Reunión clave entre cancilleres del Mercosur y representantes de la UE por TLC

Repollitos de Bruselas

Llegó el día. A las 11.30, hora local, los ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur se reunirán en Bruselas con la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, para conversar sobre los “criterios” generales de la oferta que el bloque sudamericano presentará a la Unión Europea (UE). La reunión, que tiene lugar en el marco de la cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la UE, es percibida por los uruguayos como clave en la estrategia del gobierno, interesado en darle un envión al inconcluso acuerdo de libre comercio con el viejo continente. Sin embargo, el encuentro se produce a pocas horas de que los países de la región tocaran diferentes partituras en relación con el acuerdo, dejando idéntica sensación a la de una orquesta desafinada con pocos ensayos arriba.

En diferentes entrevistas, los presidentes de Brasil y Paraguay, Dilma Rousseff y Horacio Cartes, y el canciller argentino, Héctor Timerman, mostraron tres versiones distintas sobre cómo encarar el acuerdo. En otro registro, varios tonos más arriba, el boliviano Evo Morales amenazó con irse del Mercosur si prosperan las negociaciones con Europa.

En una entrevista con la agencia de noticias Efe, el paraguayo Cartes advirtió que las negociaciones entre la UE y el Mercosur no deben tener “dos velocidades”. “Queremos una sola velocidad”, dijo Cartes, que en 20 días asumirá la presidencia temporal del bloque. Casi al mismo tiempo, Timerman afirmaba a la agencia estatal Télam que en el corto plazo “no habrá un acuerdo”. El argentino pidió uno “que beneficie a los pueblos del Mercosur, porque creemos que no podemos sacrificar el bienestar de nuestra gente en pos de un acuerdo que no sea beneficioso”, dijo respecto de la política agrícola común de la UE. El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina trajo a memoria la oferta presentada el año pasado por el Mercosur, resistida por varios países europeos, como Francia, Irlanda y Polonia.

Visiblemente más entusiasta, Rousseff explicó en una entrevista concedida a la Deutsche Welle que “desde la perspectiva del Mercosur, y sobre todo de Brasil, es de una importancia existencial concluir el acuerdo este año”. La rapidez que proyectó Rousseff contrastó con el enojo del presidente de Bolivia. “Si el Mercosur quiere forjar un acuerdo de libre comercio con la UE, Bolivia va a tener que retirarse, porque su apuesta es a un comercio de solidaridad y no de competitividad”, afirmó Morales. Bolivia inició el año pasado el procedimiento de adhesión plena al Mercosur.

La voz cantante de la delegación uruguaya la tuvo el vicepresidente Raúl Sendic, que en su discurso leído aseguró que abogó por “fortalecer los vínculos” entre los bloques regionales. En su intervención, Sendic resaltó que “el compromiso que tenemos los países del Mercosur con un acuerdo con la UE puede ser una señal importante para avanzar en el futuro en acuerdos más globales entre los dos continentes”. “Por eso Uruguay reafirma su compromiso de fortalecer la alianza entre Mercosur y UE”, dijo, y abogó por “un plan concreto en los próximos meses para lograr un acuerdo entre las dos regiones”. Sin contactos con la prensa, la delegación uruguaya festejó ayer como un primer gol de su presentación en Bruselas la firma de un acuerdo de cooperación con la UE, el primero de este tipo que el bloque europeo suscribe con un tercero. Se trata de un memorándum de entendimiento en cooperación triangular rubricado por el canciller Rodolfo Nin Novoa y el comisario europeo para Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica. Si bien los contenidos del memorándum hace rato que son trabajados por la Embajada de Uruguay en Bruselas, la firma (la foto) no deja de ser una buena noticia para el servicio exterior criollo.

