Sala Constitucional de Costa Rica analizará fallo que avaló primera unión gay

La Sala Constitucional de Costa Rica informó hoy de que analizará la resolución de un juzgado de familia que el pasado 2 de junio reconoció la primera unión de hecho homosexual del país y Centroamérica.

La Sala Constitucional explicó en un comunicado que solicitó el expediente del caso al Juzgado de Familia del II Circuito Judicial de San José.

Esto debido a que desde el pasado 29 de enero la Sala estudia una acción de inconstitucionalidad presentada contra el artículo 4 de la Ley General de la Persona Joven, texto en el cual se basó el fallo del Juzgado de Familia.

La Ley General de la Persona Joven, que entró en vigencia en el 2013, establece en el artículo 4 “el reconocimiento sin discriminación humana, de los efectos sociales y patrimoniales de las uniones de hecho que constituyan de forma pública, notoria, única y estable”.

El fallo del juzgado benefició a la pareja homosexual integrada por Gerald Castro y Cristian Zamora, quienes conviven juntos desde hace 12 años y comenzaron la lucha legal por el reconocimiento de su unión en 2013.

En juzgados de familia de distintas partes del país hay otros nueve casos similares en estudio de los jueces.

Algunos abogados expertos en la materia han dicho a medios locales que al estar en estudio de la Sala Constitucional la acción de inconstitucionalidad, ningún juzgado podía fallar sobre las uniones de hecho entre personas del mismo sexo, que además están prohibidas en el Código de Familia.

La resolución del juzgado de familia solo beneficia a la pareja que la interpuso, por ello las organizaciones de la diversidad sexual y el mismo Gobierno han anunciado que seguirán impulsando una iniciativa de ley que le dé a estas parejas derechos patrimoniales.

Este proyecto de ley se encuentra estancado en el Congreso desde hace varios años y enfrenta la dura oposición de la Iglesia católica y de partidos políticos de tendencia cristiana que insisten en que las únicas uniones legalizadas deben ser las de un hombre y una mujer.

El País