Panamá: defensa de Martinelli busca dilatar proceso penal en la Corte

‘Nuestra recomendación es que no venga, incluso si le llaman a audiencia de imputación de cargos’, ha exteriorizado el abogado Rogelio Cruz, uno de los diez defensores del expresidente Ricardo Martinelli, investigado por anomalías en el Programa de Ayuda Nacional (PAN) y ahora por las escuchas telefónicas del Consejo de Seguridad.

La teoría de los abogados del expresidente es que si éste no comparece personalmente a algunas de las audiencias en la que por obligación legal deba estar en persona, la Corte Suprema tendrá que archivar temporalmente el expediente hasta que regrese voluntariamente o la Policía Internacional lo haga volver al país.

‘Hasta hace poco no creía que hubiera persecución (contra Martinelli), pero ahora sí’, insistió Cruz. En caso de que se archivase alguna causa, los plazos que establece el Código Procesal Penal se congelarían.

Pero Rafael Chavarría, del Consejo Nacional de los Trabajadores Organizados (Conato), discrepa profundamente. ‘¿Por qué si en las cárceles hay 13 mil o 14 mil personas y muchas de ellas no han sido condenadas, hay fueros con Martinelli?’, pregunta el dirigente.

En los dos últimos meses, la Corte ha analizado diez expedientes contra el exmandatario y ha determinado la apertura de tres investigaciones, dos de ellas ligadas con contratos del PAN, de donde se sospecha que se mal gastaron $1,200 millones, una tercera parte del costo del ensanche del Canal de Panamá. En todas, los magistrados tienen dos meses para investigar.

‘Que la Corte abra las investigaciones es un gran paso’, dice Antonio Saad, del Movimiento de Independientes (Movin), para quien es llamativo que en los casos de corrupción que se han destapado ‘todos los caminos terminan conduciendo a Martinelli’.

A su juicio, la distancia física que ha puesto el expresidente es una señal de que ‘siente que el peligro se acerca’. Martinelli vive en Miami desde marzo pasado, desde donde ha visto el encarcelamiento de tres de sus ministros, tres funcionarios de su confianza, y una decena de empresarios que hicieron negocios con su gobierno.

DEFENSA DE MARTINELLI

Con un argumento opuesto a la sociedad civil, sus abogados han advertido este martes a la Corte Suprema que la apertura de la investigación por pinchazos telefónicos constituye violación del fuero penal que le garantizó el Tribunal Electoral (TE) por el llamado a elecciones internas en Cambio Democrático.

Martinelli, en sendos mensajes por Twitter , invocó un artículo constitucional que, a su juicio, lo libra de toda investigación. Se trata del 191, que establece que un presidente sólo puede ser juzgado por extralimitarse de funciones, por obstaculizar el trabajo de la Asamblea o por delitos contra la personalidad internacional del Estado o la administración pública. ‘Eso no le aplica’, respondió el abogado Ernesto Cedeño.

‘Soy un perseguido político’, insistió Martinelli en otro comentario, en el que despertó cuestionamientos: ‘para ser un verdadero líder se requiere estar ahí con su gente, dando la cara y luchando’, espetó un usuario de la red social.

Pero la protección penal no es una obstrucción significativa. Tal como se hizo con el expediente de anomalías en la compra de $60 millones en comida deshidratada para colegios rurales, la Corte debe pedir al TE el levantamiento del fuero.

‘La Corte debió haber pedido el retorno de Martinelli hace mucho tiempo… tiene que pagar por lo que ha hecho al país’, exige Chavarría.

Saad, en cambio, habla con más cautela: ‘las ansias de justicia no pueden cegarnos. Así como ocurrió con Moncada Luna, una vez haya imputación de cargos el caso llevará otra velocidad’.

PROCESOS PENALES

Ricardo Martinelli está fuera del país desde el 28 de enero de 2015.

La Corte Suprema le abrió proceso por el caso de comida deshidratada.

Esta semana, la Corte Suprema abrió la segunda causa penal contra el exmandatario por los ‘pinchazos’ telefónicos.

Estrella de Panamá