Según cifras del Gobierno, Bolivia tiene la inversión pública más alta de la región respecto al PIB

La inversión pública de Bolivia con respecto al Producto Interno Bruto (PIB) llega a 17,4% y se posiciona como la más alta a nivel de la región, sostienen los datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

El Presupuesto General del Estado (PGE) 2015 programó una inversión pública de $us 6.179 millones, la mayor parte en infraestructura y proyectos económicos para diversificar los ingresos.

La inversión pública de Bolivia programada para la presente gestión equivale al 17,4% en relación con el PIB, en segundo lugar se sitúa Ecuador con 15%, Colombia y Perú están con 6,8%, Paraguay con 4,9%, Uruguay con 4%, Argentina con 3,2%, Chile 2,5% y Brasil con 2,2%, según los datos del Ministerio de Economía.

El PIB de Bolivia en 2014 llegó a $us 32.770 millones.

El nuevo modelo Económico Social Comunitario Productivo prioriza el mercado interno y fomenta la inversión pública como la principal fuente de crecimiento económico.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, destacó que la inversión pública es la locomotora de crecimiento y no el sector privado.

En ese contexto, detalló por ejemplo que en el primer cuatrimestre del año la inversión pública ejecutada llegó a $us 1.004 millones de $us 6.179 millones que se tiene presupuestado ejecutar este año. La cifra invertida hasta abril es 35% más de lo que se ejecutó en similar período de 2014.

Desde el año 2006, el Gobierno nacional fue registrando cifras récord de inversión pública al pasar de $us 569 millones de inversión que se hacía, en promedio, en el período neoliberal (1997-2005), a $us 2.174 millones, en promedio, que se ejecutó entre 2006 y 2014.

En 2005, el indicador registraba $us 629 millones de inversión. Para 2013 la cifra llegó a $us 3.781 millones y en 2014, en el país se invirtió un total de $us 4.507 millones.

Con el incremento sostenido en la inversión pública se busca diversificar la generación de ingresos económicos y dejar de depender de los precios internacionales.

Se priorizan los proyectos productivos

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, señaló que el Gobierno prioriza los gastos de capital antes que el gasto corriente.
Los gastos de capital son los gastos que significan un aumento de la producción o el incremento del patrimonio público. Pueden ser erogaciones destinadas a la adquisición de activos fijos, construcciones, mejoras, transferencias de capital, entre otras.

Mientras que el gasto corriente se realiza para el normal desenvolvimiento de los servicios públicos y de la administración pública en general. Por ejemplo, el pago de sueldos y salarios (magisterio, salud, Policía, servidores públicos, etc.), la compra de bienes y servicios, pagos por concepto de seguridad social, pagos de intereses de deuda interna y externa, entre otros.

En los últimos años el gasto corriente en el país se ha mantenido constante respecto al Producto Interno Bruto.

“Es falsa esa aseveración de que gastamos más en gasto corriente (…) que el gasto de capital”, sostuvo el Ministro de Economía.
El gasto corriente en los primeros cuatro meses del año llegó a 9,2% respecto al PIB, cifra que es menor al que registró en similar período de 2014, cuando alcanzó 9,5% de gasto respecto al PIB.

“No hay ningún dispendio de recursos, como algunos dicen que deberíamos por lo tanto ajustarnos los bolsillos y los cinturones en el Estado; por el contrario, hay que seguir invirtiendo porque la locomotora del crecimiento es el Estado porque así lo ha determinado el Modelo Económico Social Comunitario Productivo”, declaró Arce.

Cambio