Pero los ojos, hoy, estarán puestos en la reunión con la sueca Malmström. De la conversación paralela a la cumbre dependerá en buena medida la suerte del entendimiento con los 27. Un acuerdo para el que -explicaron a la diaria fuentes de la cancillería- Brasil y Uruguay identifican como aliada a la canciller alemana, Angela Merkel. No sólo por el interés que representa la industria paulista para las empresas alemanas y viceversa, sino también porque, entienden, Merkel puede ser clave para habilitar una negociación con el Mercosur a dos velocidades. Aunque todavía falta lo más importante -que el Mercosur se convenza a sí mismo de las virtudes de esta estrategia de doble ritmo-, diplomáticos brasileños y uruguayos ponen el ojo en la mandamás alemana en su aspiración de cerrar, cuanto antes, un acuerdo con Europa. Aunque, claro, anoche la cadena germánica Deutsche Welle asignaba más relevancia al acuerdo de libre comercio alcanzado por 26 países del sur y el este de África que a la propia cumbre con la Celac. Una muestra más de para dónde miran, cuando ven, los ojos de Alemania.

La Diaria

Uruguay reafirmó su compromiso con un acuerdo de libre comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea

El vicepresidente de la República, Raúl Sendic, reafirmó el compromiso de Uruguay en firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el MERCOSUR y la Unión Europea. “No venimos a pedir donaciones, ni somos un continente que requiere ayuda humanitaria, sino que buscamos acuerdos con tratamiento igualitario”.

Sendic expuso este miércoles en la Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) y la Unión Europea, que reúne a dirigentes europeos, latinoamericanos y caribeños con el objetivo de fortalecer las relaciones entre ambas regiones.

En dicho marco el vicepresidente expresó que los dos continentes tienen una “memoria y una historia en común y atravesaron por las mismas circunstancias”.

Manifestó que aún quedan “desafíos” porque avanzar en acuerdos entre América Latina, el MERCOSUR y la CELAC con la Unión Europea es una “enorme responsabilidad”.

“Vamos a un mundo constituido por bloques importantes y si no nos ocupamos de fortalecer los vínculos entre nosotros, otros se ocuparán de generar los bloques que les convengan a cada uno de los intereses ajenos a la integración de los continentes”, advirtió.

Sendic resaltó que América Latina y el Caribe “tienen mucho para aportar, porque su territorio está lleno de energía y alimentos y han demostrado una enorme capacidad de gobernabilidad al atravesar circunstancias como las crisis mundiales de 2008 y 2009”.

Asimismo, destacó que América ha logrado avanzar en desarrollo económico y social, con crecimiento de inversiones y fortalecimiento de los procesos democráticos, que lo ubican en un lugar “diferente al que tenía a principios de este siglo”.

Acuerdo con la Unión Europea

Sendic remarcó que la responsabilidad de los países del MERCOSUR con un acuerdo con la Unión Europea “puede ser una señal importante para avanzar en alianzas más globales entre los dos continentes”.

“Por ello Uruguay reafirma su compromiso de fortalecer la alianza MERCOSUR-UE”, expresó, al tiempo pidió un “plan concreto en los próximos meses para lograr un acuerdo entre las dos regiones”.

Asimismo, el jerarca de gobierno repasó los “avances económicos y sociales” de Uruguay, tales como la pobreza que pasó de 39% a 11% en diez años; el Producto Bruto Interno, que se cuadruplicó, la baja histórica del desempleo y el avance en la agenda de derechos”.

“Estos avances requieren que América Latina en el intercambio con la Unión Europea pueda establecer las reglas de convivencia que han permitido avanzar, porque en el continente cada país brega por la defensa de la soberanía de otros pueblos”, aseguró.

En tal sentido, resaltó el respeto por los procesos internos de los pueblos. “No somos policías de países hermanos”.

Días pasados el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, había expresado que “Uruguay, Paraguay y Brasil ya están listos para comenzar las negociaciones, aunque con la voluntad de respetar los tiempos de Argentina”.

