en el resto de los casos el partido ganador tienen mayoría absoluta de diputaciones locales; tampoco tuvo carro completo en las diputaciones federales y las presidencias municipales están distribuidas entre varios partidos.

En Nuevo León, el candidato independiente, Jaime Rodríguez, le ganó dos a uno la gubernatura al PRI, pero las diputaciones federales son mayoritariamente priistas, con siete de las 12 posibles, y aunque quedó como tercera fuerza política en la entidad, el PAN se quedó con 16 diputaciones locales de mayoría y el PRI obtuvo diez; y en presidencias municipales, el PRI se quedó con 22; el PAN con 18; la alianza formada por el PRD y el PT siete; Movimiento Ciudadano una, igual que Nueva Alianza, Encuentro Social y un candidato independiente.

Los priistas le arrebataron al PAN el gobierno de Sonora, con Claudia Pavlovich; ella tiene una ventaja clara, de acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), pero aun cuando los priistas lograron un número importante de diputaciones de mayoría, al sumar 13, no tiene la mayoría absoluta, porque el PAN se quedó con ocho; la geografía de las alcaldías abarca cuatro partidos; PRI con 38; PAN con 24; Movimiento Ciudadano con cuatro y PRD con tres, mientras que las diputaciones federales fueron casi parejas; tres para el PAN y cuatro para los priistas y verdes.

Querétaro es una entidad que está gobernada por el PRI, pero la perdió el domingo frente al PAN; el programa de resultados preliminares mostró una distancia innegable del panista Francisco Domínguez, y esta vez la inercia de los votos por el candidato ganador arrastró en positivo al resto de competidores panistas, pues ese partido logró 12 distritos y el PRI únicamente tres; las diputaciones federales son también mayoritariamente panistas, tres contra una, así como los ayuntamientos: 11 del PAN; cuatro del PRI; uno para el verde, otro para el Panal y uno más para una alianza.

Michoacán es otro estado que registra por tercera ocasión la alternancia en su gubernatura. El perredista Silvano Aureoles le quitó el gobierno al priismo, pero sus compañeros de partido no tuvieron esa contundencia; el Congreso con el que trabajará es mayoritariamente priista, pues el tricolor ganó 12 distritos; el PRD 10 y el PAN dos; las diputaciones federales son priistas, de siete frente a cinco; los ayuntamientos tienen toda la gama de partidos: 50 de PRD; 36 del PRI; ocho del PAN; cinco del PT; cuatro del Verde, igual de Movimiento Ciudadano; uno de Morena; uno del Panal y un candidato independiente.

Y en Guerrero, donde los perredistas tenían dominio político, el PRI marcó la segunda alternancia y un avance electoral estatal considerable, pero que no le alcanza para darle una mayoría holgada en el Congreso; los priistas ganaron 17 diputaciones; los perredistas 10 y el Partido Verde una; las presidencias municipales también muestran todas las opciones políticas: 38 del PRI; 22 del PRD; seis del PAN; cinco de Movimiento Ciudadano; tres del Verde y una del PT; las diputaciones federales son siete del PRI-Verde y dos del PRD-PT.

Pero en el resto de las 11 entidades donde hubo elecciones, los ciudadanos se pronunciaron por un mayor equilibrio de poder entre las fuerzas políticas. En el Distrito Federal, que desde 1997 fue dominio absoluto del PRD y que en algunas ocasiones dejó asomar una incipiente y tímida oposición, escribió una historia distinta el domingo.

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal estará integrada por 16 diputaciones de mayoría del PRD, por 15 de Morena, seis del PAN y tres del PRI, partido que a pesar de quedarse como la cuarta fuerza política en la capital del país, registró avances, pues obtuvo el triunfo en tres delegaciones, mientras el PAN en dos, el PRD en siete y Morena en seis más. En Colima el resultado está cerrado para la gubernatura. El programa de resultados electorales preliminares muestra la ventaja para el PRI; sin embargo, la diferencia es mínima con el PAN y será después del cómputo distrital cuando se conozca con mayor exactitud si hay un claro vencedor, pero el PAN por lo pronto ganó 11 diputaciones locales y el PRI cinco; los ayuntamientos quedaron seis para el PAN; dos para el PRI, uno para el PRD y dos para el verde.

En Campeche el PRI tuvo un triunfo contundente, pero no aplastante. Refrendó el gobierno, pero en el Congreso no tiene mayoría absoluta; los priistas ganaron 12 distritos y los panistas ocho; Morena uno; en alcaldías seis fueron para el PRI y cuatro para el PAN.

Confirman tendencia en diputaciones

Con 93.19 por ciento de las casillas contabilizadas, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del INE confirmó que la primera fuerza política en la LXIII Legislatura será el PRI, con el 29.10% de los votos, seguida por el PAN, con 20.89%; el PRD, con 10.83%; Morena, con 8.37%; Movimiento Ciudadano, con 5.99%; Nueva Alianza, con 3.74%, Encuentro Social, con 3.30% y un candidato independiente.

Además, el PREP confirma que el Partido del Trabajo no alcanzó el mínimo de 3% para mantener su registro, pues se quedó en 2.87%, mientras que el Partido Humanista obtuvo 2.14%, también por debajo del mínimo requerido por la ley para que se mantengan como partidos nacionales.

Sin embargo, será hasta la conclusión del cómputo distrital, que empieza mañana y termina a más tardar el domingo, cuando se conozcan las cifras exactas, y hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación califique la elección, luego de atender las impugnaciones que puedan presentarse, cuando se conozca la integración oficial de la Cámara de Diputados.

Con base en los datos emitidos por el PREP, el PRI está en la posibilidad de contar con un total de 196 diputados; de ellos al menos 127 serán de mayoría y el resto plurinominales, según las estimaciones de expertos del INE, quienes deben esperar al análisis de qué distritos corresponden al PRI y cuáles al PVEM, de la alianza que hicieron y les dio el triunfo en 158 distritos.

El PAN tendría entre 99 y 106 legisladores federales; el PRD tiene la posibilidad de tener un total de 52 diputados en total.

Morena puede tener 33 legisladores en su primera elección; el Partido Verde tiene la posibilidad de tener hasta 41 legisladores, de los cuales al menos 30 serán de mayoría; el Partido Nueva Alianza está en posibilidad de alcanzar nueve legisladores; el Movimiento Ciudadano 24 en total; Encuentro Social al menos ocho.

Excelsior

Ver resultados

http://votoxvoto.milenio.com/