Representantes de gobiernos municipales de la región debatieron en Brasil sobre desigualdad y segregación en las ciudades

Representantes de gobiernos municipales de ciudades de la región y altos funcionarios de organismos internacionales participaron este 8 y 9 de junio en Sao Paulo (Brasil) en el Segundo Coloquio Sudamericano sobre Ciudades Metropolitanas – MSur, dedicado al desarrollo urbano y las desigualdades socioespaciales y organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Prefectura de Sao Paulo.

El Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, participó en esta reunión, donde destacó que los indicadores de desarrollo en América Latina, como el índice de desarrollo humano o el producto interno bruto (PIB), se han visto favorecidos por el proceso de urbanización. “Las economías urbanas se benefician de una mayor productividad dada la proximidad de los factores de producción y la especialización y el tamaño de sus mercados”, señaló durante la apertura del encuentro.

Antonio Prado recordó que América Latina es la región en desarrollo más urbanizada del mundo, con 80 % de la población que reside en ciudades, y señaló las 40 principales urbes generan 30 % del PIB regional.

Sin embargo, apuntó que las aglomeraciones urbanas generan también externalidades medioambientales negativas, vinculadas especialmente a la quema de combustibles fósiles para el transporte, y son reflejo de las desigualdades existentes en la región, que se plasman en altos grados de segregación socioeconómica. “La mayoría de capitales de la región superan la línea de alerta de la desigualdad –fijada en un coeficiente de Gini de 0,4- a partir de la cual el desarrollo socialmente sostenible se encuentra amenazado”, resaltó.

El Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL añadió que, más allá del ingreso, la desigualdad se expresa en otras dimensiones, como la segregación urbana y educativa y la discriminación étnica y de género. “Se debe avanzar en la construcción de la cultura de la igualdad y superar la secular cultura del privilegio vigente en la región”, subrayó Antonio Prado.

Este encuentro es el segundo que se realiza en el marco de la iniciativa MSur, que busca articular una lectura compartida sobre los problemas y desafíos de las metrópolis y generar consensos sobre las estrategias para enfrentarlos. El proceso comenzó en abril en Santiago de Chile con una reunión sobre ecosistemas urbanos y sostenibilidad, y contempla la celebración de otros dos coloquios, en agosto en Quito, sobre economía urbana, y en septiembre en Montevideo, sobre gobierno y gobernanza, ciudadanía, educación y cultura.

Las recomendaciones acordadas durante este proceso serán presentadas en diversos foros de discusión relevantes sobre desarrollo sostenible, entre ellos, la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo que tendrá lugar en julio en Addis Abeba; la Cumbre de las Naciones Unidas para la adopción de la agenda de desarrollo post-2015, en septiembre en Nueva York, y la 21 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), en diciembre en París.

Los resultados de estos coloquios servirán además para articular una postura regional de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible, Hábitat III, que se realizará en Quito en octubre de 2016. Esa cita, en la que se espera acordar una nueva agenda urbana nacional, tendrá lugar veinte años después de la conferencia celebrada en Estambul en la que se estableció la Agenda Hábitat, que tuvo como principal objetivo promover el desarrollo sostenible de los asentamientos humanos en un mundo en proceso de urbanización.

Cepal