El jerarca de gobierno dijo que “si Argentina decide no participar de las negociaciones en este momento, el resto del bloque seguirá para adelante”.

En dicho marco, Sendic dijo este miércoles que “es necesario que todos los procesos de integración y acuerdos permitan mantener esas reglas entre los países latinoamericanos”.

Ni donaciones ni ayuda humanitaria

“No venimos a pedir donaciones, ni somos un continente que requiere ayuda humanitaria”, remarcó Sendic.

En tal sentido agregó que América Latina busca lograr acuerdos con “tratamiento igualitario, acceso a los mercados, comercio, inversión en tecnología, avanzar en la vigilia contra el cambio climático y en consolidar sociedades cada día más justas”.

“Debemos seguir buscando nuevos horizontes que nos permita avanzar en una mayor integración, desarrollo y justica social”, sentenció.

Red 21

Brasil buscará TLC con la UE con o sin Argentina, dice ministra 

La presidente Dilma Rousseff informará a la Unión Europea que Brasil pretende entregar en julio su oferta para un acuerdo de libre comercio con ese bloque, a pesar de la resistencias de otros miembros del Mercosur, como Argentina. Junto a Venezuela, Argentina, Uruguay y Paraguay, Brasil forma parte de la unión aduanera regional Mercosur, que según sus estatutos debe negociar en conjunto los acuerdos comerciales con otros países. Brasil y Uruguay se han mostrado decididos a un acuerdo con la Unión Europea, mientras que Argentina ha mostrado objeciones a una propuesta amplia para impulsar el libre comercio. Según la ministra brasileña de Agricultura, Kátia Abreu, si Buenos Aires no acepta negociar “se quedará atrás”.

La decisión de Brasil de presentar una propuesta a la Unión Europea este mismo año fue divulgada por la ministra de Agricultura, Katia Abreu, la mañana de este miércoles a la llegada de la comitiva presidencial a Bruselas.

Allí la presidenta Dilma Rousseff participará de la cumbre de la Unión Europea y la Celac, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Poco después, en una declaración que dio tras un encuentro con el primer ministro belga, Charles Michel, Dilma habló en nombre del Mercosur y aseguró que el bloque está “en condiciones” de hacerle una oferta a la UE.

Según la ministra Abreu, la intención del gobierno brasileño es presentar la oferta en julio, y pedir que la UE haga lo propio antes de fin de año.

“No hay forma de que (Argentina) se quede atrás, hoy sería negativo. Sería ideal que aceptara (el acuerdo), pero si no quiere, o viene o se queda atrás”, dijo la ministra de Agricultura, al referirse a las objeciones que el gobierno de Cristina Kirchner ha puesto a un eventual acuerdo, que se arrastra desde hace más de quince años.

Junto a Venezuela, Argentina, Uruguay y Paraguay, Brasil forma parte de la Unión aduanera regional Mercosur, que según sus estatutos debe negociar en bloque los acuerdos comerciales con otros países.

Brasil y Uruguay se han mostrado decididos a un acuerdo con la Unión Europea. Brasil ha pedido a Argentina que trabaje en una oferta comercial más ambiciosa.

Brasil 247

Cumbre de la Celac: por ahora no habrá acuerdo entre Mercosur y la UE

El canciller Héctor Timerman afirmó que “no” habrá un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea durante esta Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la UE, que se desarrolla en la ciudad belga de Bruselas.

El canciller aseguró que está “a favor de un acuerdo, siempre que sea beneficioso para ambas partes y que no sacrifique ni un solo puesto de trabajo en Argentina”.

“Si ellos tuvieran una oferta terminada, vamos a poner una fecha para hacer el intercambio de oferta e iniciar una negociación”, indicó el ministro, quien puntualizó que “el Mercosur hace un año que ya terminó su oferta”.

Al respecto, aseguró que “están de acuerdo todos los países del Mercosur en la necesidad de trabajar juntos”.

