Colombia: Santos propone un nuevo enfoque para enfrentar las drogas en el mundo

“Hemos gastado billones de dólares en una guerra con resultados importantes –sin duda– pero insuficientes; billones que deberían haberse invertido en hospitales, colegios, viviendas para los más pobres y generación de empleo”.

Esas fueron algunas de las frases del presidente Juan Manuel Santos en la XXXII Conferencia Internacional contra las Drogas, que se inició hoy en Cartagena y que se extenderá hasta el jueves. Al encuentro asisten delegados de 127 países, la DEA, la ONU y el Comando Sur de los Estados Unidos.

En su intervención, el presidente Santos señaló que no solo Colombia sino el mundo necesitan de “un nuevo enfoque para enfrentar el problema de las drogas”, que debe surgir de un debate “despojado de prejuicios políticos e ideológicos”.

Esto, porque, señaló, después de casi 54 años de guerra contra las drogas, “tenemos que reconocer que no hemos ganado. Llevamos 54 años en guerra y no la hemos ganado”.

“Parte de la discusión que los expertos y los científicos deben dar es si la descriminalización o la regulación del consumo de drogas tendrían realmente efectos positivos, negativos o neutros”, dijo Santos, siendo esta una de las afirmaciones más reveladoras de su discurso.

Añadió que la política debe ser integral, que incluya además la promoción de una cultura de la legalidad que anule prácticas como “el todo vale” y el culto a la mafia. Así como debe abordar la prevención del consumo y la atención en salud a los consumidores.

“El narcotráfico –hay que reconocerlo– pese a los avances sigue siendo el principal financiador de la violencia y del terrorismo, al tiempo que la drogadicción, que en Colombia no era un problema, hoy sí, se consolida como un problema mundial de salud pública”, dijo el Mandatario.

Y agregó: “Y hay que decirlo también, rindiendo un homenaje a nuestros mártires: el éxito relativo de nuestro país, de Colombia, ha tenido un precio muy alto –¡muy alto!– que pagamos con la vida y la sangre de varios de nuestros mejores jueces, nuestros mejores periodistas, nuestros mejores policías, nuestros mejores soldados, nuestros mejores dirigentes políticos”.

Santos indicó que si bien Colombia ha tomado la batuta de la discusión, al convocar que se trate el tema en la Asamblea de la ONU el próximo año, el país “no va a actuar unilateralmente”.

El Mandatario anticipó las líneas de lo que será la política contra las drogas en el país, tras la decisión de suspender el uso del glifosato en cultivos ilícitos.

El primero es atacar “todos los eslabones de la cadena del narcotráfico de forma diferenciada”. Segundo, “prevención y programas de salud pública” frente a los consumidores; y en cuanto a los cultivos ilegales, se apostará a la “erradicación –ojalá voluntaria– y sustitución de cultivos”.

Finalmente, el presidente Santos invitó a los delegados internacionales y nacionales a realizar esta semana un debate abierto. “no tengo la respuesta perfecta, pero sí sé que tenemos que ser más eficaces (…) Nadie quiere más muertes, más violencia, más consumo o más criminales lucrándose; pero necesitamos, como mundo, ponernos de acuerdo en cómo vamos a lograrlo”, dijo.

Algunas cifras de la lucha

Desde 1993, las autoridades colombianas han capturado a 973.916 personas por narcotráfico. De ese total, 3.445 son extranjeros y los demás nacionales.

En los últimos cuatro años, la Fuerza Pública ha incautado 820 toneladas de cocaína. Eso, según Santos, traduce en que narcos han dejado de recibir 60 billones de pesos. En los últimos 20 años, el total de incautaciones de estupefacientes es de 1’752.414 kilos, de los cuales 1’259.202 correspondía a cocaína.

Se han destruido 16.789 laboratorios de producción de cocaína, y otras drogas como heroína.

Las autoridades han ocupado 101.797 bienes adquiridos con dineros producto del narcotráfico.

Y se han destruido 551 pistas clandestinas usadas por la mafia.

El Tiempo