“El Mercosur quiere llegar a un acuerdo y la Argentina va a hacer todo lo posible para que el acuerdo al que lleguemos con la Unión Europea, si llegamos, beneficie especialmente a los pueblos del Mercosur, porque creemos que no podemos sacrificar el bienestar de nuestra gente en pos de un acuerdo que no sea beneficioso para nuestros sectores”, concluyó Tiimerman.

En sintonía con la posición Argentina, y mostrando solidez en el bloque sudamericano, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró en esta Cumbre que “Mercosur pretende hacer su propuesta y queremos saber si la Unión Europea está preparada para ello”.

Rousseff confirmó que los países del Mercosur entregarán una oferta para un acuerdo de libre comercio con la UE, y que esperarán una respuesta “en días o meses”.

El pedido fue hecho durante una reunión bilateral con el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, anfitrión de la Cumbre.

“Esperamos que esta cuestión evolucione de manera satisfactoria, por parte de la Unión Europea”, abogó Rousseff.

El Mercosur concluyó en agosto del año pasado una oferta a la UE para iniciar una negociación con vistas a un tratado de libre comercio.

En realidad, las conversaciones con la Unión Europea (UE) se iniciaron mucho antes, en 2000, pero las crisis que atravesaron ambos bloques, Latinoamérica primero y Europa más tarde, llevaron a largos periodos de estancamiento, hasta su relanzamiento en 2010.

En noviembre de 2014, la Argentina, en el ejercicio de la Presidencia Pro Témpore del Mercosur, le comunicó oficialmente a la UE que ya había concluido sus trabajos para la formalización de una oferta negociadora del bloque sudamericano, que es parte del proceso encaminado hacia la concreción de un acuerdo.

Si bien nunca trascendieron los detalles de la misma, se conoce que se trata de “una oferta de bienes, servicios, inversiones y compras gubernamentales ambiciosa y equilibrada”, según la declaración conjunta de los socios sudamericanos.

Durante todo este tiempo, la UE no pudo responder a la propuesta sudamericana, dado que no pudo cerrar una oferta para hacer un intercambio con el Mercosur, debido a que habría alguna reticencia de ciertos países que no ven con buenos ojos un tratado bilateral en torno del comercio.

Télam

Bolivia advierte retirarse si Mercosur acuerda libre comercio con la UE

El presidente Evo Morales dijo ayer que “si Mercosur quiere forjar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE), Bolivia va a tener que retirarse”, pues apuesta por un comercio “de solidaridad y no de competitividad”.

“Preferimos ampliar nuestro mercado regional solos que ser cómplices de una política inhumana que hace daño a las mayorías y beneficia a las minorías”, señaló en declaraciones a EFE.
Bolivia inició un procedimiento de adhesión al Mercosur (formado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela).

Morales, que se encuentra en Bruselas para asistir hoy y mañana a la cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac), consideró que “cualquier comercio debe ser de solidaridad y no de competitividad si queremos resolver la pobreza”.

“¿Quién gana con las políticas de competitividad? Las grandes empresas trasnacionales y no los pueblos o pequeños productores”, afirmó.

Actualmente los países del Mercosur (excepto Venezuela) negocian con la UE un acuerdo que incluye un tratado de libre comercio, aunque esas negociaciones están estancadas precisamente por falta de consensos en el ámbito comercial, algo que los países intentarán solucionar en esta cumbre.

Morales también acusó a la UE de coaccionar a los países latinoamericanos: “Si no hay libre comercio, no hay acuerdo (…) Eso es chantaje”.

“Todavía existe una mentalidad colonial de invasión y dominación que provoca enfrentamiento”, lamentó. Sí confió en que los dos continentes se conviertan en regiones “sin invasores ni invadidos, sin dominados ni dominadores”.

“La cumbre UE-Celac sirve para eso”, añadió Morales tras criticar que cada líder latinoamericano disponga de muy poco tiempo para hablar.

Los Tiempos